Publicado: 17.12.2014 23:54 |Actualizado: 17.12.2014 23:54

Dimite el fiscal que denunció las irregularidades en la elección de Rusia y Qatar para los Mundiales

Michael J. García dice que "ningún comité independiente, investigador o panel de arbitraje puede cambiar la cultura de una organización"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Michael J. García, en una rueda de prensa en 2012. /REUTERS/Michael Buholzer

Michael J. García, en una rueda de prensa en 2012. /REUTERS/Michael Buholzer

MADRID.- El presidente del órgano de instrucción de la Comisión Ética de la FIFA, Michael J. García, dimitió hoy de su cargo después de que la Comisión de Disciplina rechazara su recurso contra el cierre de la investigación de la concesión de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022.

En un comunicado, el exfiscal estadounidense aseguró que "ningún comité independiente, investigador o panel de arbitraje puede cambiar la cultura de una organización". "Hoy 17 de diciembre de 2014 dimito como presidente de la cámara de investigación del Comité de Ética de la FIFA", escribió.

La dimisión de Michael J. García se ha producido 24 horas después de que la Comisión de Disciplina de la FIFA anunciara que no hay motivos para incoar expediente disciplinario al responsable del otro órgano de su Comisión Ética (la cámara de resolución), el alemán Hans-Joachim Eckert, quien concluyó que no hubo irregularidades en la concesión de los Mundiales de 2018 y 2022.

Eckert adoptó esta decisión el pasado 13 de noviembre sobre un informe previo elaborado por Michael J. García, pero consideró que era imposible publicar el documento de éste en su totalidad y optó por hacer público un extracto de 42 páginas junto a su resolución, en la que dijo no encontrar argumentos para anular el proceso.

Michael J. García empleó más de un año para elaborar los 350 folios de su investigación, después de entrevistar a más de 75 testigos y recopilar un registro que, además de grabaciones con los entrevistados, incluye más de 200.000 páginas sobre el caso.

El informe de García reflejó actividades de los equipos que defendían las candidaturas a los Mundiales de 2018 y 2022 para captar el voto, como la entrega de regalos a personas vinculadas a la FIFA, algunas de ellas ya sancionadas por ésta por incumplir el Código Ético. García discrepó de las conclusiones de Eckert, por entender que contienen "numerosas, incompletas y erróneas reproducciones de los hechos", y anunció su intención de presentar un recurso.



El martes el presidente de la Comisión Disciplinaria de la FIFA, Claudio Sulser, concluyó que las reclamaciones carecen de fondo y que, en lo que a él respecta, "no ha habido infracción alguna por parte de Eckert".

García lamentó la evolución de sus investigaciones, en las que, en un principio, durante los dos primeros años posteriores a su nombramiento en 2012, tuvo la sensación de que el Comité de Ética estaba "haciendo un progreso real" en el avance de la aplicación de la ética en la FIFA.

Sin embargo, afirmó que en los "últimos meses" todo "cambió" y se remonta a septiembre, cuando envió el "Informe de Investigación sobre la Copa del Mundo de la FIFA 2018/2022" al órgano de decisión de la Comisión Ética de la FIFA, como el momento en el que comenzó a notar diferencias respecto al inicio del proceso.

García se mostró en total "desacuerdo" con la última decisión del Comité de Apelación e indicó que "parece" que "al menos" en un futuro, el informe de Eckert se mantendrá como "la última palabra" en el proceso de licitación de los Mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022.

"Aunque la decisión del Comité de Apelación señala que el recurso ulterior puede ser llevado a la Corte de Arbitraje del Deporte, he llegado a la conclusión de que llevar a cabo esa acción no sería viable en este caso", agregó. "La decisión de Eckert me hizo perder la confianza en la independencia del órgano de decisión. Es la falta de liderazgo en estos temas dentro de la FIFA lo que me lleva a la conclusión de que mi papel en este proceso llega a su fin", concluyó.