Publicado: 05.08.2014 00:00 |Actualizado: 05.08.2014 00:00

Las diez lesiones y accidentes más terroríficos del deporte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La fatal lesión del jugador de los Indiana Pacers de la NBA, Paul George, ha traído a la memoria la cara más dura que en ocasiones muestra el deporte. La del baloncestista se une a la lista negra de las peores lesiones y accidentes sufridos por un deportista. Por fortuna, la de George no supondrá el final de su carrera, pero otros deportistas no corrieron la misma suerte. En el peor de los casos, un momento de infortunio sobre la pista puede desembocar en el peor de los desenlaces.

La historia de Kevin Ware saltaba a las portadas de medio mundo al sufrir una de las lesiones más escalofriantes de la historia del deporte. Ocurría en el Lucas Oil Stadium de Indiana, donde su equipo, los Louisville Cardinals se jugaban el título universitario de baloncesto de la NCAA. En una acción completamente fortuita, Ware se rompía la pierna por dos sitios (tibia y peroné), enmudeciendo por completo el recinto y provocando el llanto de compañeros y rivales. Afortunadamente, el joven jugador se recuperó y publicó en la red varios vídeos de sus entrenamientos demostrando que había superado a la perfección su particular calvario.

El guardameta del Chelsea, Petr Cech, recibió un golpe en la cabeza el 14 de octubre de 2006 que a punto estuvo de apartarle de los terrenos de juego. El conjunto londinense se medía al Reading cuando el centrocampista de éste equipo, Stephen Hunt, impactó contra el portero checo. Al principio se temió por su vida después de diagnosticarle una fractura de cráneo que podía dejar graves secuelas neurológicas, pero por fortuna se recuperó y tres meses más tarde pudo volver al campo. Desde entonces juega con un casco de rugby adaptado para prevenir nuevos golpes.

Una de las peores lesiones ocurridas sobre un terreno de juego tuvo lugar en 1998. El defensa del Coventry, David Busst, sufrió una doble perforación de tibia y peroné en un choque contra Denis Irwin, defensa del Manchester United. El golpe fue tan grande que el hueso le perforó la piel derramando tanta sangre que hubo que limpiar el campo. El portero de United, Peter Schmeichel, que presenció el accidente en primer plano tuvo que recibir asistencia psicológica. Busst no pudo volver a jugar profesionalmente.

El jugador del Deportivo Manuel Pablo sufrió en 2001 una doble rotura de tibia que le apartó de los terrenos de juego durante meses, impidiéndole acudir al Mundial de Corea y Japón. Tras su recuperación, la lesión solo le permitió jugar 28 partidos en las dos siguientes temporadas.

El futbolista brasileño, con pasaporte croata, del Shakhtar Donetsk sufrió una lesión durante su etapa en el Arsenal inglés. Allí, Eduardo sufrió una dura entrada en los primeros minutos del encuentro ante el Birmingham City el 23 de febrero de 2008 que le produjo una fractura de tibia y peroné. Da Silva se perdió el resto de la temporada y la Eurocopa 2008 que hubiese disputado con la selección de Croacia. Finalmente, un año después de la lesión, el brasileño pudo volver a pisar un terreno de juego, anotando un doblete.

El 7 de Junio del 2006, Djibril Cissé se fracturó la tibia y el peroné en un partido amistoso entre Francia y China. A los diez minutos de partido, el delantero chocó con un defensor, a los diez minutos del partido de su selección contra el combinado de China. Uno de los defensas asiáticos empujó al ariete galo, que perdió el equilibrio con tan mala suerte que al caer se le torció la pierna y se la rompió justo por encima del tobillo. La lesión le impidió acudir al Mundial de Alemania de 2006 y le ocurrió apenas año y medio después de dejar atrás otra fractura múltiple. Y es que el 30 de Octubre del 2004, Cissé cayó gravemente lesionado en un encuentro contra el Blackburn Rovers donde se rompió la tibia y la fíbula.

El haltera húngaro Janos Baranyai tuvo que ser trasladado rápidamente al hospital con una aparatosa dislocación de su codo derecho, sufrida durante la modalidad de arrancada de la categoría de 77 kilos de los Juegos de Pekín. El magiar trataba de levantar 148 kilos cuando su codo cedió y se dislocó. El atleta cayó inmediatamente al suelo gritando y llorando de dolor. Baranyai, de 24 años, fue retirado de la plataforma de levantamiento por las asistencias y trasladado inmediatamente a un hospital para hacerle las pruebas pertinentes y colocarle el codo.

El atleta francés Salim Sdiri resultó herido al ser alcanzado en el costado derecho por la jabalina de otro atleta durante la celebración de la Golden Gala de Roma (el viernes 13 de julio de 2007). La jabalina le penetró siete centímetros sin atravesar, milagrosamente, ningún órgano vital, pese a las impactantes imágenes. Sdiri no echó la culpa de la accidental escena al finés Tero Pitkämäki, responsable del suceso y que competía en las pruebas de jabalina. Más bien lanzó sus dardos hacia la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), a quien reclamó ampliar las medidas de seguridad para evitar ese tipo de accidentes. "¿Esperan a que haya un muerto?" declaró molesto a la prensa.

Este año se han cumplido el vigésimo aniversario de la trágica muerte de uno de los mejores pilotos de Fórmula Uno de todos los tiempos: Ayrton Senna. A día de hoy, nadie sabe aún esclarecer las causas de su accidente en Imola aquel fatídico 1 de mayo de 1994 y hay teorías de todo tipo: desde un error de conducción hasta defectos en la construcción del Williams FW16. Lo cierto es que la magia del brasileño al volante se apagó en la curva de Tamburello. Tras su muerte, se llevaron a cabo una serie de mejoras de seguridad tanto en el circuito de Imola como en el resto de la F1, las cuales incluyeron rectas más cortas, más espacio en curvas peligrosas y motores menos potentes.

El carismático piloto italiano de Moto GP perdió también su vida sobre el asfalto de un circuito. El 23 de octubre de 2011 en la curva 11 de Sepang, en Malasia, sufrió una caída tras la que, todavía aferrado a su moto, fue atropellado por Colin Edwards y Valentino Rossi a tal velocidad que incluso su casco salió despedido. Ninguno de los dos pudo reaccionar a tiempo para evitar el fatal desenlace. Valentino Rossi le pasó por la cabeza y el cuello, y Colin Edwards le golpeó en la espalda. El piloto italiano sufrió gravísimos traumatismos en cabeza, cuello y pecho, lo que le produjo un paro cardiorrespiratorio. Los médicos de la clínica del circuito estuvieron 45 minutos intentando reanimar al piloto pero finalmente no pudieron salvar su vida.