Público
Público

Día 9: La buena noticia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El deporte, al margen de servir para cultivar el cuerpo humano, se ha convertido en una forma de evadirse de la realidad y entretener la mente. En ese trayecto hacia lo superfluo y lo intrascendente logramos olvidar las atrocidades que hemos visto o que nos han ocurrido. Quizá por esa razón, tras un informativo generalmente cargado de malas noticias llega el tiempo de los Deportes. Tal vez por ello, nadie debería molestarse si antes de hablar de la victoria de España sobre Alemania o de lo que queda por delante en el Eurobasket, envío desde esta tribuna un abrazo a todos mis compañeros de la redacción de Público, que ayer recibieron (y yo con ellos) la mala noticia de la inquietud ante un posible despido. 

España tiene fondo de armario: si Llull no está fino aparece San Emeterio

Pero como he dicho antes, tras las malas noticias, siempre llega el deporte. En este caso el baloncesto, que ayer nos regaló una jornada intensa de grandes partidos en el grupo E, con las victorias de España, Lituania y Francia sobre Alemania, Serbia y Turquía. La que más nos interesa, la de España, fue la buena noticia del día. 

De este encuentro ante una rocosa Alemania, hemos descubierto que España tiene fondo de armario. Que el día que no funciona Llull o Ricky (en serio, lo de este chico ya preocupa: sólo 3 asistencias en 21 minutos), está San Emeterio para aportar dos triples de escándalo nada más salir a la cancha. Y que si Pau Gasol no está en plenitud de facultades, ahí estará su hermano Marc para ser el líder en el poste alto y sacar las castañas del fuego. 

De momento, las rotaciones le están saliendo bien a Scariolo, que con esta victoria ya ha superado el primer duro trámite de la segunda fase, donde aún quedan otros dos más y de gran altura: Serbia el viernes y Francia el domingo. Además, el triunfo ante Alemania tiene otro lado positivo: supone superar la derrota de Turquía y olvidar esos ocho fatídicos minutos sin anotar en el último cuarto. Doble triunfo que sirve para endulzar una jornada que comenzó amarga. Es lo que tienen las buenas noticias.