Público
Público

De Coz: "Tampoco el Atleti me ha pedido perdón a mí"

El defensa que lesionó al Kun lucha asegura que la jugada fue fortuita.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Llegó al Murcia en el mercado de invierno, procedente del Xerez. Desde el primer día, Lucas Alcaraz le hizo un sitio en el once inicial. Y, al décimo partido, su nombre subió a las portadas: el defensa que lesionó a Agüero. De Coz sacó del campo al Kun de un pisotón. El balón iba por otro lado. ¿Fortuito o intencionado? De Coz proclama que fue un accidente.

¿Se mantiene en que su pisotón fue sin querer?

Sí. Y todos ya lo han visto. Ha sido muy comentado y se puede ver que es totalmente fortuita. Es verdad que le piso, pero sin ninguna intención. Agüero se cruza y no le veo.

Parece ahora el culpable de todos los males del Atlético.

Es una situación extraña. El problema es que el incidente se comenta demasiado. Y encima se habla mal sobre cosas que no son verdad.

Su fama de duro le va a perseguir de por vida.

No creo que por una jugada totalmente fortuita y se ve en televisión que no tengo intención de hacer daño, se me tenga que tachar de duro. Se puede ver mi trayectoria en Segunda, lo que llevo en el Murcia. No soy duro. Pero da igual: no tengo que convencer ni engañar a nadie.

¿Y lo de la emboscada de Leo Franco en el vestuario?

La situación fue muy clara. Leo me estaba esperando allí. Me recrimina la acción y le comento que se equivoca, que fue sin intención. Entonces comienzan los empujones, el lío que se forma.

Y el que al final cobra es su compañero Ochoa.

A mí me empujaron, poco más puedo decir. Sólo que hubo mucho jaleo en el túnel de vestuarios. Lo que sí pude ver fue gente por el suelo. Nunca había vivido algo así en ningún campo.

Su compañero Ochoa fue el que finalmente recibió el puñetazo. Y, encima, la seguridad del Atlético la toma contra ustedes.

Todos se pusieron nerviosos, incluso los de seguridad. Comenzamos a ser atacados, pero fuimos nosotros los que, entre empujones, pusimos la paz. Tampoco íbamos a llevar a más algo que ya no tenía remedio.

¿Le molesta lo que se ha dicho de usted?

Me da igual. No hice ningún mal a nadie durante el partido. Tengo la conciencia tranquila.

¿Habrá llamado al menos al Kun para disculparse por la lesión?

Me disculpé sobre el terreno de juego, en el momento. Me acerqué y le dije que había sido una jugada fortuita, sin querer. Con eso me vale porque no fue con ninguna intención. Pero tampoco ellos nos han llamado, ni a mí ni a mis compañeros, para pedir perdón por lo que sucedió después.