Público
Público

Diego López desespera al Espanyol

El Villarreal gana por la mínima gracias a su portero (1-0) ante un equipo 'perico' que falló un penalti  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos porteros y sus circunstancias. Un toque de cabeza de Godín pilló a Diego López a media salida, el balón se iba hacia la portería pero el guardameta hizo un rectificado contrario a la inercia de su estirada que puso el balón justo en la línea de gol. Al minuto, en la portería contraria, la mala salida de Kameni metió en la portería un remate de cabeza de Fuentes con apariencia de lo más inocente.

El meta del Villarreal resultó trascendental para salvar los puntos. Kameni y Diego López tatuaron un partido entre dos equipos con preocupaciones muy distintas de aquí a final de liga. Los blanquiazules pudieron remediar el traspié con un penalty. Luis García se pasó de fuerza y dejó sin premio el buen trabajo de su equipo en el segundo tiempo.

Tenía mucho atractivo el encuentro en el centro del campo con dos mediocentros tan distintos como brillantes en su concepción del fútbol. Senna y De la Peña se presentaban con intención de exponer su ideario pero no hubo mucho tiempo de comparar los dos productos. El cántabro jugó más adelantado de lo habitual el primer tiempo sin encontrar voz en el partido.

Los amarillos arrancan siempre los partidos con calentura. Con la presencia de Ibagaza en la media punta hay sonrisas entre sus delanteros. Pocos hay como él para telegrafiar el balón preciso, nadie capta tan bien como él el desmarque entre los centrales. A Nihat le regaló uno de esos balones pero falló en el remate cruzado ante Kameni.

Demasiado tímido en el inicio, el Espanyol aguantaba el acoso. Aún sin desperezarse del todo Luis García y Tamudo, llegó ese testarazo tóxico de Godín que salvó la cabriola de Diego López. El partido parecía navegar hacia aguas más tranquilas cuando apareció el saque de esquina en el que Kameni dudó. Mal asunto cuando un portero titubea; Fuentes remató inocente pero la indecisión del portero fue decisiva.

No había tiempo para más bostezos así que el Espanyol se remangó la camisa. A pesar de la clasificación tiene que equipo para fastidiar a cualquiera como ya hizo hace un par de semanas en el Nou Camp. Nené, Luis García, Tamudo y De la Peña le metieron caña a su equipo.

Los de Pochettino no creaban demasiado peligro aunque habían amarrado la pelota a su bota. El marcador a favor y la cita en Atenas hicieron que el Villarreal le metiera el pause al partido. Algún centro venenoso de Nené provocó cierto susto.

A la vista de como se desarrollaba el partido, Bruno se presentó en el segundo tiempo para empaquetar más el centro del campo del Villarreal. Al otro lado, De la Peña retrocedió unos metros. Casualidad o no, el Espanyol jugó mejor al fútbol. Rufete le dio más profundidad al equipo. El swing del segundo tiempo fue todo compuesto por los espanyolistas.

La exagerada especulación de los locales pudo costar cara. Tamudo perdonó una de las que no falla. Luis García y Nené construyeron una sutileza por banda izquierda. La jugada acabó en penalti pero el larguero frustró las esperanzas de rascar botín. Todavía tuvo fuerza para tirar hacia arriba en busca del empate. Diego López volvió a abortar un gran remate de cabeza de Jarque.