Público
Público

Los dueños cambian de idioma

'Míster Alí', otro millonario extranjero seducido por la Liga BBVA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un qatarí, un italiano y un indio. Suena a prólogo de chiste malo, pero son las nacionalidades de los propietarios del Málaga, Granada y Racing, respectivamente. El fútbol español está de moda y el capital extranjero ha puesto sus ojos en clubes con poso histórico, cualquiera que sea su categoría.

La Premier, pionera en la profesionalización del fútbol, abrió la ruta del dinero que, mayoritariamente, procede de Oriente. La mitad de los clubes que compiten en la élite inglesa son de propiedad extranjera.

La igualdad entre los equipos y su difusión en infinidad de países son los principales y complementarios atractivos de la Liga inglesa. El campeonato español está huérfano de ambos argumentos pero, a cambio, cuenta con los dos grandes astros del planeta fútbol Messi y Cristiano y con la inmensa mayoría de integrantes de la selección campeona del mundo.

El pasado junio, Sheikh Al Thani, jeque qatarí, formalizó la adquisición del Málaga. Pagó 36 millones de euros, una propina para alguien cuyo patrimonio personal se cifra en más de 16.000 millones y que dirige un conglomerado empresarial Grupo NAS con más de 3.000 empleados y múltiples negocios: hoteles, concesionarios de coches, electrónica, agencias de viaje... Emparentado con el emir de Qatar país en el que abundan los yacimientos de gas y de petróleo, el hijo del presidente del club andaluz es famoso en Málaga por pasearse en un Pagani Zonda, un deportivo de más de 600 CV de potencia considerado el tercer coche más caro del mundo (500.000 euros).

La mitad de los equipos de la Premier son de dueños extranjeros

Al Thani liquidó la deuda malacitana de 13 millones y se gastó otro tanto en fichar a Sebastián Fernández, Rondón y el técnico portugués Ferreira. Pero el equipo no carburaba, así que volvió a tirar de talonario y, amén de sustituir a Ferreira por Pellegrini, ha sido el animador del mercado de invierno, abierto hasta el próximo día 31, contratando a Demichelis, Baptista, Camacho, Asenjo, Maresca y Buonanotte.

'Antes, los clubes tenían un punto de romanticismo; ahora, con las sociedades anónimas, se corre el riesgo de perder las señas de identidad opina Luis Rubiales, presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). Ahora bien, es cierto que a los futbolistas no les importa de dónde viene la seguridad. Lo que quieren es la garantía de que van a cobrar el sueldo'.

En plena fiebre de gasto malaguista, el Racing, otro histórico apurado, supo del interés de Ahsan Syed Alí, magnate indio afincado en Bahrein, quien el pasado sábado firmó la adquisición de las acciones del club cántabro. Míster Alí, como ya se le conoce en Santander, ha prometido invertir unos 90 millones de euros, de los cuales una tercera parte corresponden a la compra de la propiedad.

En Alemania, la ley impide que un club tenga más del 50% de capital foráneo

La operación se realizó a través del holding WGA Sports, con sede en Amsterdam, una de las numerosas empresas de Syed Alí. Sus negocios van desde la tecnología hasta el petróleo, pero la primera razón empresarial para aterrizar en España por la financiación de deuda de empresas inmobiliarias, una de sus especialidades.

El Granada es el tercer club español de propiedad extranjera. Su dueño es Gino Pozzo, empresario perteneciente a una familia italiana con negocios madereros entre otros y con aspiraciones ciertas de invertir en fútbol. Son dueños del Udinese, club revelación en el Calcio, y antes de comprar la entidad andaluza flirtearon con el Mallorca y el Espanyol.

Una cuarta entidad histórica, el Oviedo, vive pendiente de las noticias que llegan de México. La afición azul no perdonará que Alberto González, máximo accionista, regrese a España sin llegar a un acuerdo con el Grupo Pegaso. Los seguidores ovetenses llevan ocho años manteniendo viva la llama de un club que desde 2003 deambula con rumbo incierto por 3ª y 2ª B (actualmente). José Antonio García, mexicano de origen asturiano, dirige un grupo  -tecnología, prensa, etc.- que ya es dueño del Atlante, uno de los grandes del fútbol norteamericano. Ha ofrecido dos millones por el Oviedo.

El único requisito legal que deben cumplir los aspirantes a comprar es no formar parte del consejo de administración de otra sociedad anónima deportiva ni tener más del 5% de acciones de otro club. Si es así, el Consejo Superior de Deportes (CSD) da el pertinente visto bueno.

El capital extranjero no es el maná. Que pregunten en el mismo Santander que ahora se ilusiona con Alí o en Vitoria, donde sufrieron el vendaval Piterman. Tras un breve paso por el Racing, el empresario ucranio recaló en el Alavés, al que dejó en Segunda y con más de 20 millones de deuda. Tampoco aciertan los argentinos. Las experiencias de Souza, Grinbank y Tinelli en el Xerez, Leganés y Badajoz, respectivamente, acabaron en otras tantas frustraciones de las tres masas sociales.