Público
Público

Cristiano fusila al Atlético

El portugués, con un gol de falta, una asistencia y dos palos, hunde el optimismo rojiblanco (2-0). El Real Madrid vuelve a ganar un derbi y se acerca a cinco puntos del vecino, que ofreció su versión más pobre de la temp

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mourinho había retado al madridismo pero fue otro portugués el que se llevó las loas de la afición del Bernabéu al coser a balazos a un Atlético de Madrid que salió del derbi tocado. Llegaban del Simeone lanzados pero el peso de la historia se les adosó a las piernas.  No supieron plasmar en el choque la solidez mostrada en las anteriores jornadas, se enzarzaron en la peor de las estrategias, la de la pelea, y cedieron tres puntos que les aleja del Barcelona. Por contra, el Madrid, comandado por un letal Cristiano, tampoco ofreció una versión de lustre pero aprovechó mejor sus virtudes para seguir dominando los derbis y aferrarse al poco aliento que le queda por la Liga.

A no ser por el gol de Cristiano, los primeros 45 minutos habrían sobrado. Esa fue la intención de ambos equipos. Sobrepasados, cada uno por sus circunstancias. No dieron ni un ápice de lo que se les espera. El Real Madrid por sus urgencias en la clasificación y los plebiscitos oportunistas de Mourinho. El Atlético, por estar ante una oportunidad única tras un inicio de campaña soberbio.

Mourinho plantó a su once de gala recuperando para la causa a Özil mientras que Simeone tuvo que situar a Cata Díez en el lateral izquierdo por la baja de última hora de Filipe Luis. Un filón podía encontrarse Di María por esa zona. Sin embargo, los 22 jugadores no se supieron contener. Y tradujeron los nervios en un enmarañamiento absurdo más propio de un partido de regional que de un duelo entre el segundo y el tercer clasificado de la mejor liga del mundo. Los dos equipos se centraron más en obstaculizar que en crear. Y a algunos de los futbolistas se les vio pasados de revoluciones, como Diego Costa. Lo que se tradujo en trabajo extra para Undiano Mallenco. Y en un nefasto espectáculo para el aficionado.

No se vio nada de los planteamientos de Mourinho y Simeone. Tan solo una puntera de Falcao que salvó Casillas a bocajarro fue lo que dejó el Atlético en ataque en toda la primera parte. Mientras que el Madrid se resumió a Cristiano. El portugués fue el que mejor entendió el partido. A falta de fútbol, obuses. Un premio de Arda Turan a los quince minutos le regaló la oportunidad que necesitaba. Mano del turco y falta perfecta. Lejana pero centrada. Pum. Golazo. El balón superó la barrera y bajó como un misil para colarse pegado al palo derecho de Courtois. 

Cristiano volvía por sus fueros. Marcaba tras tres partidos sin mojar. Y recuperaba su especialidad, precisamente ante el mismo rival al que había perforado del falta. Hacía siete meses que no veía puerta el '7' blanco de libre directo. El Atlético daba alas a un Madrid que necesita menos que eso para hacer daño. 

De ahí al descanso más de lo mismo. Es decir, nada. A falta de acción en el campo. Los banquillos se entretenían con Mourinho y Germán Burgos malmetiendo. Dentro del rectángulo de juego, mucha interrupción y tensión. Que se elevó en una pugna entre Falcao y Sergio Ramos, que acabó el colombiano retorciéndose con las manos en la cara. Amago de follón. Y entre el lío a punto estuvo Cristiano de cerrar el derbi en un saque de falta que tocó rápido Xabi Alonso para que la pegara desde 40 metros. Courtois tuvo que estirarse ante el bote del balón para despejar el peligro.  

Tras el paso por los vestuarios el Atlético salió con mejor plante. Tras una primera ocasión blanca, Falcao soltó la pierna para reconocerse como delantero. Pero no fue la noche del Tigre. Con Diego Costa inmerso en la bronca, como demostró en un manotazo a Ramos, y sin balones desde la líneas de creación, poco pudo hacer el colombiano. Nada más hizo el Atlético hasta el final.

Por contra, el Bernabéu volvería a deleitarse con el festival de disparos de Cristiano, que se sintió de lo más cómodo. Todo lo que lanzaba se envenenaba al llegar a las cercanías de Courtois. Una falta de Juanfran volvió a dar opción al portugués. Su tiro entre la barrera raso obligó a estirarse al portero belga. Pero el luso también demostró que puede servir también como asistente. Y de eso ejerció en el segundo gol local.

Corría el minuto 65 cuando en un contraataque, Cristiano quiso poner de primeras para Benzema y ante el corte de Juanfran corrigió, vio solo a la derecha a Özil, que recibió y, pese a un mal control, logró corregir y colar de volea el balón entre las piernas de Courtois. Puñal del alemán a la moral atlética. Mesut, con el Atlético desarbolado, pudo desplegar su fútbol de quilates y reivindicarse ante Mourinho. El derbi se ponía franco para los intereses madridistas. Simeone necesitaba una reacción y la buscó en Tiago, Adrián y Raúl García.

Pero entre medias Cristiano reventó dos balones a los palos. Primero, en un nuevo golpe franco. Un jugadón de Benzema, que se marchó en un quiebro de Miranda y Godín, forzó el lanzamiento desde la misma línea del área. El portugués la estrelló al larguero. Y a los cuatro minutos volvió a toparse con el poste al rematar escorado un pase en diagonal de Özil desde la derecha. La última la tuvo en otra falta que terminó estrellando en la barrera.

El Atlético había bajado del todo los brazos y el Real Madrid controló el resultado sin oposición en los últimos minutos, que destacaron por el debut del canterano José Rodríguez. Los de Mourinho resuelven otro derbi, se mantienen a la misma distancia del Barça pero se acercan a sus vecinos, que siguen sin ganar a los blancos. 

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María (Callejón, m.69), Özil (Modric, m.88), Cristiano Ronado; y Benzema (José Rodríguez, m.90).

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, 'Cata' Díaz; Mario, Gabi (Tiago, m.73); Arda (Raúl García, m.78), Diego Costa, Koke (Adrián, m.73); y Falcao.

Goles: 1-0, m.16: Cristiano Ronaldo. 2-0, m.66: Özil.

Árbitro: Undiano Mallenco (colegio navarro). Amonestó a Khedira (23) por el Real Madrid, y a Arda (15), Juanfran (60), Miranda (75), Mario (79) y Falcao (85) por el Atlético de Madrid.

Incidencias: encuentro correspondiente a la decimocuarta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio Santiago Bernabéu, lleno, con la presencia de 83.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por María Teresa Alonso, la quinta víctima de la fiesta de Halloween en el Madrid Arena.