Público
Público

Dortmund, de nuevo en el camino

El Real Madrid quiere repetir la senda de 1998 para conquistar la Décima pero la fase de grupos les pone sobre aviso del peligro del Borussia. Los de Klopp, sin complejos, se han topado con el 'revuelo Götze'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando en aquel sorteo de la fase de grupos de la presente Champions, el Real Madrid quedó encuadrado con el City, el Borussia y el Ajax, nadie logró vislumbrar que en las semifinales podrían volverse a verse españoles y alemanes.  Ahora ya nadie duda de las virtudes del conjunto de Dortmund. Llegar a la antesala de la final supone el fruto recogido al trabajo exhaustivo de Jürgen Klopp al frente de un grupo de jóvenes talentos que encandila a Europa.  

En aquellos dos partidos de octubre y noviembre el Borussia fue el único equipo capaz de plantarle cara al de conjunto de Mourinho. En el Signal Iduna Park, escenario del choque de esta noche (21:30 horas), se impuso gracias a los goles de Lewandowski y Schmelzer (2-1). Y en el Bernábeu a punto estuvo de hacer saltar las apuestas (2-2).

El conjunto amarillo se clasificó, contra pronóstico, primero de grupo. Y después ha mantenido su ritmo demoledor en la eliminatoria ante el Shakhtar Donetsk y contra el Málaga demostró su altura al darle la vuelta al marcador en los minutos finales. El bombo ha vuelto a cruzar su camino con el Real Madrid, que espera repetir aquella recordada semifinal de 1998, en la que se impuso al Borussia que había ganado la Copa de Europa el año anterior y que precedió a la ansiada Séptima tras 32 años de sequía.

Con la Bundesliga en manos del Bayern de Múnich, el Borussia llega totalmente desinhibido al choque. Le ha cargado de moral la clasificación 'in-extremis' ante los andaluces, lo que les ha situado en una ronda que solo lleva a la ilusión. La ciudad rebosa euforia y los de Klopp no saborean la presión que se masca en las filas madridistas. Eso forma un caldo de cultivo perfecto para que despliegue el fútbol alegre e incisivo que le gusta.

Sin embargo, el anuncio del fichaje de Mario Götze por el Bayern de Múnich, que ha pagado su cláusula de 37 millones de euros para hacer de él la primera piedra del proyecto Guardiola, ha enturbiado las horas previas al enfrentamiento. No ha sentado nada bien en el equipo que justo antes de un partido tan importante se anuncie el traspaso de la perla del Borussia. 

El Real Madrid, tras años deambulando por los fantasmas de octavos, ha vuelto a ser un habitual de las semifinales. Y este es el año en el que aspira a dar, por lo menos, un paso más. 'A ver si ahora el fútbol hace justicia con mis jugadores y conseguimos llegar a la final', proclamaba ayer José Mourinho. Hace dos años el Barcelona se interpuso en su camino y el año pasado fueron los penaltis ante el Bayern los que le apartaron de la final muniquesa. 

Mourinho se jactó ayer de ser el artífice de esa mejoría en la máxima competición continental: 'Cuando llegué aquí, el Real Madrid ya tenía nueve Copas de Europa, ya era el más rico en historia, pero no era ni cabeza de serie en los sorteos. Ahora lo es. Es el tercero en el ránking. Hemos mejorado bastante'.

El Real Madrid debe también aprender de aquella eliminatoria contra los de Jupp Heynckes y no jugar con el hecho de jugar la vuelta en el Bernabéu, un factor que en esta campaña vive por primera vez y que no es el que realmente gusta al técnico portugués. El Dortmund demostró su peligro en Madrid, donde dominó hasta el postrero tanto de Ozil por 1-2, y afrontar la vuelta en inferioridad de condiciones puede ser peligroso.

Por eso, la visita de esta noche exigirá a los blancos dar el máximo nivel. El rival y la estadística lo estiman. Y es que el Madrid tan solo ha sumado una victoria de sus 23 visitas a tierras germanas, fue ante el Bayer Leverkusen en septiembre de 2000. Sus dos últimos desplazamientos también acabaron en derrota, ya que al 2-1 de octubre, añade el mismo resultado la campaña pasada en la misma ronda ante el Bayern de Múnich, con el gol de Mario Gómez en los últimos compases.

Pero poco va a tener que ver esta semifinal con la fase de grupos. Sobre todo porque el Madrid no es el mismo. Ha mejorado, ha vuelto a compactarse en defensa y olvidado de la pelea por la Liga y con la final de Copa aparcada, todos sus esfuerzos se dirigen en lograr la Décima. Y cuenta con el aliciente de tener en Cristiano Ronaldo al jugador más en forma del planeta. El portugués no encuentra obstáculos en su carrera continua hacia la excelencia y en los últimos tiempos es el alma pura del Madrid.

Con sorpresa, Mourinho desveló ayer la alineación con la que saltará al Signal Iduna Park. Diego López, recuperado de sus molestias, volverá a defender la portería. La defensa experimenta algunos cambios. Sergio Ramos sustituye al sancionado Arbeloa. Varane y Pepe formarán en el eje y Coentrao en la izquierda. Por delante, la dupla Xabi Alonso-Khedira. De enganche Özil, que se encuentra también en un momento excepcional como demostró ante el Betis. Por la izquierda el insustituible Cristiano, por la derecha Di María es la única duda. El argentino acaba de ser padre y todavía no se ha incorporado a la expedición blanca en Alemania. Y en punta comenzará Gonzalo Higuaín.

Por su parte, Klopp podrá contar con el goleador Robert Lewandowski, que había sufrido un golpe en el muslo en el partido del sábado contra el Maguncia, pero ya está recuperado y podrá jugar. En defensa volverán a jugar los laterales, verdaderos puntales, Piszczek y Schmelzer. En el centro la duda está en la pareja de Hummels, que podría ser Santana o Subotic.

En los últimos días se ha discutido sobre la posibilidad de que Klopp opte por jugar ante el Real Madrid con Ilkay Gündogan y Nuri Sahin como medio centros, prescindiendo de un hombre más defensivo como Sven Bender o Sebastian Kehl, para así aumentar la presión ofensiva sobre el equipo blanco pero también supondría un riesgo en el aspecto defensivo. Por delante estará el cuarteto habitual con Jakub 'Kuba' Blaszczykowski y Marco Reus por las bandas, Götze como enganche y el polaco como ariete.

Borussia Dortmund: Weidenfeller; Piszczek, Subotic, Hummels, Schmelzer; Gündogan, Bender; Blaszcykowski, Götze, Reus; y Lewandowski.

Real Madrid: Diego López; Sergio Ramos, Varane, Pepe, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María, Özil, Cristiano Ronaldo; e Higuaín.

Árbitro: Bjorn Kuipers (HOL).

Estadio: Signal Iduma Park de Dortmund.

Hora: 20.45.