Público
Público

El curso abre con un renglón torcido

El Sevilla, eliminado de la Europa League por el Hannover (1-1)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Sevilla pensó que esta eliminatoria previa sería un trámite ante un rival inocente, pero se encontró con la manzana podrida del Hannover 96 en el sorteo. Tocó emplearse a fondo en un doble partido de máxima exigencia con el equipo sin el depósito a tope y con la plantilla aún pendiente de la llegada de algún fichaje. Demasiadas licencias para chocar con el colíder de la Bundesliga.

La exigencia de remontada del Sevilla y la moral por las nubes del rival convirtió el partido en la primera media hora en un no parar de portería a portería. Las primera ocasiones de Kanouté tuvieron respuesta en alguna contra germana. Adelantaron mucho su defensa al acecho de cualquier mala entrega para abrir al instante en el abanico para buscar esa transición meteórica.

Una historia muy parecida a la del partido de ida metió en un lío al equipo de Marcelino. El rápido ataque del Hannover agujereó línea por línea al Sevilla.

La debilidad del Hannover son los balones entre los centrales. Sufrió en su estadio con ese tipo de jugadas y también lo hizo ayer con esos movimientos de Negredo y Kanouté. Perotti transportó hasta allí unos de sus centros y Pogatetz lo envenenó con el despeje hasta su portería. El Sevilla recuperó la fe con ese infortunio del rival. El Hannover se sostuvo en el campo con las paradas de Zieler. La charla de Marcelino en el descanso debió de ser de esas que reaniman al mayor de los pesimistas.

El Sevilla jugó un segundo tiempo en agosto como si fuera febrero. Esfuerzos prematuros para solucionar una cita tan trascendente. Al fin, los alemanes se vieron en la obligación de someterse ante ese ritmo tan infernal. Faltó, eso sí, claridad para darle trabajo a Zieler. La salida del campo de Negredo por una lesión dejó al Sevilla sin referencia arriba. Optó Marcelino por la táctica Alexanco y poner al gigante Fazio como delantero. Una improvisación delatora.