Público
Público

Dopaje de la campeona olímpica

La jamaicana, oro en Pekín

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Oxicodona. Una sustancia derivada del opio y que se utiliza especialmente para tratar el dolor de tipo oncológico es la resposable de que la mujer más rápida del mundo vaya a ser sancionada por dopaje. Shelly-Ann Fraser, campeona olímpica de los 100 metros en los Juegos de Pekín (2008) y en los Mundiales de Berlín (2009).

El doctor Jordi Segura, director del laboratorio antidopaje de Barcelona, estima que se trata de un positivo más atribuible a un descuido que a un intento premeditado de doparse. 'Estamos ante un analgésico, un producto que no tiene realmente utilidad de cara a aumentar el rendimiento de una velocista', señala Segura, máximo experto de la lucha contra el dopaje en nuestro país. 'A mi me da la sensación de que habrá utilizado este producto para combatir algún dolor puntual, pero lo cierto es que está en la lista de sustancias prohibidas. Y las sustancias se prohiben cuando cumplen dos de los tres criterios: que sean dañinas, que eleven el rendimiento de forma artificial o que vayan contra el espíritu del deporte' sentencia Segura.

No habrá examen de la muestra B porque Fraser no va a recurrir

La defensa de Fraser va en la línea que marcan desde el laboratorio de Barcelona. La velocista jamaicana, que dice no tener 'nada que ocultar', afirma que fue su entrenador, Stephen Francis, quien le proporcionó el medicamento 'es el que me tomo yo para mis piedras del riñón', le dijo cuando la velocista le comentó que llevaba tres días con fuertes dolores de muelas.

El error de Fraser está en que no declaró que estaba tomando ese medicamento cuando pasó el control de orina el pasado mes de mayo en la Liga del Diamante disputada en Shanghai. 'El medicamento me quitó el dolor pero me dejó muy débil y corrí mal aquella prueba', explicó ayer la jamaicana.

El entrenador Francis dice que la sustancia no sirve para una velocista

La Federación Internacional (IAAF) le ha suspendido provisionalmente, a la espera de una audiencia para que se defienda. Por su parte, Fraser ha declarado que va a dar 'explicaciones en una reunión con la federación de atletismo de Jamaica'.

Nick Davies, portavoz de la IAAF, señaló ayer que aún no han concluido el informe y añadió que las explicaciones de la atleta son decepcionantes. 'Nos defrauda el descuido de Fraser. Los atletas saben que deben prestar mucha atención a los medicamentos que toman: las reglas están muy claras'.

Fraser señaló que acepta tener 'parte de responsabilidad'. Añadió sentirse 'enfadada porque parece que todo el mundo asume ahora que tomo drogas. En cierta forma, esto arruina mi reputación' confesó ayer la campeona olímpica.

Francis, que también entrena al explusmarquista mundial Asafa Powell, resta importancia al positivo: 'No es una sustancia que aumente el rendimiento ni un enmascarante. Lo normal es que reciba una amonestación pública y punto'.

Hasta el momento sólo se ha analizado la muestra A pero no se va a examinar la muestra B porque la atleta no va a recurrir el resultado. Al no haber anabolizantes de por medio, el caso Fraser no parece droga dura'.