Público
Público

Día 15: Francia o la estrategia mediocre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

¿Se acuerdan de Francia bajando los brazos ante España para evitar a Lituania en semifinales? A reír toca. Lituania está fuera del torneo (jugará por los restos) tras perder ayer ante Macedonia, la gran animadora del Eurobasket. Ahora los franceses tienen que enfrentarse a Grecia (que no son mancos) para pasar a las semifinales, donde se las verán nada menos que con Serbia, subcampeones del último Eurobasket, y Rusia, penúltimo campeón en 2007. Si yo fuera francés me echaría a llorar histéricamente ante la estrategia de ir a perder.

Pero tampoco nos pasemos. España no va a tener un trago fácil ante Macedonia, que parece un equipo menor, pero que está demostrando ser un conjunto descarado y con jugadores capaces de responder en los momentos grandes. La victoria ante Lituania es prueba de ello. Tuvieron enfrente no sólo a una gran selección sino a todo un pabellón en contra.

Bo McCalebb es su gran estrella (ayer 23 puntos). Un base rápido, físico y anotador. Sus entradas a canasta son vertiginosas, habrá que estar al loro. Por fuera el equipo cuenta además con buenos tiradores (no olvidemos que son balcánicos y nacen con la etiqueta de triplista en la frente), como Vojdan Stojanovski (ayer 5 de 5), Ilievski y el gigantón Pero Antic, que pese a ser pívot y medir 2,10, lleva promediado casi un 30% en tiros de tres.

Aún así, no debemos de dudar. España sigue siendo superior y debe estar el domingo en la final. Ante Eslovenia supieron reponerse a un inicio fulgurante del rival, manteniendo la calma y la confianza en su juego. Insistiendo en la zona con los dos Gasol y esperando la aportación siempre presente de Navarro, es cuestión de esperar. Esperar la inspiración del resto de jugadores de gran nivel como Rudy, que siempre aporta pese a las críticas, Felipe Reyes, de los más constantes del torneo, Calderón, a quien esperemos ver recuperado de su lesión en el tobillo, y los intermitentes Ricky, Llull e Ibaka, a quienes necesitamos en plena forma para lo que queda.

Esté o no en la final, España habrá optado por la excelencia durante todo el torneo sin mirar a quién tiene delante, mientras que otros equipos ahora miran con preocupación el tortuoso camino que les espera. Es lo que tiene jugar a ser mediocre.