Publicado: 14.01.2014 13:09 |Actualizado: 14.01.2014 13:09

Cristiano, el goleador con certificado

El portugués del Real Madrid ha suplido a base de goles la carencia de títulos en 2013. Ha anotado 69 dianas. El primer tramo de la presente temporada, antológico. Ha llevado a Portugal al Mundial. Su obsesión por la perf

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

"Cristiano tiene un talento con certificado". Así define al nuevo Balón de Oro su descubridor, Aurelio Pereira. "Es 50% cerebro y 50% pasión por el entrenamiento, por el fútbol y por la profesión". Una mezcla de aptitudes que han marcado su vida. Una vida dedicada por y para el fútbol y en la que Cristiano no entiende de mediocridades, de gamas de grises. O es el mejor o sino busca cómo alcanzar este tope. No hay lugar para el conformismo. Solo para la obsesión por alcanzar la perfección. 

Ha recuperado el galardón que ya ganó en 2008 cuando militaba en el Manchester United. Y también lo ha 'recuperado' el Real Madrid. Desde que en 2006 lo ganara Fabio Cannavaro, ningún jugador vestido de blanco había vuelto a besar el balón de dorado, hasta hoy. En 2007 lo ganó Kaká en el Milan. En 2008, el propio Cristiano. Y desde entonces, la omnipresencia de Leo Messi. Esa rivalidad que han asentado el portugués y el argentino, acrecentada con la llegada de CR7 al Real Madrid, ha supuesto una de las mayores batallas que se recuerdan en la historia del deporte. Y ha hecho que Cristiano no haya parado de crecer y de mejorar. Por eso, desde 2007 (salvo en 2010 que se colaron Xavi e Iniesta) no se apea del podio del Balón de Oro.

Porque Cristiano, como dice Aurelio Pereira, "siempre está preparado para jugar bien" y además para él "no hay victorias ni derrotas eternas, todo comienza de nuevo después de un partido". Aspectos de una personalidad forjada desde la infancia. Como señala Luca Caioli, que escribió su biografía Historia de una ambición sin límites: "Encarna como nadie la capacidad de esfuerzo, el trabajo diario y el sacrificio constante, con el objetivo de conseguir todas las metas que se proponga y no rendirse bajo ninguna circunstancia".

Muestras de su capacidad de superación las ofrece prácticamente a diario. Suele ser de los primeros en llegar a Valdebebas y es raro el día que no permanece un rato más tras el entrenamiento para perfeccionar algún aspecto de su juego. Incluso, cuando se trata de recuperarse tras un partido Ronaldo se lo toma con la máxima seriedad. Sesiones de contrastes de agua fría y caliente, la instalación de una criosauna y largos en su piscina. Todo para recuperar pronto una musculatura exigida al máximo. Y para evitar lesiones. Pocos jugadores en el mundo pueden alcanzar sus prestaciones: sprint, regate, potencia en el tiro, salto en el remate de cabeza... Reúne unas condiciones físicas equiparables a un atleta de élite.

Por eso, en estos últimos años y en medio de la eterna comparación con la Pulga, Cristiano se ha convertido en un jugador mucho más completo y maduro que el joven desequilibrante al que Ferguson acogió como un padre. Pero no solo se asocia mejor con el resto de compañeros, se compromete más en defensa, entiende mejor los partidos o asume otros roles en el campo. La característica que destaca por encima del resto en 2013 y que le ha valido alzarse con el dorado trofeo es su capacidad superlativa para hacer gol. Por eso, ha logrado el mejor registro goleador de su carrera. 69 tantos. Una barbaridad.

Pese a que terminó el año sin conseguir ningún título, su peso e importancia tanto en el Real Madrid y Portugal están fuera de toda duda. De blanco, fue clave para alcanzar las semifinales de la Liga de Campeones -en las que cayó ante el Borussia Dortmund- y la final de la Copa del Rey -perdiendo en el Bernabéu ante el Atlético de Madrid-. Y con la selección lusa se comió él solo a la Suecia de Ibrahimovic en la repesca mundialista firmando una remontada de tres goles en el decisivo partido de vuelta. Precisamente, la ampliación del plazo que dio la FIFA para los votantes también tuvieran en cuenta esos partidos levantó mucha polvareda. Para muchos, la decisión beneficiaba con claridad al astro portugués. Teoría que ha desmontado la propia FIFA en Zúrich al asegurar que esa ampliación de plazo no varió el resultado final. 

Sin embargo, dejando de lado los títulos (que en ese apartado ganaba por goleada el francés Franck Ribéry), la comparación individual con sus contrincantes por el Balón de Oro es clarificadora. Marcó más goles que Messi (45) y Ribéry (23) juntos. Promedió 1,15 goles por partido. En Liga sumó 38 goles, en Champions League 15 y en la Copa del Rey otros 6. Más los 10 que ha anotado con Portugal. Prácticamente todos los equipos de España y gran parte de Europa han sufrido sus dianas. Pero en este 2013 Sevilla, Real Sociedad, Irlanda del Norte y Suecia han sido sus víctimas preferidas, a los que ha anotado hat-tricks.  De los 69 goles que ha marcado, en 19 ocasiones han servido para dar la victoria a su equipo. Nadie le mejora en ese aspecto. Pero tampoco en el de remates tanto a puerta como fuera. Hasta 369 veces ha probado suerte disparando en todo en el año. Pero también Cristiano se ha destapado como buen asistente de gol. En 2013 llegó a dar hasta 17 pases a sus compañeros que terminaron en gol.

Cristiano fraguó su segundo Balón de Oro sobre todo en el inicio de la temporada 2013/14. El estado de forma que ha demostrado desde agosto hasta diciembre ha dejado asombrado al mundo. En septiembre anotó doce goles, en octubre nueve y noviembre once. Una marca de 32 goles en sólo tres meses inalcanzable para el resto de mortales. Tan solo el ritmo goleador de Diego Costa, tocado por una varita mágica en el Atlético de Madrid, ha sido capaz de aguantar el de Cristiano. A día de hoy, Cristiano lleva 20 goles en lo que va de temporada por los 19 de Costa. Con el Mundial de Brasil en el horizonte, Cristiano todavía tiene muchos retos por delante en este 2014. A buen seguro que su segundo Balón de Oro, lejos de servir como efecto relajante, llenará al astro de más motivos para no perder el hambre.   

9 de enero. Rival: Celta de Vigo

Tira desde fuera del pico izquierdo del área un tremendo derechazo que se cuela como un obús


9 de febrero. Rival: Sevilla

Regate con bicicleta y zurdazo desde el pico del área a la derecha. El balón se mete pegado al palo.


13 de febrero. Rival: Manchester United

Le pasa Di María desde la izquierda y se eleva por encima de Evra para marcar de cabeza.


15 de abril. Rival: Athletic de Bilbao

Ejecución perfecta de una falta. El balón se cuela por toda la escuadra.


17 de septiembre. Rival: Galatasaray

Se regatea dentro del área a dos defensas y de un zurdazo potente marca.

22 de septiembre. Rival: Getafe

Marca de tacón dentro del área pequeña a pase raso de Khedira.

23 de octubre. Rival: Juventus

Recoge un pase preciso y sin temblarle el pulso regatea a Buffon y marca picando el balón.

2 de noviembre. Rival: Rayo Vallecano

Toda una exhibición de velocidad y potencia. Sprint desde detrás de la línea de medio campo. Caño a un defensa y marca superando al portero de tiro raso al palo.

9 de noviembre. Rival: Real Sociedad

Otra falta formidable, que pasa por encima de la barrera. Se mete a la derecha de Bravo.

19 de noviembre. Rival: Suecia

Después de que Ibrahimovic marcara dos goles para poner el partido (2-1), Cristiano anota en dos minutos dos goles sublimes. El último de ellos regateando a Issakson y picando el balón.