Publicado: 14.11.2016 17:22 |Actualizado: 15.11.2016 12:18

Dani Benítez, futbolista: "La cocaína te puede cambiar la vida"

El exjugador del Granada reinicia su vida futbolística en el Racing de Ferrol tras cumplir una sanción de dos años por consumo de cocaína. Habla con 'PÚBLICO' y se reprocha que "un error de una noche lo ha pagado toda mi familia".  

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 5
Comentarios:
Dani Benítez calienta antes de un partido con el Racing de Ferrol. /RACING DE FERROL

Dani Benítez calienta antes de un partido con el Racing de Ferrol. /RACING DE FERROL

MADRID.- Jugaba en el Granada y se diferenciaba del resto. Había llegado el momento. Tenía a su merced un futuro mejor. Era uno de los pilares de aquel equipo. Un jugador distinto, capaz de lo mejor en el campo, pero también de lo peor. No se arrugaba en la bronca, le costaba calmar su temperamento. Hasta tal punto que una vez propinó un botellazo al árbitro Clos Gómez al término de un partido contra el Real Madrid. Le costó diez partidos de sanción. Y después, llegó aquella noche en la que tomó cocaína por propia voluntad tras emborracharse en una fiesta. Un control antidoping le delató. Y entonces la vida futbolística de Dani Benítez lo perdió todo: la credibilidad, el futuro o la amargura de dos años en casa que, en vez de derrotarlo para siempre, le han servido para hacer propósito de enmienda. "He aprendido a cuidarme como nunca lo había hecho".

Hoy, a los 29 años, lucha por volver a empezar en el Racing de Ferrol, donde nada es como fue. Vive en una aldea gallega, rodeado de verde, de carretera y de silencio. Juega en Segunda B donde todo es más pequeño y más humano. Pero ese es el precio del regreso, un precio que a Benítez no le importa pagar. Tras los dos años de sanción, pasó por el Constancia, el Huesca y el Alcorcón. Hasta llegar a Ferrol. Ahora, no le mueve nada mejor que la pasión por el fútbol. Su economía ha tenido que adaptarse también. Montó en su tierra una agencia de alquiler de coches que le permite vivir con calma. Ante las críticas ajenas, él prefiere hacer caso omiso. "No me importa que no me entiendan los que no me conocen", asegura parafraseando la letra de una canción de Michael Jackson.



Pregunta. Volver a empezar. Aquí estamos para eso

Respuesta. Sí, empezar, olvidar, regresar a mi vida normal, la que hice siempre y que es la que necesito hacer. Viví dos años fuera del fútbol: ya fue suficiente. No estaba preparado para eso.

¿Qué aprendió en el infierno?

Me cambió por dentro y por fuera. Me hizo reflexionar, pasar horas solo, preguntarme que es lo que podía cambiar y he cambiado para volver a hacer lo que he hecho desde los 14 años: jugar al fútbol. No podía ser de otra forma.

¿Tan mala persona era antes?

"La cocaína me ha enseñado que un error puntual, una cosa de una noche, te puede cambiar la vida. Así que no quiero ni pensar lo que debe ser una adicción"

No, eso no. No lo creo, pero a lo mejor no me cuidaba lo suficiente. Utilizaba la comida basura y no valoraba estar aquí como lo valoro ahora. Pero prefiero que sea así, porque me entusiasma esta nueva vida y porque se vive mejor si uno come sano. Y entre llegar el primero o el último a un entrenamiento prefiero ser el primero.

¿La cocaína le ha cambiado la vida?

Sí. A mí está claro que sí. Me ha enseñado que un error puntual, una cosa de una noche, te puede cambiar la vida. Así que no quiero ni pensar lo que debe ser una adicción. No podía ni imaginar que los errores se pudiesen pagar tan caro.

Hay multas por saltarse un semáforo que le quitan a uno el carné de conducir

Pero una multa se paga, te enfada y punto. Al final, el dinero va y viene. Sin embargo, esto que me pasó a mí lo ha pagado toda mi familia. A nivel personal, nos ha repercutido a todos. No podíamos ser los mismos y la culpa fue mía. El error fue mío un día, una noche...

¿Por qué vuelve a ese día?

Porque es una mancha en mi historial..., usted me está preguntando...

Dani Benítez, en un partido entre el Racing de Ferrol y el Guijuelo. /RACING DE FERROL

Dani Benítez, en un partido entre el Racing de Ferrol y el Guijuelo. /RACING DE FERROL

¿Y se aprende a vivir así?

"¿Quién no comete un error? ¿Qué futbolista no sale por la noche? Hay muchos que beben, hay muchos que fuman..."

Si, porque no fui una excepción. ¿Quién no comete un error? ¿Qué futbolista no sale por la noche? Hay muchos que beben, hay muchos que fuman... La gente se cree que un futbolista no tiene derecho a divertirse. Hay momentos en los que uno también necesita evadirse de la responsabilidad. No por el hecho de jugar al fútbol vas a dejar de necesitar días para desconectar.

Los futbolistas no son tan perfectos entonces

No existe el futbolista perfecto. No lo creo. Pero tampoco existe el empresario perfecto ni el albañil perfecto. No se puede buscar algo que no existe.

¿Qué desperfecto tiene usted ahora?

No sabría decir, pero alguno habrá, porque tiene que haberlo, aunque he cambiado tantas cosas.... He meditado tanto... Me he esforzado tanto... Hubo días al principio en los que no podía dormir... Supongo que eso me tiene que haber hecho mejor persona y hasta futbolista.

Veo que no le importa someterse a juicio

"Como aprendí en la letra de una canción de Michael Jackson, no me importa que no me entiendan los que no me conocen. Me siento reflejado en él"

Hasta ahora me ha hecho algunas preguntas incómodas, pero no pasa nada, imaginaba que sería así... Todo el mundo es libre de opinar. Otra cosa es que yo viva pendiente de lo que piensa la gente. Como aprendí en la letra de una canción de Michael Jackson, no me importa que no me entiendan los que no me conocen. Me siento reflejado en él.

¿No le parece fuerte la palabra cocaína?

Sí, claro que sí, lo es, pero de ahí a lo que se dijo... Se llegó a decir que yo tenía adicción después de haber pasado cientos de controles en mi vida. Me quedé en estado de shock cuando lo leí.

¿Qué es más fácil, marcar un gol o alquilar un coche?

Para mí, alquilar un coche en una isla tan turística como Baleares... No tiene nada que ver.

¿Y si le va tan bien en su empresa por qué necesitaba volver a jugar al fútbol?

"No podía dejar así el fútbol. No podía quedarme con el recuerdo del día que tuve que despedirme de mis compañeros"

Necesitaba hacerlo por mí. Sobre todo, por mí. Sí es verdad que tengo mi negocio y la vida bien enfocada. Pero para mí no era suficiente. No podía dejar así el fútbol. No podía quedarme con el recuerdo del día que tuve que despedirme de mis compañeros. Necesitaba volver y he podido volver.

¿No le queda ningún prejuicio?

Aprendí a no ser así. No me hace falta. No adelanto nada juzgando a la gente que no conozco sólo por lo que he leído o por lo que visto. No quiero hacer con los demás lo que no quiero que hagan conmigo. He sufrido mucho. No sé si merecía sufrir tanto.

Hoy, me parece que ya pasó página

"No he tenido una vida fácil. Por la razón que sea siempre me han pasado cosas. Soy demasiado joven para todo lo que he vivido"

He sabido hacerlo. No he tenido una vida fácil. Por la razón que sea siempre me han pasado cosas. Soy demasiado joven para todo lo que he vivido. Pero la diferencia es que ahora me esfuerzo por pensar en positivo: ya nadie puede sacarme de ahí. Me interesa más ser feliz.

Eligió la tranquilidad de Galicia

Sí, ya lo conocía porque había jugado en Pontevedra y me gusta. Vivo en una aldea ideal para hacer meditación a unos kilómetros de Ferrol. Pero si hubiese sido otro sitio tampoco me hubiese importado. Necesitaba una pequeña oportunidad y he tenido suerte. He encontrado un sitio donde me siento querido.