Público
Público

Cristiano Ronaldo considera la opción de abandonar el Real Madrid en junio

Las desafortunadas palabras del portugués tenían distintos destinatarios. Desde el club, empezando por el presidente Florentino Pérez, hasta sus propios compañeros de vestuario. Todo esto podría propiciar su marcha del club a final de temporada. Quien continúa siendo intocable es Zinedine Zidane que tendrá carta libre para fichar la próxima temporada

Publicidad
Media: 2
Votos: 3
Comentarios:

Cristiano Ronaldo durante el partido contra el Atlético de Madrid. / BALLESTEROS (EFE)

Han pasado casi 48 horas pero aún siguen resonando con fuerza las declaraciones de Cristiano Ronaldo nada más finalizar el derbi madrileño en el Santiago Bernabéu, un partido que supone, como reconocía el mismo Zinedine Zidane, que "la liga está acabada" para el Real Madrid. El objetivo del equipo blanco ahora pasa únicamente por la Liga de Campeones y por recuperar esa segunda plaza en la competición doméstica.

Las desafortunadas declaraciones de CR7 siguen copándolo todo tanto en el fondo como en la forma. Los que le conocen saben que Cristiano no da puntadas sin hilo y nadie duda de que sus palabras tenían claros destinatarios: la figura del presidente y el propio vestuario, cuya relación con el portugués no atraviesa por su mejor momento. Hasta el punto de que hay quien piensa que estaríamos ante los últimos partidos de Cristiano Ronaldo con la camiseta del Real Madrid. De hecho, según ha podido saber PúblicoCristiano Ronaldo estaría sopesando con su entorno la posibilidad de abandonar la disciplina madridista el próximo mes de junio

"Si todos estuviesen a mi nivel, estaríamos primeros a lo mejor". Cristiano lanzó una acusación directa, si bien luego quiso matizarla relacionándola con la cuestión del físico y las lesiones. En cualquier caso, detrás de esta afirmación se esconde un cierto enfriamiento de la relación de portugués con buena parte del resto de sus compañeros.

Al parecer, buena parte de sus compañeros en el vestuario blanco le reprochan su carácter poco solidario y el bajón en su rendimiento respecto a temporadas anteriores. Si bien los números de CR7 son espectaculares, —actualmente suma 22 goles en liga y 12 en la Liga de Campeones—, no es menos cierta su evidente falta de gol en los grandes partidos contra los rivales fuertes.

Cristiano no ha visto portería en ninguno de los derbis madrileños, ni la ida en el Vicente Calderón ni tampoco la vuelta del pasado sábado en el estadio madridista. Como tampoco ante el Sevilla en el Pizjuan, el clásico ante el Barcelona del Bernabéu, el Athletic club de Bilbao en San Mamés, en la derrota ante el Villarreal en el Madrigal, el empate de Mestalla, o más recientemente está la agónica victoria 1-2 en Granada.

Dos datos más lo certifican. Cristiano ha estado 12 jornadas, casi tres meses naturales, sin marcar fuera de casa. Desde la victoria ante el Éibar en la jornada decimotercera hasta el empate a uno del pasado fin de semana en Málaga. En cuanto al segundo es el hecho que 8 de los 22 goles que suma se los ha marcado al Espanyol en los dos compromisos ligueros.

Cristiano no puede entender por qué se le critica
. Movido por su ya tradicional egoísmo, reaccionó para reivindicarse ante la prensa, y en ese contexto hay que entender su airada reacción del sábado: "Dicen que como yo he bajado mi nivel, baja el nivel del Real Madrid. Todos dicen que Cris está mal pero veo la temporada de los que dicen que son los mejores y me veo cerca de ellos. En la Champions no veo a nadie cerca de mí. Me molesta porque esto parece una persecución contra mí". 

El jugador portugués también lanzó otro dardo envenenado hacia la plantilla del Real Madrid, cuando dijo: "Para ganar una competición larga e importante como la Liga, y sin menospreciar a los jugadores, si no tienes a los mejores es complicado". Unas declaraciones que pueden enfriar aún más su relación con sus compañeros de equipo.

Pero el grueso de su mensaje tiene un claro destinatario y no es otro que el propio club, incluido el presidente Florentino Pérez. Dos son las acusaciones del portugués: por un lado la planificación de la pretemporada, y por otro la plaga de lesiones que sufre el equipo. 

En el primer caso, no es la primera vez que Cristiano dispara directamente contra la giras que se realizan en pretemporada como causa del estado físico de la plantilla. En la última, la del verano pasado, conviene recordar que el equipo paso del frío de Australia al calor húmedo de Pekín. De ahí, sus palabras: "No sé si por mala suerte o mala preparación de la Liga, desde la pretemporada estamos teniendo muchas lesiones y eso perjudica al equipo. No sé la explicación, pero es un hecho y hay que decirlo. Una competición importante, sino tienes a los mejores, no la ganas".

"Una competición importante, sino tienes a los mejores, no la ganas"

Mensaje que nos lleva al segundo gran aspecto y motivo de crítica del portugués al club. Las largas lesiones e inexplicables recuperaciones que sufren algunos de estos jugadores claves dentro de la plantilla. El caso más evidente es el galés Gareth Bale, que suma ya 15 partidos sin poder jugar. Parece claro que aquí los destinatarios de las críticas serían los servicios médicos que dirige el doctor Jesús Olmo.

Y aquí es donde el portugués fue más claro y rotundo. No se anduvo por las ramas: "A mí me gusta jugar con Karim, por ejemplo, y cuando Karim no está es más difícil. A mí me gusta jugar con Bale, y cuando Bale no está es más difícil. A mí me gusta jugar con Marcelo, y cuando Marcelo no está es más difícil. Yo no estoy diciendo que Danilo…Danilo para mí fue el mejor sobre el campo. Pero a lo largo de la temporada es complicado, porque normalmente los mejores son mejores durante la temporada casi siempre". A lo que terminó añadiendo. "No es decir que Jesé, que Lucas, que Kovacic no son buenos pero es mi punto de vista".

Todos estos mensajes de Cristiano Ronaldo, este descontento claro, este evidente disgusto disparando hacia todos los lados, vuelve a lógicamente a desterrar el debate acerca de su futuro. Hace unas semanas el jugador manifestó: “Me quedan un par de temporadas y el futuro ya se verá", dando a entender que seguiría en el Real Madrid hasta que termine su contrato en 2018. Sin embargo, lo sucedido el pasado sábado vuelve a cuestionar seriamente la continuidad de CR7 una vez finalice la presente temporada.

Unas dudas que no parten en este caso desde el club, sino desde el propio seno del jugador. Cristiano Ronaldo y su entorno ya no descartan una salida anticipada del Real Madrid. El mensaje del pasado sábado no hace sino volver a alimentar esa posibilidad, sobre todo cuando Cristiano ha puesto en tela de juicio todas las estructuras del club, desde la propia figura del presidente hasta los compañeros de vestuario. En cualquier caso, las dudas se despejarán en los próximos meses. 

Zidane continúa siendo intocable

Más claro parece el futuro de Zidane. Ahora mismo es intocable, pese a los últimos reveses. La derrota ante el Atlético no pone en peligro la continuidad del francés al frente del banquillo madridista. En la parte noble del club son conscientes que deben dejarlo trabajar. Es más, y en la línea de lo anunciado por Público semanas después de acceder al cargo, su papel va a resultar clave en el diseño y planificación de la plantilla para la próxima temporada 2016-2017, siempre y cuando se mantenga la medida cautelar que permite fichar este próximo verano al Real Madrid pese a la sanción impuesta por FIFA.

Zinedine Zidane va a tener carta blanca para decidir qué jugadores que deben reforzar la plantilla. Aparecen nombres como Hazard o Pogba, además de otros que están claramente en la agenda madridista como David De Gea, Lewandoski etcétera.

La gran duda actualmente es saber si Cristiano Ronaldo estará en esa futura plantilla. Por el francés no será, basta recordar los elogios que le ha dedicado desde su llegada al banquillo madridista. Parece claro que es una decisión del propio jugador, especialmente después de la bomba de relojería que hizo estallar el pasado sábado en las entrañas del Santiago Bernabéu minutos después de la dura derrota ante el Atlético de Madrid.