Público
Público

Cristiano se pasa, Drogba no llega

Costa de Marfil mereció el gol ante una Portugal ramplona. Las estrellas portuguesa y africana no brillan en su estreno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Costa de Marfil es África. El continente negro está abocado a echarse en brazos de una selección a la que sólo le falta el gol para codearse con cualquiera y, ¿por qué no?, soñar con ganar el primer Mundial que se celebra en su tierra. Desarboló a Portugal, que sigue viva gracias a su correcto entramado defensivo, a la escasa puntería de los elefantes y, directamene relacionado con lo último, a la convalecencia de Drogba.

El poderoso delantero del Chelsea se rompió el brazo derecho hace unos días, pero ni así ha querido perderse una cita especial e histórica para los de su raza. Le han inmovilizado la extremidad maltrecha y ello lastra su potencia, característica sobre la que edifica todo el fútbol. Fue suplente, apenas jugó media hora y, aunque su sola presencia mete miedo, no es el que era. Mantiene una prudencial distancia con los defensas, evita el choque y se le aprecia dubitativo. De hecho, falló un gol en el minuto 92 porque no se atrevió a encarar al portero, una de sus especialidades. Drogba, de momento, no está.

Cristiano, en cambio, busca la omnipresencia de forma obsesiva. Arrancó bien, con un descomunal derechazo al larguero, pero se fue desquiciando y acabó enseñando al mundo su peor versión, la de estrella irascible y tramposa. Lo protesta todo, se enzarza con un contrario en cada esquina y se tira con descaro en busca de una falta salvadora. En su descargo, la desesperación por lo que le rodea es comprensible.

Portugal no está a la altura de Cristiano. Ni mucho menos. Es su antítesis. El futbolista más veloz, potente, osado y carismático se asfixia en un grupo lento, flácido, pusilánime y ramplón. La selección lusa, sumida desde hace años en una permanente indefinición, vive del prestigio individual de su gran estrella. Y esta, claro, empieza a estar harta.

Costa de Marfil, en cambio, acreditó su capacidad para manejarse con soltura sin Drogba. Suyo fue el partido, suyo el balón y suyas las mejores jugadas y ocasiones. Posse un defensa rocosa, un centro del campo más que aseado y en la delantera, mientras el jefe se recupera, Gervinho es un puñal.

Costa de Marfil: Barry; Demel, Kolo Touré, Zokora, Tiéne; Tiote, Eboué (Romaric, min 89), Yaya Touré; Didane, Gervinho Kouassi (Keita, min. 82) y Kalou (Drogba, min 66).

Portugal: Eduardo; Paulo Ferreira, Ricardo Carvalho, Bruno Alves, Coentrao; Pedro Mendes, Meireles (Rubem Amorim, min. 85), Deco (Tiago, min.62), Cristiano Ronaldo, Danny (Simao, min. 55) y Liedson.

Árbitro: Jorge Larrionda (Uruguay). Mostró tarjeta amarilla a Zokora (min. 7), Demel (min. 21) y Cristiano Ronaldo (min. 21).

Incidencias: partido disputado en el estadio Nelson Mandela Bay de Port Elizabeth ante unos 39.000 espectadores.