Público
Público

Dinamarca vence a Croacia y será el rival de España en la final

Los daneses son los actuales campeones de Europa y subcampeones del mundo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección de Dinamarca será la rival de la selección española en el Mundial de balonmano, que se está disputando en España, después de superar (30-24) con contundencia a Croacia este viernes en el duelo de semifinales disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona, donde los daneses fueron un rodillo marcando su ritmo en todo momento para colarse en la gran final.

Dinamarca se medirá con España, que barrió en la otra 'semi' a Eslovenia, por el título mundial el próximo domingo. El conjunto danés confirmó su favoritismo y fue poco a poco gestando una victoria que terminó siendo contundente ante la rendición croata en los últimos minutos. Las paradas de Landin, la férrea defensa y los nueve goles de Eggert fueron decisivas en la victoria danesa.

El combinado danés comenzó mucho mejor que su rival. Con ganas de imprimir velocidad y robar balones, Dinamarca desactivó a una de las mejores selecciones del Mundial. Aún así las defensas se imponían a los ataques y los goles llegaban con dificultad. El extremo Eggert se convirtió en la mejor arma de los daneses no sin olvidarse de la gran labor defensiva de Hansen, en especial en robos y recuperaciones.

Además, el magnífico meta Landin complicaba más aún los intentos croatas (6-1). Dinamarca frenaba los intentos del central rival Duvnjak y dominaba un partido con un tanteo bajo. Con el paso de los minutos Croacia mejoró en defensa y su meta Alilovic cogió también algo de protagonismo deteniendo el ataque danés en 10 goles.

El bronce en los pasado Juegos Olímpicos logró acercarse a la subcampeona del mundo en tres tantos (10-7) pero a partir de ahí Dinamarca volvió a ponerse seria. La campeona del Europa imponía el ritmo que le interesaba en cada momento (14-11), contando además con una férrea defensa que mantenía fuera de tono a los pilares de su rival, Duvnjak y Kopljar.

Tras el descanso, Croacia buscó soluciones pero la defensa danesa obligaba a un lanzamiento muy exterior, donde Landin mostraba su calidad bajo los palos. Por si fuera poco, el desgaste croata hacía mella en sus filas y solo Bicanic encontraba la red rival con algo de facilidad.

La superioridad de Dinamarca era latente y el propio técnico de Croacia, Slavko Goluza, dio entrada a jugadores menos habituales aún a falta de cinco minutos para el final. Los de Wilbek terminaron de estallar para sellar con contundencia su pase a la lucha por el título donde espera España. El anfitrión y Dinamarca reeditarán las semifinales del último Europeo y también del Mundial.

DISPLAY CONNECTORS, SL.