Público
Público

La derrota de Madrid 2016 amargó un gran año

El anillo de la NBA y el oro del Eurobasket convierten a Gasol en el gran protagonista del deporte en 2009 junto a los éxitos del Barça, Contador o Nadal y el equipo de la Davis en tenis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pau Gasol hizo historia el 15 de junio. La victoria de los Lakers en la final de la NBA aprobó de golpe una de las grandes asignaturas pendientes del deporte español. El chico de Sant Boi, el hombre al que los periodistas americanos habían tildado de 'blando' en sus primeros partidos en la mejor liga del mundo, lograba un anillo que ingresa en la historia del deporte español bañado en oro.

El barcelonés agrandó aún más su figura tres meses después. España comenzó con mal pie el Eurobasket de Polonia, pero supo recomponer su figura y logró otra victoria que engrandece la vitrina del baloncesto hispano. Pau completó un año cercano a la perfección.

En fútbol también se rozó la excelencia. El Barça jugueteó con ella porque los futbolistas azulgrana elevaron a arte el toque, la visión estratégica del juego, el pase medido, la difícil habilidad de mover el esférico sin correr. El gol de Iniesta en el último estertor de la semifinal de la Liga de Campeones es una de las indudables estampas deportivas del año. El Barça lo ganó todo en 2009, seis títulos de seis, y lo hizo con un juego digno de ser recordado, imperial. Guardiola impuso su maestría y Messi acabó coronándose como el mejor futbolista del planeta.

Gasol aprobó una gran asignatura pendiente del deporte español

El deportista internacional del año fue, sin duda, Usain Bolt. Será imposible olvidar el paso de aquel bólido humano vestido de amarillo por la recta del Olympiastadion de Berlín, una pista azul que brillaba en la noche de aquel domingo 16 de agosto. Bolt voló durante 100 fugaces metros y paró el cronómetro en 9.58, una marca impensable, un crono que restaba once centésimas al que él mismo había señalado en el tartán olímpico de Pekín sólo un año antes.

El jamaicano alegre, el relámpago de Trelawny, aún cosechará más récords del mundo. Tiene 23 años, una edad todavía corta para la madurez de un velocista. Le esperan grandes empresas en el futuro. Los expertos, los gourmets del atletismo, le ven un horizonte ilimitado. Suena ya como futuro plusmarquista mundial de 400 metros lisos, incluso de salto de longitud. Bolt pasó por Madrid en septiembre y recordó sus ambiciones: 'Quiero ser una leyenda del deporte', afirmó una vez más. Ya lo es.

El Real Madrid vivió un año convulso en 2009. Arrancó con la caída de su presidente Ramón Calderón por el vergonzoso engaño de una asamblea que fue amañada de forma escandalosa. La llegada de Florentino Pérez al comienzo del verano se tradujo en los fichajes de Cristiano Ronaldo y Kaká, por 96 y 65 millones de euros respectivamente, cifras mareantes, que llegaron a ser comentadas de forma negativa por el presidente Zapatero.

La derrota ante Río de Janeiro evidenció la postiza unión de Madrid'16

Cae el telón de 2009 y con él se pone fin (probablemente de forma temporal) al sueño olímpico de Madrid 2016. La candidatura se presentó en las votaciones de Copenhague con fuerza; fue la más votada en primera ronda, dejó en la cuneta a Chicago y a Tokio y se plantó en la final ante Río. Pero la derrota fue estrepitosa en el último combate: 66-32. Una goleada que desató críticas internas y evidenció que la unión de la candidatura madrileña era postiza.

La selección de fútbol, salvo el desliz ante Estados Unidos en la Copa Confederaciones, completó un año de dibujos animados. Ganó y ganó con un juego de inmensa calidad. Un nivel tan elevado que convierte a España en candidata indudable para la victoria en el Mundial de Suráfrica. Faltan seis meses.