Público
Público

Djokovic se mete en las semifinales de la Masters Cup

El serbio ha sumado su segunda victoria en Shanghai ante Davydenko. El argentino Juan Martín del Potro recupera opciones tras ganar a Tsonga

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El serbio Novak Dkokovic, segundo cabeza de serie y tercer jugador del mundo, se convirtió hoy en el primero que asegura su presencia en las semifinales de la Copa Masters de Shanghai, mientras que el argentino Juan Martín del Potro mantuvo sus opciones de seguir en liza.

Djokovic derrotó en un duro encuentro al ruso Nikolay Davydenko, por 7-6 (3), 0-6 y 7-5, y este queda a expensas de lo que suceda el jueves, puesto que está igualado con Del Potro a una victoria y una derrota.

El balcánico, que sumó su segundo triunfo, se vio obligado a remontar en la primera manga para igualar a su rival y exhibió en el desempate un amplio muestrario de golpes, pero se hundió de manera inexplicable en el segundo set, en el que Davydenko no tuvo piedad. Fue la primera vez desde la final de Estoril en abril del 2007 en la que Djokovic cedía un 6-0, contra el francés Richard Gasquet.

Sin embargo, Djokovic se rehizo y volvió al partido, que recuperó la tónica del equilibrio. Cuando todo apuntaba a un nuevo desempate, el serbio se hizo con una rotura que le puso por delante con 6-5 y remató con su saque en el segundo punto de partido que tuvo.

Del Potro se mantuvo con vida en el torneo a costa del francés Jo-Wilfried Tsonga, al que derrotó en dos sets que se decidieron en el desempate, 7-6 (7-4) y 7-6 (7-5), en un encuentro entre dos de los cuatro novatos del torneo.

Del Potro, séptimo cabeza de serie, y Tsonga, sexto, intercambiaron roturas de servicio, golpes de maestro y errores inusuales en ambas mangas, pero el argentino fue el que se mostró más firmes en los desempates, en el segundo con la colaboración de un rival muy descentrado.

El francés perdió su saque nada más empezar y se vio pronto con un 2-0 en contra que le obligó a un esfuerzo extra: con tres juegos seguidos compensó sus errores iniciales y equilibró el parcial, en el que cada jugador ya conservó su saque hasta el 6-6.

Pero fue el de Tandil el que mostró mayor madurez en los juegos decisivos, ayudado sin duda por la inestabilidad del finalista del Abierto de Australia que logró 17 saques directos, pero también cometió demasiadas precipitaciones.