Público
Público

La Copa no deja resaca

Mourinho viaja a Alicante con todos los que no pudieron pasar del empate en Murcia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Copa no cambió nada para Mourinho. Ni hay condenados tras el 0-0 de Murcia, ni suplentes que amenacen a los titulares. 'Los convocados para jugar contra el Hércules son los que considero que están en mejor forma y, en cuanto a los titulares, serán los mismos o muy parecidos a los de los últimos partidos', anunció ayer el portugués, que probablemente dé entrada en el once a Ramos, ya recuperado, por Arbeloa.

En el Hércules no estará Drenthe, víctima voluntaria, según Mourinho, de esas cláusulas 'indignas' que Florentino Pérez en su retorno dijo que haría desaparecer en los contratos de cesión: 'Los contratos no son dignos o indignos. Se firman o no. Y cuando lo firmaron, el presidente del Hércules y el jugador sabían lo que hacían. Si paga dos millones, juega y, si no lo hace, no juega. Es un contrato que está firmado y no tiene discusión'. Como hombre de fútbol, Mourinho no quiso opinar si esa cláusula adultera la competición. Se aprovecha sin más de ese temor de los clubes nodriza al 'no vales para jugar conmigo, pero sí contra mí' que reflejan esas cláusulas leoninas.

El Madrid cierra en Alicante un mes redondo antes de afrontar noviembre, donde el calendario le depara una mayor exigencia competitiva. Milan, Atlético, Auxerre, Athletic, Valencia y Barça le aguardan en las próximas cuatro semanas. Una secuencia de partidos y rivales que darán la verdadera medida competitiva del plantel en estos primeros meses de Mourinho.

El entrenador portugués ha optado por una política contraria a la de Pellegrini, que empezó a rotar jugadores desde las primeras jornadas. Mourinho, no. Él ha preferido consolidar un once antes que subastarlo con oportunidades múltiples. Se rige por la ley del rendimiento, lo que oscurece el panorama para futbolistas como Benzema, Granero o Pedro León. 'De lo que le pasa a un jugador el responsable es el jugador. El que tiene que recuperarse es el jugador. El entrenador es un colaborador. Benzema no está jugando bien, eso es una realidad, pero no está muerto ni fuera; está convocado', dijo Mourinho del francés, una manera de desligarse de la presión que él mismo le generó poniéndole bajo los focos ante el Murcia. Aprovechando el ruido mediático de Benzema, el técnico lanzó un mensaje encubierto que encaja con la sequía que padece Villa: 'Hay otros jugadores en otros equipos que han costado lo que Benzema y no le hacen un gol a nadie y no se habla de ellos'.

Sobre Pedro León o Granero, el técnico del Madrid hizo referencia a los titulares: 'Que Pedro León juegue más depende de Özil y de Di María. Igual pasa con Granero, Xabi Alonso y Khedira están jugando muy bien'.

Mourinho lleva 150 días en el club, pero ya se le cuestiona sobre su futuro, sobre la posibilidad de convertirse en el Ferguson del Madrid: 'Es muy difícil con la cultura en la que vivimos estar en un gran club tanto tiempo. En Inglaterra es más fácil. Allí hay algunos que sin ganar nada continúan mucho años. Aquí es complicado porque existe la necesidad de ganar siempre y eso es muy difícil'.

'Joder, no hay agua', decía enfadado Drenthe cuando comprobó que en el segundo escenario elegido ayer por el Hércules para entrenarse, sucedía lo mismo que en el Rico Pérez, primera opción que tuvo que ser descartada por falta de agua. Esto provocó que los jugadores se negaran a ejercitarse y pidieran una reunión con Ortiz, máximo accionista del club. Finalmente, el equipo se entrenó por la tarde.