Publicado: 02.11.2013 16:47 |Actualizado: 02.11.2013 16:47

Djokovic remonta a Federer

El serbio, primer finalista del Masters 1.000 de París, tras vencer en semifinales al suizo por 4-6, 6-3 y 6-2 en algo más de dos horas de juego

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El serbio Novak Djokovic, número dos del mundo, remontó un set en contra el suizo Roger Federer para convertirse en el primer finalista del Masters 1.000 de Bercy, al imponerse por 4-6, 6-3 y 6-2 en algo más de dos horas de juego.

Nole, ganador del torneo en 2009, tratará de sumar su segunda victoria en la pista cubierta parisiense. Además de sumar su sexto título del año, el serbio amenaza el número uno de Nadal en el ránking mundial.

El serbio prosigue su racha inmaculada de final de temporada. No ha perdido ningún partido desde que le derrotó Nadal en la final del Abierto de Estados Unidos y, con las cuatro victorias de París, suma ya 16 triunfos consecutivos. Djokovic pretende prolongar en Bercy su magnífica gira asiática, donde ha sumado los torneos de Shangai y Pekín. Además, ganó el Abierto de Australia y los Masters 1.000 de Dubai y Montecarlo.

El serbio demostró, al tiempo, su supremacía con Federer, que en los últimos años es cada día más patente. Ante la mirada del futbolista sueco de origen balcánico Zlatan Ibrahimvic, con quien peloteó al final del partido, Djokovic fue un ejemplo de regularidad, que no se descompuso ni cuando Federer hizo un tenis que recordaba al de sus años de número uno del mundo.

El suizo se quedó con la miel en los labios en su intento de sumar un grande en su peor temporada en una década. Su juego había mejorado en las últimas semanas y en cuartos derrotó al argentino Juan Martín del Potro, su primera victoria sobre un "top 10" en el año. Pero una cosa es ganar a uno de los diez mejores y otra diferente ganar al segundo mejor. Federer, ganador en Bercy hace dos años, saltó como un torbellino para conseguirlo y por un momento dio la sensación de poder hacerlo. Ganó el primer set y, de inicio en el segundo, rompió el saque de su rival. Hasta ahí le llegó la gasolina.

El suizo pasó de un juego impecable, variado y preciso, desde el fondo de la pista y en la red a un tenis menos potente que fue desplegando con el paso de los minutos. Djokovic fue más regular. Se vio superado por el torbellino del suizo en el primer parcial pero aguardó su momento. Pudo evitar la cesión del primer set, puesto que en el décimo juego, con 5-4 a favor del suizo y saque, tuvo dos bolas de quiebre, pero la reacción de Federer evitó la remontada.

Fue el momento más crítico del número dos, que cedió su saque nada más comenzar la segunda manga. Contra las cuerdas, Djokovic reaccionó. Recuperó el servicio al siguiente juego y el dominio de la pista cambió de lado. La máquina suiza perdió empuje y, a medida que pasaban los minutos, el poderío se iba desplazando del lado del serbio. Djokovic marcaba el ritmo, solo roto por los golpes de genio del exnúmero uno, cada vez menos frecuentes y eficientes.

El serbio no relajó la presión. Rompió el saque de su rival en el sexto y mantuvo la ventaja hasta el final, sin que Federer pareciera ya encontrar recursos para remontar. Nole ya no quería que se le fuera el partido y en el set definitivo elevó el nivel, a medida que el de Federer declinaba. Tras romper en el tercero, manejó la renta e, incluso, la agrandó en el séptimo para cerrar el partido en el siguiente con su servicio.