Público
Público

El discurso del rey Casillas

El portero madrileño iguala hoy a Zubizarreta como jugador español con más partidos internacionales, 126

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El 30 de noviembre de 1955 la selección española visitó por primera vez uno de los templos del fútbol, el viejo Wembley, donde fue goleada por Inglaterra (4-1) en un partido amistoso. Hoy, más de medio siglo después, La Roja pisa el nuevo Wembley con cartel de favorita. Los ingleses, inventores de este deporte, no ocultan su admiración, incluso temor, por el fútbol de la campeona del mundo y de Europa.

'Será un partido difícil porque son muy buenos. Contra España hay que jugar con velocidad y con mucha confianza. Tomaremos riesgos, pero no muchos', avisó ayer Fabio Capello, seleccionador inglés. Lo nunca visto.

El portero se emocionó con un vídeo de sus mejores paradas

La historia era bien distinta hace 56 años. 'La clara lección de Wembley', tituló El Mundo Deportivo en la portada del 2 de diciembre de 1955. 'El fútbol español está registrando una peligrosa evolución hacia jugadores que corren mucho ellos, pero se olvidan de lo esencial: hacer correr la pelota', subtitulaba el diario deportivo. En su análisis de la abultada derrota española, Carlos Pardo iba más allá: 'Nuestro equipo nacional atraviesa una crisis de grandes figuras... Corren lo jugadores, los pequeños peones, estas ratitas sabias que tanto abundan en nuestros clubes, pero el balón no circula en la forma libre y abierta que produce profundidad, velocidad y desmarcaje'.

Justamente tres de las características primordiales del esqueleto que soporta el celebrado fútbol de la España actual. Un grupo fino y rocoso a la vez, organizado desde la banda por Del Bosque y comandado sobre la hierba por Casillas y Xavi, los tres protagonistas que comparecieron ayer en Londres ante los medios de comunicación.

La cita de esta tarde será especial para el capitán de La Roja, que empatará con Zubizarreta como jugador español con más partidos internacionales, 126. Casillas es 'una maravilla de portero que nos ha salvado de muchas derrotas, que siempre tiene esa estrella que todos tienen', según Xavi. 'Cuando todo está perdido, aparece Iker y te salva', añadió el centrocampista del Bar-ça, sentado a la izquierda del guardameta madrileño, que minutos antes no había podido aguantar la emoción. Se le saltaron las lágrimas cuando, antes de su intervención, se proyectó un vídeo con sus mejores paradas y, cómo no, el instante en el que recoge la preciada Copa del Mundo en Suráfrica.

Xavi: 'Cuando todo está perdido, aparece Iker y te salva'

Del Bosque, a la izquierda de Iker, y Xavi aplaudieron cariñosamente. El técnico le dio la mano a su capitán y este, recomponiéndose, dio las gracias por la inesperada sorpresa. 'No suelo hablar de las cosas hasta que no se hacen. El récord de Zubizarreta está cerca de batir, pero hasta que no lo cumpla siempre intento mantener la calma dijo. Miras atrás y te quedas con los buenos momentos'.

'Conseguirlo en Wembley es especial para mí. Conocí el antiguo y va a ser la primera vez que voy a pisar el nuevo. A diferencia de los clubes, con la selección te acuerdas de todos los momentos vividos, son menos y los disfrutas más. Recuerdo el día que debuté en la sub-15 aquí. Tenía 14 años. Venía de jugar la liga de cadetes en Madrid en campos de tierra y pasé a jugar en Wembley. Lo recuerdo con nostalgia porque ha pasado mucho tiempo, pero sintiéndome un privilegiado', evocó Casillas.

Xavi e Iker dos figuras, dos amigos y sus compañeros se enfrentan a una Inglaterra que persigue desde hace décadas la excelencia y, sobre todo, un título. La prueba de hoy es fundamental, pues Capello tiene siete meses para componer un grupo solvente que intente el asalto a la Eurocopa del próximo año. Por eso ha prescindido de Rooney. El delantero del Manchester United, sancionado, no podrá jugar los tres partidos de la fase de grupos del torneo que organizan Polonia y Ucrania, así que mejor habituarse a vivir sin sus goles.

Rooney no será actor en la consagración de Casillas como leyenda del fútbol español. En 1925 la tartamudez impidió al príncipe Alberto (luego Jorge VI) clausurar la Exposición del Imperio Británico. La escena, fielmente rodada en el arranque de la oscarizada película El discurso del rey, tuvo lugar en el viejo Wembley, inaugurado dos años antes y demolido en 2002. Sobre sus cenizas renació en 2007 un futurista estadio con capacidad para 100.000 espectadores. El espectacular arco que lo cruza de punta a punta será hoy testigo de la coronación del monarca Iker.