Publicado: 12.05.2014 17:02 |Actualizado: 12.05.2014 17:02

El embajador de Brasil, sobre las muertes en las obras del Mundial: "La vida sigue"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El embajador de Brasil en España, Paulo César de Oliveira Campos, además de explicar todos los beneficios que va a conllevar el Mundial de fútbol para las arcas de Brasil ha tenido que responder a los temas más espinosos en torno a la gran cita del fútbol, como los retrasos en las obras de los estadios, las muertes de traabajadores, las protestas en la calle y las denuncias periodísticas.

"Hay cosas que pasan que uno no quiere que pasen por imprudencia personal o de la empresa"El diplomático, que ha participado en los Desayunos Deportivos de Europa Press, fue tajante al asegurar que "ninguna de las muertes se debe a presiones" por parte de la organización. Sin embargo, cargó a los trabajadores y a las empresas contratadas para las obras con las culpas de las ocho muertes sucedidas durante la edificación de los estadios. "Hay cosas que pasan que uno no quiere que pasen por imprudencia personal o de la empresa. Estamos involucrados en los 12 estadios, es mucho trabajo y un pequeño descuido de la empresa o el trabajador puede provocar que pase. La gente tiene ganas de hacerlo bien y rápido. Hay una fecha límite y la gente se apura y presiona, no es una buena señal, pero la vida sigue", confesó.

"La información que tengo es que el único estadio que no está listo es el de Curitiba"Con respecto al estado de los campos, Oliveira Campos aseguró que tan solo el estadio de Curitiba es el que todavía no está listo: "La información que tengo es que el único estadio que no está listo es el de Curitiba. Eso son hechos, no opiniones. Curitiba aún no está listo, pero lo va a estar, estamos a un mes de que empiece el Mundial. Los otros once están ya", confesó el embajador.

También intentó poner paños calientes a las protestas contra el Mundial y las encuestas que muestran que casi un 50% de la población es opuesta a la celebración del mismo. "Puede ser que el 48% esté en contra de que Brasil organice el Mundial, pero no contra el fútbol, puede ser que sea contra la forma como se han hecho las cosas. Cuando empiece el fútbol cambiarán las cosas porque hay muchos interés", admitió el embajador. Por eso, pidió "que se respeten los derechos de todos los ciudadanos". "Los que quieran manifestarse de forma pacífica pueden hacerlo. Lo que no se va a consentir es que unos pocos acudan a la violencia".

También quiso salir al paso el embajador del reportaje de un periodista danés en el que aseguraba que había niños a los que se estaba matando para hacerlos desaparecer de las calles de las ciudades de Brasil.  Cesar de Oliveira ha señalado que esto "no concuerda con la política del Gobierno de Brasil, pues el periodista habla de que estamos matando a los niños". Lo que sí reconoció es que Brasil necesita "sacar a los niños de las calles, darles educación y sanidad, que tengan un sitio donde quedarse, no ignorarlos".

"Somos brasileños, no suizos o suecos, y hacemos las cosas a nuestro tiempo"El diplomático aprovechó la ocasión para intentar tranquilizar al COI, que la semana pasada se mostró muy preocupado por los preparativos de las sedes de los Juegos Olímpicos de Río 2016. Somos brasileños, no suizos o suecos, y hacemos las cosas a nuestro tiempo, pero normalmente lo hacemos muy bien", aseguró con respecto a las críticas del vicepresidente del comité, John Coates. Además, recordó que están inmersos en la preparación de los Juegos y del Mundial "en la misma ciudad y al mismo tiempo". "Vamos a dejar que pase 2014, cada cosa a su tiempo. No hay prisa, quedan dos años, hay mucho tiempo", comentó, limitándose a comentar que "es el COI el que decide" al ser preguntado sobre las informaciones que señalan que los Juegos podrían celebrarse definitivamente en Londres si Brasil no llega a tiempo.

"Hay una gran expectativa sobre Neymar, será la gran estrella en el Mundial"En el aspecto deportivo, el embajador tuvo palabras para dos jugadores que marcarán el campeonato como son Neymar y Diego Costa. Con respecto al barcelonista, reconoció que "hay una gran expectativa sobre Neymar, será la gran estrella en el Mundial. El equipo de Brasil no tiene muchos jóvenes, pero es el equipo el que tiene que ganar, no sólo Neymar. Es la estrella en un equipo con jugadores muy importantes".

Y con respecto al delantero del Atlético, mostró su aceptación a la decisión de jugar con España. "Él decide qué es lo mejor y ha mirado esta posibilidad viendo que no tenía oportunidades con Brasil pero sí con España, es legítimo", apuntó. "Que le vaya bien, para nosotros, si gana con España ya tenemos un brasileño ahí y un trocito de estrella será nuestro. Y si gana Portugal, tenemos a Pepe", bromeó.

Sobre la actual campeona del mundo, el embajador brasileño no olvida que "es un gran equipo" y que "viene con un recorrido importante". "No es un adversario fácil, pero tiene que tener cuidado porque ser favorito, como Brasil, es malo", recalcó. "También están Argentina, Alemania o Portugal con Cristiano que pueden ganar. Los equipos tienen que llegar maduros al final, no al inicio, porque uno que llega bien puede llegar mal al final. Me gustaría ver una final Brasil-España", confesó Paulo César de Oliveira.