Publicado: 29.11.2015 23:37 |Actualizado: 01.12.2015 14:16

Los despachos deportivos siguen todavía cerrados a las mujeres

Las grandes estructura del deporte están lideradas por hombres. Sólo tres de las 66 federaciones están presididas por mujeres y ellas ocupan sólo el 22% de los puestos directivos. Los diez nuevos vocales de la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes son hombres. ¿A qué se debe esta desigualdad y qué soluciones se plantean?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La tenista Garbiñe Muguruza, escoltada por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, y el presidente del CSD, Miguel Cardenal, el pasado jueves al recibir la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito. /EFE

La tenista Garbiñe Muguruza, escoltada por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, y el presidente del CSD, Miguel Cardenal, el jueves al recibir la medalla de bronce de la Real Orden del Mérito. /EFE

MADRID.- El deporte femenino español vive su época dorada. En este 2015 se han sucedido los éxitos internacionales de deportistas como Carolina Marín, Garbiñe Muguruza o las selecciones de natación sincronizada o gimnasia rítmica. Sin embargo, todos estos resultados deportivos protagonizados por mujeres son sólo un espejismo en un mundo todavía dominado por el género masculino. 

La igualdad sigue sin asomar en el ámbito deportivo. Pero ya no sólo en el deporte a nivel de competición: en las estructuras deportivas españolas la presencia de la mujer sigue siendo ínfima. Las puertas de los despachos del deporte siguen cerradas al género femenino y cuando se abren suelen hacerlo por imposición. Entonces, ¿qué sigue fallando en el sistema?, ¿no hay mujeres competentes para ocupar cargos directivos en el deporte? ¿sigue imperando en pleno 2015 la tradición machista?, ¿quién impone estos techos de cristal a las mujeres y cómo se pueden romper? 



El 21,15% de las licencias federadas en España en 2014 eran femeninas frente a las 78,8% masculinas

Lo mejor es partir de los datos, que son demoledores. Observando el número de licencias federadas que había en España en 2014, un total de 3.388.098 millones, sólo el 21,15%, eran femeninas frente a las 78,8% masculinas. Es decir, en España había 2.671.336 hombres federados y 716.762 mujeres. 

Las federaciones con más licencias femeninas son baloncesto, golf, montaña y escalada, voleibol y fútbol, deporte en el que, sin embargo, el porcentaje sobre el total es sólo del 5%. El deporte con menos licencias femeninas en España es el billar, con apenas 42 mientras que las masculinas se elevan hasta las 2.667. Y sólo seis federaciones tienen más licencias femeninas que masculinas: gimnasia, voleibol, hípica, patinaje y baile deportivo.

Sólo hay tres federaciones, de las 66 que existen, presididas por mujeres: la de petanca, la de socorrismo y la de vela

La diferencia entre el número de mujeres y de hombres federados en nuestro país es abismal. Diferencia que también se da en los puestos directivos del deporte. Si miramos directamente a las presidencias, de las 66 federaciones deportivas que existen en España, actualmente sólo hay tres presidentas de federación en España. Son Isabel García Sanz, en salvamento; Hortensia Hermida Torres, en petanca; y Julia Casanueva San Emeterio, en la vela.

Hasta 756 hombres forman parte de las Juntas Directivas de las federaciones por sólo 210 mujeres

En cuanto a la composición de las Juntas Directivas, a día de hoy hasta 756 hombres forman parte de éstas frente a sólo 210 mujeres. Es decir, sólo el 22% de mujeres copan puestos directivos en el deporte. Y, pese a que es verdad que el número de mujeres se ha incrementado en un 57% en un año (en septiembre de 2014 había 133), ese aumento se ha debido, en gran medida, a la obligatoriedad que impone el Consejo Superior de Deportes a tener tres mujeres, o un 33% de ellas, en las directivas a cambio de subvenciones públicas.

Miguel Cardenal al jurar su cargo como presidente del Consejo Superior de Deportes en 2012. /CSD

Miguel Cardenal, al jurar su cargo como presidente del Consejo Superior de Deportes en 2012. /CSD

El CSD obliga a las federaciones que quieran recibir subvenciones a tener tres mujeres o un 33 % de ellas en sus directivas

Susana Pérez-Amor, subdirectora general de Mujer y Deporte del CSD, explica a Público que "el CSD está muy concienciado con este tema y desde el año 2014 se trabaja para que las federaciones cambien de criterio y tomen conciencia de la inclusión de la mujer en los puestos directivos". Es más, en estos días, el CSD está estudiando la opción de ampliar esa cuota impuesta a las federaciones y obligar a que sean cinco las mujeres presentes en las juntas. 

"A nosotros nos gustaría que esto surgiera de forma natural, que fuesen las mujeres por sus propias virtudes, sus capacidades y sus competencias las que ocupasen estos puestos, pero como percibimos que siguen existiendo tabúes y trabas sociales, habrá que incentivar estos resultados con alguna manera", expone Pérez-Amor.

La abogada María José López: "Desde las instituciones se sigue utilizando el discurso de la presencia de la mujer en el deporte pero sin contar con la mujer"

Sin embargo, María José López, abogada especializada en derecho deportivo, se lamenta de que desde las instituciones "se siga utilizando el discurso de la presencia de la mujer en el deporte pero sin contar con la mujer" y considera que "las estructuras federativas siguen siendo discriminatorias". Además, se pregunta "¿por qué no se hace una normativa para que las subvenciones no vayan directamente a las federaciones sino a través de las asociaciones femeninas?". López considera que esas ayudas, valoradas este año en 1,5 millones de euros, no terminan recayendo en las deportistas. E insiste en que "hay una perversión del sistema porque se hacen políticas en favor del deporte femenino pero sin el deporte femenino".

López plantea también la opción de que desde el CSD se imponga una cuota de mujeres en las Asambleas Generales de las Federaciones, que son los órganos competentes para la elección de presidente. En estos momentos, hay 4.024 hombres por sólo 483 mujeres. Y Pérez-Amor admite que esa medida "está en estudio y sobre la mesa pero no hay una voluntad firme de incorporarla". Sin embargo, asegura que el CSD se plantea otras medidas como "la incorporación de criterios de equidad en los procesos electorales de las federaciones que tendrán lugar el próximo año. Es decir, modificar las reglas electorales para que exista más igualdad de género".

En el CSD tampoco hay equilibrio de sexos

El 14 de noviembre salieron publicados en el BOE los nombres de los diez vocales de la Comisión Directiva del CSD y entre ellos no hay ni una sola mujer

Pese a los esfuerzos que anuncia el CSD en este aspecto, su propia estructura organizativa no es, precisamente, un ejemplo de igualdad. Y hay que recordar que se trata de un organismo público, adscrito al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Verbigracia, el pasado 14 de noviembre salieron publicados en el BOE los nombres de los diez vocales de la Comisión Directiva del CSD y entre ellos no hay ni una sola mujer.

Pérez-Amor justifica este hecho en que "se ha reducido el número de miembros de la comisión directiva y el CSD sólo puede designar de forma directa a tres miembros; el resto se realizan a propuesta de los órganos, asociaciones y federaciones que están previstos. Ninguna propuesta, a excepción de un caso, era de una mujer". Y añade que "en el caso de los tres hombres designados por el CSD, se han tenido en cuenta criterios de competencia con la materia a tratar. También se ha dado la circunstancia de que en los últimos tiempos dos mujeres —la directora general de deportes y la subdirectora de alta competición— se han marchado del CSD y sus puestos los han ocupado hombres por razón de competencia en la materia".

Consciente del déficit de mujeres en este órgano, el CSD está a punto de constituir una comisión, que todavía está por definir, para que de forma complementaria informe de los asuntos que se traten en la Comisión para que no queden lesionadas las cuestiones de igualdad. 

Pero hay más ejemplos de esta desproporción de sexos en el propio Consejo Superior de Deportes (CSD). Por ejemplo, de los 14 miembros de su equipo directivo, sólo hay cinco mujeres: Carlota Castrejana (asesora), María Carmen Valverde (unidad de apoyo a la Dirección General de Deportes), la propia Susana Pérez-Amor (Subdirección General Mujer y Deporte), Victoria Ley (subdirectora de Deporte y Salud) y Delia Torés Moya (Secretaria General).

María José López considera "una incongruencia que el CSD imponga a una federación un determinado número de mujeres y luego no cumpla su propia normativa"

Y el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), dependiente del CSD, está compuesto por cinco hombres y sólo dos mujeres. En ese caso, llama la atención que la normativa que regula su funcionamiento y composición especifica que "se garantizará el cumplimiento de presencia equilibrada de mujeres y hombres". Por eso, María José López considera "una incongruencia que el CSD imponga a una federación un determinado número de mujeres y luego no cumpla su propia normativa". Y se pregunta cómo es posible que el CSD no sea capaz de encontrar a mujeres con suficientes competencias en la materia. "Yo ya no me creo las falacias de mujer y deporte porque la realidad es otra", zanja.

Susana Pérez-Amor (CSD): "Muchas mujeres soportan lastres en cuanto a la base formativa, los techos de cristal que nos ponemos nosotras mismas y que tenemos que romper o todo lo que acarrea la crianza de los hijos"

Para Pérez-Amor son múltiples los factores que impiden todavía hoy a las mujeres acceder a cargos de responsabilidad en el mundo del deporte. "Concretamente, uno de los que más influye es la tradición cultural. Muchas mujeres soportan lastres en cuanto a la base formativa, los techos de cristal que nos ponemos nosotras mismas y que tenemos que romper o todo lo que acarrea la crianza de los hijos, que sigue recayendo de forma casi exclusiva en nosotras. Son todos estereotipos que tenemos que ir destruyendo", argumenta. María José López va más allá y considera que el deporte todavía se considera un "terreno vedado" y exclusivo de los hombres: "Se trata de puro conservadurismo, de seguir manteniendo las rancias inercias del pasado".

Ninguna mujer preside el CSD, ni el COE ni una gran federación

El jueves pasado se reunió el COE con las federaciones olímpicas y no olímpicas. Tan solo se observa a una mujer en la foto, la vicepresidenta Isabel Fernández./COE

El jueves pasado se reunió el COE con las federaciones olímpicas y no olímpicas. Tan solo se observa a una mujer en la foto, la vicepresidenta Isabel Fernández./COE

Y es que ese pasado sigue siendo una pesada carga para el género femenino. Todavía ninguna mujer ha estado al frente de alguna de las grandes estructuras del deporte. Las presidencias tanto del Consejo Superior de Deportes como del Comité Olímpico Español siempre han estado en manos de hombres. El CSD sí tuvo hasta hace unos meses a Ana Muñoz en la dirección general de Deportes y el organismo olímpico tiene a la exjudoca Isabel Fernández de vicepresidenta primera. Sin embargo, en su Comité Ejecutivo, sólo hay cuatro mujeres de 24 miembros en total. 

En la Junta Directiva de la RFEF tan sólo hay una fémina de un total de 61 miembros. En el fútbol profesional, sólo dos clubes están presididos por mujeres

Si nos centramos en el deporte rey, el panorama femenino es igual de desalentador. Nunca ha habido una mujer presidenta de la Liga de Fútbol Profesional ni de la Federación Española de Fútbol. Y en la Junta Directiva de la RFEF tan sólo hay una mujer, la vocal Matilde García Duarte, de un total de 61 miembros. Y en el fútbol profesional, sólo dos clubes de España están presididos por mujeres. Son el Leganés, con Victoria Pavón, y el Llagostera, con Isabel Tarragó, ambos en Segunda División. En la máxima categoría todos los clubes están presididos por varones. 

Por eso, una pregunta sigue resonando como una voz en el desierto. ¿Ha llegado la hora de que una mujer presida algunas de las grandes instituciones deportivas en España? "Yo no sé lo que pasará pero creo que sí hay mujeres sobradamente competentes, con una formación maravillosa, con muchísima dedicación y que estarían encantadas de poder dirigir alguno de los principales órganos del deporte en nuestro país", responde Pérez-Amor. Sin embargo, la realidad se empeña en ser mucho más dura.