Público
Público

El día de Sant Jordi eclipsó a los seguidores del Manchester

Los casi 7.000 seguidores ingleses se han quedado en el Puerto Olímpico y no han interferido en la fiesta de los libros y las rosas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La multitudinaria acogida ciudadana del día de Sant Jordi, que ha llenado de gente, libros y rosas las calles de Barcelona, ha eclipsado la presencia de los seguidores del Manchester United, que apenas se han hecho notar en las horas previas al partido contra el Barça.

Según han confirmado fuentes de los Mossos d'Esquadra y del Ayuntamiento de Barcelona, la presencia de entre 5.000 y 7.000 seguidores ingleses se ha saldado, hasta las 19.00 horas, sin incidencias, lo que contrasta con la conflictiva visita en noviembre de más de 20.000 seguidores del Glasgow Rangers.

Durante la mayor parte del día, los aficionados del ManU se han concentrado en el punto de encuentro habilitado por el ayuntamiento, en el muelle de la Marina, cerca del Puerto Olímpico, donde han podido tomar el sol, jugar al futbolín y al billar y, sobre todo, beber cerveza sin parar.

Este dispositivo especial ha evitado que los hinchas del ManU invadieran la ciudad como ocurrió en noviembre con los del Glasgow Rangers, que dejaron en la plaza de Catalunya y por allí donde pasaron un rastro de orines, latas, botellas y alcohol, vulnerando la ordenanza de civismo.

En esta ocasión, los aficionados ingleses han tenido un comportamiento mucho más cívico, por lo que el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho un balance 'positivo' del desarrollo de la jornada en el punto de encuentro, según fuentes municipales.

Con el mar Mediterráneo de fondo y unas vistas espléndidas de la apertura de Barcelona al mar, los hinchas ingleses han disfrutado en el punto de encuentro de una pantalla gigante que no paraba de reproducir goles de su equipo, así como de pequeñas atracciones para chutar penaltis.

Hacia las 18.00 horas, cuando el punto de encuentro ha empezado a cerrar, los seguidores del Manchester, algunos ya en evidente estado de embriaguez, se han ido desplazando hacia los aledaños del Camp Nou.

La masiva afluencia de hinchas en el punto de encuentro ha provocado que durante todo el día apenas se hayan dejado ver aficionados ingleses por el centro de Barcelona, especialmente en unas Ramblas tomadas literalmente por miles de barceloneses que han disfrutado un año más de la fiesta cívica y cultural de Sant Jordi.

De esta forma, al pasear por las Ramblas, el único rojo que invadía los sentidos era el de las rosas que se regalan los enamorados y no el de la mítica camiseta del club de Old Trafford. En el centro de Barcelona, la única presencia destacada de aficionados ingleses se concentraba en los 'pubs' británicos que llenan la calle Ferran.