Publicado: 27.05.2014 08:12 |Actualizado: 27.05.2014 08:12

Debut sin historia de Nadal; campanada de García López

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La victoria con solvencia de Rafa Nadal y la campanada de Guillermo García López, que eliminó al número tres del mundo, el suizo Stanislas Wawrinka, fueron lo más destacado de la actuación española en la segunda jornada de Roland Garros, en la que también ganaron Tommy Robredo, Feliciano López, Roberto Bautista Agut y Marcel Granollers. No corrieron la misma suerte Albert Montañés, que se torció un tobillo en el duelo contra el francés Kenny de Schepper cuando perdía 3-1, y Pablo Andújar, que nada pudo hacer contra el croata Marin Cilic, que se impuso 6-0, 6-3 y 7-6 (3).

Nadal fue un vendaval en la nublada tarde parisiense, deseoso de huir de la lluvia, y apenas necesitó una hora y 42 minutos para ganar al estadounidense Robby Ginepri, 246 del mundo, que cayó 6-0, 6-3 y 6-0. El mallorquín, que persigue su noveno triunfo en Roland Garros, donde tiene un récord de 60 victorias, una más que Roger Federer y Guillermo Vilas, por una sola derrota, apenas tembló ante un rival que le obligó a muy poco.

Un duelo que por su sencillez no sirve para despejar las dudas con las que el número uno del mundo llegó a París, con los peores resultados desde 2004 sobre tierra batida. A diferencia de otros años, cuando su entrada en materia suele ser menos taxativa, Nadal saltó sin dar opciones a su rival. El resultado recuerda más a los que suele cosechar Rafa en rondas más avanzadas, cuando su tenis ya se ha afilado. En 2008 le asestó un 6-1, 6-0, 6-2 en octavos a Fernando Verdasco y en la misma ronda de hace dos años un 6-2, 6-0, 6-0 al argentino Juan Mónaco. Ahora se medirá, en un duelo inédito, ante el austríaco Dominic Thiem, un jugador de 20 años y 57 del mundo que se deshizo del francés Paul-Henri Mathieu por 6-4, 7-6(3) y 6-2.

La sorpresa la protagonizó un García López que acabó con un fallón Wawrinka. El suizo volvió a ser el tenista del año pasado, indolente, incapaz de superar las adversidades, nada que ver con el campeón que habían dibujado los últimos años y que ganó el pasado Abierto de Australia tras derrotar a Novak Djokovic en semifinales y a Nadal, con problemas de espalda, en la final. García López, que viene de ganar en Casablanca y que llegó a cuartos de final de Montecarlo, le derrotó por 6-4, 7-5, 6-2, 6-0 en 2 horas y 23 minutos.

Feliciano López tuvo pocas dificultades ante el birmano Damir Dzumhur, procedente de la fase previa, al que venció por 6-3, 7-6 (8) y 6-3, lo que le da derecho a medirse contra el estadounidense Donald Young, que derrotó al israelí Dudi Sela por 6-1, 2-6, 6-1 y 6-0. Robredo, que ha jugado cinco veces los cuartos de final en París, ganó hoy al británico James Ward por 4-6, 6-4, 6-2 y 6-4, en un partido en el que el catalán se benefició de un parón por la lluvia justo después de haber perdido la primera manga. Luego pudo reorientar su táctica y remontar el duelo ante un jugador procedente de la fase previa. Su siguiente rival será De Schepper, fresco porque apenas jugó contra Montañés.

Roberto Bautista Agut venció a otro jugador procedente de la previa, el italiano Paolo Lorenzi, que cayó 6-3, 7-5, 6-2. Su próximo rival será el francés Benôit Peire, un talentoso jugador que, por problemas físicos, estuvo a punto de renunciar al torneo, antes de derrotar en primera ronda al colombiano Alejando Falla por 6-3, 6-4 y 7-6 (4). Apenas tuvo tiempo de sudar Marcel Granollers cuando su rival, el croata Ivan Dodig, se retiró cuando el marcador señalaba empate a 2 juegos. Su próximo rival será el ucraniano Alexandr Dolgopolov.

Por su parte, el segundo cabeza de serie, Novak Djokovic se impuso al portugués Joao Sousa por 6-1, 6-2 y 6-4 aunque se enmarañó en la tercera manga en un duelo en el que la lluvia obligó a una interrupción y media, un rato en el que el número dos del mundo aprovechó, incluso, para bromear con un recogepelotas, un gesto que demuestra que no había peligro en el ambiente.

Junto a Wawrinka, otro de los caídos de la jornada fue el japonés Kei Nishikori, noveno favorito, frenado por los mismos problemas de espalda que le obligaron a retirarse de la final de Madrid cuando dominaba a Nadal. Falto de ritmo, el ganador de Barcelona cayó frente al eslovaco martin Klizan por 7-6 (4), 6-1 y 6-2.