Público
Público

El desfibrilador humano

Un revolucionario aparato implantado junto al corazón permite jugar a Sno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Evander Sno ha resucitado. Al menos para el fútbol. El centrocampista del Ajax sufrió un desmayo de origen cardiaco hace dos meses. El diagnóstico fue de arritmia (trastorno del ritmo del corazón) y el pronóstico era sombrío. Su continuidad en el fútbol se descartaba. Pero la implantación junto a su corazón de un revolucionario desfibrilador subcutáneo (bajo la piel) hizo posible el pasado jueves que volviera a jugar.

La historia arranca el pasado 13 de septiembre. Sno juega con el Ajax B un encuentro contra el filial del Vitesse. El centrocampista, de 23 años y ex jugador del Bristol y Celtic, se desploma en el césped en el minuto 63. Le aplican el desfibrilador de emergencia existente en el campo y lo trasladan al hospital. En el centro médico, los cardiólogos deciden implantarle un desfibrilador por debajo de la piel, un aparato que detecta alteraciones en el ritmo y se activa de forma instantánea cuando se pierde el latido del corazón .

Sno jugó contra el Manchester City con un desfibrilador bajo la piel

El jugador mejoró de forma progresiva. Su condición física volvió a ser buena y las pruebas mostraron que el riesgo era mínimo. El desfibrilador, un pequeño aparato situado junto al corazón y unido a él por un cable, daba resultado. ¿Por qué no considerar su vuelta a la actividad?

Sno abandonó el hospital y se sometió a un plan de trabajo físico. Ningún problema con el desfibrilador. El jugador, internacional con Holanda en los Juegos Olímpicos de Pekín, no había perdido la forma. A primeros de noviembre, se planteó su regreso.

La reaparición tuvo lugar la semana pasada. Sno vistió de nuevo la camiseta del Ajax. En un partido contra los reservas del Manchester City, los de Amsterdam alinearon a Sno de salida. Su vuelta a la competición el día 11 fue un éxito. El centrocampista completó los 90 minutos sin ningún problema físico.

Dr. Villacastín: «Tiene el riesgo de que se lo rompan de un golpe»

El doctor Edwin Goedhart, médico del Ajax, se mostró esperanzado a Público: 'Sí. Evander llevaba tres semanas muy buenas de entrenamiento y jugó el jueves pasado todo el partido. Le hemos implantado un aparato algo diferente porque la parte principal no está en la zona frontal sino en la lateral. Es una zona mejor para los futbolistas. Y, de momento, Evander va muy bien'.

Los especialistas, sin embargo, guardan cautela ante la novedad. 'Es una historia bonita, un ejemplo de cómo la ciencia impide que se cierre una puerta y devuelve a un deportista sus sueños, pero hay que ser cautos'. Así se expresa el doctor Julián Villacastín, jefe de la Unidad de Arritmias del Hospital Clínico de Madrid.

'La decisión de implantar un desfibrilador a un futbolista es atrevida. Tiene el riesgo de que se lo rompan de un golpe. Son aparatos vulnerables, están justo debajo de la piel (a veces se han implantado debajo del músculo pectoral, pero las contracciones musculares afectan al aparato) y tienen un cable que se puede desplazar. Hay riesgos', explica Villacastín.

El doctor Luis Serratosa, del Real Madrid, coincide: 'Sí. Es arriesgado en deportes como el fútbol o el baloncesto porque hay mucho contacto y te arriesgas a descargas involuntarias'.

Los cardiólogos señalan que no todos los casos son susceptibles de recibir un implante. El madridista De la Red, por ejemplo, no parece cumplir los requisitos porque sus electrocardiogramas muestran un deterioro con el trabajo físico intenso. 'En casos en los que la enfermedad sigue progresando, no tiene sentido el implante', apunta Villacastín.

Anthony Van Loo, futbolista del Roeselare belga, también jugó durante algún tiempo con un desfibrilador implantado. En una ocasión se desplomó en pleno partido y entonces el aparato se activó solo. El vídeo es impactante. Es una resurrección en toda regla.