Publicado: 14.04.2015 08:08 |Actualizado: 14.04.2015 08:08

Los 8 puntos calientes del derbi de Champions 

La racha del Atlético esta temporada, el recuerdo de la final de Lisboa, las pizarras de Simeone y Ancelotti, el plus del Calderón... el duelo de Champions de esta noche volverá a poner al rojo vivo la rivalidad entre Atlético y Real Madrid.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un momento en uno de los derbis disputados esta temporada.

Un momento en uno de los derbis disputados esta temporada.

El Vicente Calderón volverá a vibrar esta noche (20:45 horas) con otro Atlético-Real Madrid. Un desafío sublime para ambos equipos y en el escenario más glamuroso posible, la Champions League. Algunos dirán que, siendo el séptimo duelo que dirimen en una misma campaña, comienza a haber entre la parroquia cierto empacho de derbi. Pero atendiendo al premio de alcanzar las semifinales de la máxima competición continental y a la multitud de cuentas pendientes entre los vecinos, el choque no podría presentarse más vibrante. Un manjar digno de degustar minuto a minuto.

El derbi madrileño ha traspasado en los últimos años las fronteras de la capital de España. El Atlético de Simeone ha resucitado la rivalidad con el Real Madrid y le ha dado la vuelta. El gen competitivo ha llevado a los rojiblancos a diversificar el sentido del derbi y trasladarlo a competiciones como la Copa del Rey, la Supercopa y la temporada pasada, incluso, hasta a la mismísima final de la Liga de Campeones. Y ahora, de nuevo, se miden en los cuartos de final del torneo europeo. Una eliminatoria cargada de rivalidades, historias comunes, revanchas y rachas.



Seis partidos previos, ninguna victoria blanca

Si ha tenido un denominador común esta temporada, ese ha sido el de la superioridad del Atlético en los seis derbis que se han disputado hasta la fecha. Lo que hasta hace muy pocos años era una utopía para el aficionado rojiblanco, hoy es una realidad. Simeone ha logrado que el derbi debe de ser una tortura para el conjunto colchonero a convertirse en un paraíso. El saldo es clarificador: cuatro victorias rojiblancas y dos empates.

El maratón de derbis comenzó bien temprano, en la Supercopa de España, allá por agosto. En la ida, el Atlético empató en el descuento el tanto inicial de James Rodríguez. Y en la vuelta, un tempranero gol de Mandzukic cerró el encuentro y dio el primer título de la temporada al Atlético. En la tercera jornada de Liga, el Atlético asaltó el Bernabéu con aquel gol de Arda saliendo del banquillo (1-2). Se volverían a ver, como sucede en los últimos años, en la Copa del Rey. En la ida de los octavos ganó el Atlético por 2-0 y en la vuelta los dos goles de Torres abortaron cualquier opción de remontada blanca (2-2). Y el 7 de febrero en Liga llegaría el apoteosis rojiblanco con la goleada del 4-0 en el Calderón. 

El blindaje del Calderón

Si hay un equipo que ha sabido sacar rédito del plus que supone jugar en casa, ese es el Atlético de Madrid. La hinchada del Atlético ha pasado de ser sufridora constante a convertirse en aliento constante de un equipo, al que solo ha visto perder tres partidos en competición en los últimos dos años. 50 partidos ha disputado el equipo en el Calderón en ese tiempo y solo ha cedido ante el Real Madrid en las semifinales de Copa de la temporada pasada (0-2), ante el Villarreal en la presente campaña liguera (0-1) y contra el Barça en los cuartos de Copa (2-3).  

Si nos centramos en los duelos directos con su rival de hoy en lo que va de campaña, la estadística es inmejorable. Lejos quedan ya los tiempos en los que el Real Madrid pasaba como Pedro por su casa en sus visitas a la ribera del Manzanares. En los tres partidos disputados, todos los ha ganado el Atlético con un balance de siete goles a favor y ninguno en contra. 

La final de Lisboa en el recuerdo

Para todo el que acuda esta temporada al Santiago Bernabéu es reconocible durante varias fases de los partidos un cántico que recuerda a los atléticos la final de la Champions que perdieron en Lisboa. La Décima Copa de Europa, una obsesión para el madridismo que se convirtió en realidad el pasado 24 de mayo, se ha convertido en el precedente más cercano de éxito ante el Atlético que conserva el Real Madrid. El cabezazo de Sergio Ramos en el minuto 93 pasará a la historia. Cambió el rumbo de un partido que se dirigía hacia la coronación del Atlético. 

Por eso, el encuentro de esta noche tiene un significado especial. El Real Madrid vuelve a aferrarse a su competición preferida para intentar voltear su pésima racha. Mientras, el Atlético quiere sacarse la espina de esa final maldita, en la que rozaron la gloria con los dedos. Qué mejor manera de hacerlo que eliminando al Madrid y acceder por segundo año consecutivo a las semifinales.

Ancelotti contra Simeone

Diego Simeone ha imprimido un nuevo carácter a los derbis, elevados a partidos de máxima rivalidad desde su llegada al banquillo del Calderón. El argentino ha encontrado la tecla para ganar al Real Madrid. Hoy dirigirá su decimosexto derbi, choque que ha ganado ya seis veces. El muro contra los madridistas se ha derribado. Todo cambió en la final de la Copa del Rey del 17 de mayo de 2013 en el estadio Santiago Bernabéu. Un gol de Miranda en la prórroga alzó como campeón al Atlético y levantó una losa que permanecía sobre las cabezas de los rojiblancos desde hacía catorce temporadas.   

Ahora, la obsesión ha cambiado de casa. Es en Concha Espina donde se ponen nerviosos cada vez que llega un derbi. Para Ancelotti en particular se ha convertido en un calvario. Lo ha probado todo para intentar superar en la pizarra a Simeone y en todas las opciones ha salido escaldado. Esta noche tendrá una nueva oportunidad para callar las bocas de aquellos que le siguen achacando que siempre falla ante los grandes equipos.

Una roca contra un arsenal

El duelo medirá dos equipos estructurados de forma bien distinta. El Atlético se arma desde una solidez defensiva incontestable. Es el equipo que menos goles recibe, tan solo cuatro, en la actual edición del torneo. Enfrente, esa defensa tendrá que lidiar con un ataque temible. El Real Madrid es el segundo equipo más goleador la Champions, con 21 dianas, y es el conjunto que más ha disparado entre los tres palos (61 remates). 

Bloque frente a rotaciones

También diferencia a Ancelotti y a Simeone su mano a la hora de gestionar sus plantillas. El italiano ha utilizado un bloque corto de jugadores a lo largo de la temporada y tan solo las largas lesiones de Modric y James le han obligado a introducir cambios en ese once tipo. Mientras, el argentino ha usado mucho más el recurso de las rotaciones para repartir carga de minutos entre sus jugadores. Por eso, nos encontramos que madridistas como el portugués Cristiano Ronaldo, el alemán Toni Kroos y el galés Gareth Bale lo han jugado prácticamente todo en la temporada. Y es que hasta siete blancos superan los tres mil minutos en partidos oficiales por solo cuatro del Atlético (Juanfran, Godín, Koke y Gabi). 

Sin nada en la recámara

Ambos equipos llegan al choque pletóricos y sin apenas efectivos en las enfermerías. Así, tanto Simeone como Ancelotti podrán contar con sus mejores hombres y no se dejarán ninguna pieza en la reserva. Saldrán con todo. En el Atlético, Oblak ha vuelto a ser el inquilino de la portería en Champions. De ahí, sin novedades hasta la punta. El máximo artillero rojiblanco en la competición, Mario Mandzukic, se ha recuperado a tiempo de su lesión y podrá salir de inicio si el técnico no se decanta por Torres para acompañar al enrachado Griezmann. En el Real Madrid, el once sale de carrerilla. Tan solo variará el esquema al 4-4-2.  

Con una mirada en no recibir tarjeta

Gabi Fernández, Fernando Torres, Mario Suárez, Cristian Ansaldi y Jesús Gámez, por el Atlético de Madrid, y Toni Kroos, Marcelo y Fabio Coentrao, por el Real Madrid, afrontan apercibidos de sanción el partido. Si vieran una tarjeta amarilla se perderían el partido de vuelta en el Santiago Bernabéu. Un handicap digno de tener en cuenta.