Publicado: 10.07.2016 18:36 |Actualizado: 10.07.2016 18:36

Dumoulin gana la etapa reina de los Pirineos bajo la tormenta; Froome aguanta

El holandés se agiganta bajo una tremenda tormenta de agua y granizo para imponerse en la novena etapa del Tour. El británico mantiene el maillot amarillo. Contador se retira

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Dumoulin celebra su victoria en la novena etapa del Tour. REUTERS/Juan Medina

Dumoulin celebra su victoria en la novena etapa del Tour. REUTERS/Juan Medina

ARCALÍS (ANDORRA).- El holandés Tom Dumoulin (Giant Alpecin) se agigantó bajo una tremenda tormenta de agua y granizo para imponerse en la novena etapa disputada entre Vielha (España) y Arcalís (Andorra), de 184,5 kilómetros, la jornada reina de Pirineos que mantuvo a Chris Froome como líder y vivió la retirada del Alberto Contador.

Dumoulin, de 31 años, La mariposa de Maastricht, fue el más poderoso de la escapada inicial y con un espectacular ascenso en solitario de Arcalís, se presentó en meta brazos en alto bajo el chaparrón de granizo, feliz por celebrar su estreno en el Tour de Francia. Superó en 44 segundos a sus más inmediatos perseguidores, el portugués Rui Costa y el polaco Rafal Majka.

Ya sin Alberto Contador, retirado a 100 kilómetros de meta, los favoritos solo se movieron en los 3 últimos, en plena tormenta. El colombiano Sergio Henao fue la espoleta para que lo intentara Chis Froome, pero Nairo Quintana no le permitió despegarse ni un metro. Ambos entraron junto a Richie Porte, Adam Yates y Daniel Martin a 6.35 del ganador, quien cerró la jornada en 5h.16.24.



Combate nulo entre Froome y Quintana, pero algunos candidatos de la general sufrieron algunos daños: Purito Rodríguez, en su territorio, se dejó 21 segundos, Alejandro Valverde 42 segundos y el italiano Fabio Aru, 1 minuto.

El agua encogió los ánimos atacantes de los hombres de la general y Froome no aplicó su molinillo. Tímidos intentos, pero estrenó sin problemas el maillot amarillo, que mantuvo con 16 segundos sobre su compatriota Adam Yates y 19 respecto al irlandés Dan Martin. Nairo Quintana es cuarto a 23 y Purito quinto a 37. Valverde baja a la décima plaza, a 1.01.

La etapa reina del tríptico pirenaico empezó con brío, a 30 grados, y terminó a 7 con terrible tormenta. Enseguida se formó una temprana escapada con 19 corredores donde Movistar quería hacer sangre. Se metió Valverde acompañado de Anacona y Jesús Herrada, pero no hubo licencia para el murciano, que se dejó caer al pelotón. El Sky no permitió alegrías con el Bala suelto.

Ahora sí, la expedición que partió de Vielha, en tierras españolas, se lanzó a la aventura camino de Andorra. Un camino que se acortó para Alberto Contador, pues el madrileño, que refirió haber tenido fiebre durante la noche, salió más mermado de lo habitual en este Tour. Tras varios diálogos con el director y el medico, decidió bajarse de la bicicleta.

La escena se produjo en el kilómetro 84, tras lanzar un ataque en La Bonaigua (1a, 13 kms) y en pleno ascenso al Cantó, segundo de los cinco puertos incluidos en el menú de la etapa reina pirenaica. Desenlace que se veía venir en esta edición negra para el de Pinto. Brazo en alto, descenso de la bici y al asiento del copiloto. Abatido, Contador aún forzó una sonrisa para a estrechar a través de la ventanilla la mano de un aficionado que le regaló unas pocas palabras de ánimo.

Era su segunda retirada en una gran vuelta para Contador, de 33 años, ganador de dos Tours, dos Giros y tres Vueltas. La anterior, también en la ronda francesa, se produjo en 2014 cuando tras caer bajando el Petit Ballon. Un abandono a un día del posible anuncio de su fichaje por el Trek y a una semana de la lista de los 5 convocados por el seleccionador Javier Minguez para los Juegos Olímpicos de Río.

Siguió latiendo el Tour, que visitaba el Principado por quinta vez. La fuga cabalgaba a sus anchas. El belga De Gendt pasó al frente de la avanzadilla el Cantó (1a) y La Comella (2a), con el pelotón a diez minutos, a ritmo tranquilo, casi siempre impulsado por Mikel Landa, incansable. De Gendt pagó el esfuerzo y se hundió en el ascenso al penúltimo obstáculo, el Beixalis (1a), donde coronó el francés Pinot dentro de un grupo de 8 que compartía con Dumoulin, Anacona, Herrada, Diego Rosa entre otros.

Fue Dumoulin el más fuerte y decidido. Contra viento, marea y granizo puso la directa para hacer en solitario los 10 kilómetros que conducían a la meta de Arcalís. Nadie le pudo dar alcance al corredor holandés, el hombre que ganó dos etapas en la Vuelta 2015 y se quedó sin el maillot en la última jornada en favor de Aru.

El ciclista de Maastricht, que abandonó el año pasado firmó una inolvidable tercera victoria en la temporada. El día del diluvio para él salió el sol. No hay Brexit en el Tour cuando llega la primera jornada de descanso en Andorra. Los británicos mandan en la general.