Publicado: 14.05.2015 22:08 |Actualizado: 15.05.2015 12:23

Arguiñano: "A Folguer
le di un pescozón y le señalé el podio, que
es donde le quiero ver"

ENTREVISTA AL CHEF Y DUEÑO DE LA ESCUDERÍA AGR. Con dos victorias en cuatro carreras, el equipo de Moto2 de Karlos Arguiñano apunta alto. "Ganar el Mundial sería apoteósico", exclama. Tras 26 años cocinando en televisión, ya no se calla nada: "No me gustan los programas como Masterchef que buscan la lagrimita, yo soy más de descojonarme".

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Arguiñano celebra junto a su equipo la victoria de Jonas Folguer en Jerez.

Arguiñano celebra junto a su equipo la victoria de Jonas Folguer en Jerez.

Karlos Arguiñano (Beasáin, 6 de septiembre de 1948) lleva más de un cuarto de siglo enseñando a cocinar a los españoles a través de la pequeña pantalla. Y desde hace seis años compagina su dedicación a los fogones con otra de sus pasiones, el motociclismo. Es propietario del equipo AGR, que compite en el Mundial en la categoría de Moto2. Fue su amigo Ginés Guirado, fallecido en 2012 el que le incitó a invertir, junto a él, en el deporte de las dos ruedas. Ahora está recogiendo los frutos del trabajo bien hecho. El domingo pasado en Jerez consiguió el segundo triunfo de la temporada en cuatro carreras de la mano de uno de sus pilotos, el alemán Jonas Folguer. En el paddock, el chef vasco no pudo contener las lágrimas.  

En su apretadísima agenda, nos reserva un hueco para hablar de este proyecto, por el que destila la ilusión de un niño pequeño. Un equipo, que pese a ser "como una familia", no ha parado de crecer "a base de esfuerzo" y que ya aspira a lo máximo. Arguiñano, mientras, disfruta del momento, pone su rostro, su experiencia, sus ahorros y echa sus redes para que piquen todos los patrocinadores posibles. Sincero, directo, peleón, no rehuye ningún tema. A sus 67 años, todavía no se ha cansado de cocinar pero sí de "los realities de cocina que buscan la lagrimita", de los ladrones y de ver las mismas caras en la política. 



Jonas Folguer, piloto de su equipo AGR Team, sumó en Jerez su segunda victoria en cuatro carreras disputadas en el Mundial de Moto2 ¿Esperaba este éxito?

"Yo tenía buenas vibraciones con Folguer porque el año pasado ya hizo dos podios y ya sabíamos entonces que era buen piloto y que estaba para hacer buenos resultados. Lo que no me esperaba era ganar la primera carrera en Qatar"

Yo tenía buenas vibraciones. Porque el año pasado ya hicimos dos podios con Jonas Folguer y ya sabíamos entonces que era buen piloto y que estaba para hacer buenos resultados. Sin embargo, empezaron a tantearle con subir a MotoGP y se le fue un poco la cabeza. Entonces, nos lo tomamos en serio y hablamos con él. Le comentamos que le íbamos a renovar un año más y le hicimos un aumento de salario pero le dijimos que se tenía que centrar. Así, el tiempo que no ha habido Mundial ha estado entrenando duro. Por eso esperaba hacer buenos resultados, ahora lo que sí que no esperaba era ganar la primera carrera (en Qatar). En Austin no se le dieron bien las cosas y yo lo achaqué a que no había comido bien. Y en la carrera en Argentina yo adelanté unos programitas para poder ir y allí le dio un pescozón y le señalé el podio con el dedo indicándole que ahí era dónde le quería ver. Hizo un carrerón, terminó noveno pero en las últimas vueltas hizo tiempos para ganar y me di cuenta de que estaba para ganar cualquier carrera. Por tanto, en Jerez yo tenía ya esas buenas vibraciones y se cumplieron.

¿Cómo puede describir el ambiente que se vive en su equipo?

El equipo es muy familiar, es un equipo muy bonito que a base de mucho esfuerzo ha ido creciendo. Además, mi hija Amaia es la telemétrica de Jonas.

¿Cuál ha sido la trayectoria del equipo desde sus inicios y quién le metió en el mundo de las motos?

"El equipo se llama AGR en honor a Ginés Guirado y a su viuda le prometí que yo no me iba a ir de este mundo sin subir a un podio. Ahora que ya he subido tampoco tengo ganas de irme, estoy caliente"

Llevamos desde 2009 en el Mundial. Yo tenía un socio, Ginés Guirado, que en 2012 se me murió de cáncer en seis meses y que fue el que me metió el veneno de las motos. Él había sido mecánico de Ángel Nieto y de Jorge Martínez 'Aspar' y es el que llevaba en los últimos 15 o 18 años el hospitality de Repsol. Un día me vino y me dijo 'Karlos, ¿por qué no montamos un equipo de motos?' Yo iba mucho a las motos pero no me hacía a la idea de formar un equipo. Pero bueno, me calentó los cascos y con Pol Espargaró, Efrén Vázquez y Joan Olivé montamos un equipo de 125 cc en 2009. Luego nos apartamos un poco porque no estábamos de acuerdo en algunas cosas con nuestros socios. Así que montamos el equipo por nuestra cuenta y hemos llegado hasta aquí. Ahora el equipo se llama AGR en honor a Ginés y a su viuda le prometí que yo no me iba a ir de este mundo sin subir a un podio. Y ahora que ya he subido tampoco tengo ganas de irme. Estoy caliente y espero que este año obtengamos muy buenos resultados.

¿Jonas se ha convertido ya en aspirante al título de Moto2 o es todavía demasiado pronto para eso?

"Igual todavía es un poco pronto para aspirar al título pero que nadie se olvide de Jonas Folguer. Si gana el Mundial sería un triunfo apoteósico"

Igual todavía es un poco pronto pero que nadie se olvide de Jonas Folguer. Él va a estar ahí arriba. ¿Dónde? No sé, pero ganar el Mundial sería un triunfo apoteósico. 

Ganar en Jerez tiene que saber de forma especial

Ya te digo. El ambientazo fue increíble. Yo llevo yendo a Jerez 17 años seguidos ya sé lo que se vive pero ese domingo además se me juntó que uno de los 19 equipos de balonmano femenino que yo esponsorizo en Zarautz subió a División de Honor y además Jonas ganó en Jerez. Así que fue un domingo perfecto. Apoteósico, la verdad.

¿Qué espera del próximo GP en Le Mans?

Esto de las motos es muy complicado pero vuelvo a pensar que estaremos adelante y estando ahí puede pasar cualquier cosa. Si la salida es buena Jonas tiene mucho ritmo de carrera, ha batido el récord de varios circuitos y eso quiere decir que va muy rápido.

¿Cómo es su trato tanto con Jonas como con Axel Pons? ¿Es un patrón muy exigente?

"Yo no voy a los grandes premios a que me hagan fotos. Lo que quiero es que pase el tiempo y que digan 'Joder, qué buen trabajo hizo Arguiñano aquí'"

Yo no soy muy exigente. Yo sí les hago ver siempre que todo el equipo está muy entregado y que ellos tienen que estar muy entrenados y el domingo en la carrera dar todo lo que tienen. Porque nosotros, en la medida que podemos, también lo damos todo y eso sí que se lo intento transmitir. Pero sólo les exijo lo que tienen que hacer, que es su trabajo. Yo sí puedo decir que me involucro en el equipo, no como otros famosos que han pasado por el motociclismo como si nada. Yo voy a las carreras, estoy ahí. Yo no voy a los grandes premios a que me hagan fotos. Lo que quiero es que pase el tiempo y que digan 'Joder, qué buen trabajo hizo Arguiñano aquí'.

Me imagino que habrá pasado  noches en vela dándole vueltas al proyecto

Muchas, muchas noches. Y no solo dándole vueltas al proyecto sino también pensando en cómo pago esto y lo otro.

Es que montar un equipo de Moto2 no es barato

De barato nada. Cuesta un dinero. Hay 16 o 18 personas viajando por todo el mundo, los chasis cuestan un dineral y cuando la moto roza el suelo supone mucho dinero. Así que no queda otra que tirar de sponsors fuertes. De momento, nos ha tocado poner dinero. Con estas dos victorias tenemos a 2 ó 3 sponsors a punto de firmar con nosotros y yo les digo que van a ser muy famosos y muy importantes.


Muchos equipos tanto en el Mundial de Motos como en el F1 sufren para encontrar patrocinadores, ¿usted ha sufrido también esos problemas o su popularidad le ha abierto más puertas que al resto?

"En mi productora hemos pasado la crisis sin echar a nadie (...) Empecé a pagar sueldos con 20 años y los he pagado todos"

Bueno, en mi productora (Bainet) llevamos trabajando desde hace 24 años la publicidad en todos nuestros programas. Entonces, la publicidad ha sido nuestro gran empujón. Nosotros hemos pasado la crisis sin echar a nadie. Una productora de Euskadi, sin estar en la movida madrileña ni en la movida catalana, ha aguantado el tirón sin despedidos y estoy muy orgulloso. Sólo nos hemos bajado los sueldos los que más ganamos. Yo, de cocinero y presentador, me he convertido en empresario y en mi vida me hubiera imaginado que iba a terminar de empresario. Igual, tengo ahora entre 200 y 250 personas trabajando para mí. Empecé a pagar sueldos con 20 años y los he pagado todos y ahora tengo 67 y sigo pagándolos. De eso estoy muy orgulloso. A mí nadie me ha dado nada y a mí no me gusta hacer las cosas mal.

Habla de los años que lleva trabajando y la mayor parte de ellos los ha pasado cocinando en un plató de televisión

"Igual no hay nadie que haya hecho 5.500 programas de televisión en España, como yo"

Es que llevo 26 años en televisión con un programa diario. Llevo emitidos 5.500 programas. Igual no hay nadie que haya hecho 5.500 programas de televisión en España. Luego también estuve cinco años en Argentina, del 95 al 2000. Lo compaginaba con mi programa en Telecinco. Fueron años impresionantes en los que rodaba al año 400 programas. Me encanta lo que hago, tengo un equipazo y los futbolistas no van a durar hasta los 67 años como yo.

¿Y no se cansa?

"Me gusta lo que hago, además pagan bien y doy trabajo a un montón de gente joven"

Lo que pasa es que me gusta lo que hago, además pagan bien y doy trabajo a un montón de gente joven, a los que ya he visto casarse, tener hijos... Para mí esa es mi gente, la que ha peleado conmigo. Y es que es todo un orgullo poder estar en tantísimos hogares en toda España.

Y cocinar no se pasa de moda

Que va, nunca. Antes se acaba el petróleo que las recetas de cocina.

Ahora hay un boom de programas relacionados con la cocina en televisión, ¿a qué se debe?

No tengo ni idea pero alguna culpa tendré yo.

¿Ha visto Masterchef? ¿qué le parece?

"No me gustan los programas como 'Masterchef'. No están para enseñar a cocinar, están para buscar la lagrimita y yo soy más de reirme y si puedo, descojonarme"

No me gustan ese tipo de programas. Son más realities que programas de cocina. No están para enseñar a cocinar, están para buscar la lagrimita, el lloro, el llanto y yo soy más de reirme y si puedo descojonarme. Luego, están los programas esos con los niños. Los niños están para jugar, no para estar haciendo mayonesas, salsas y pescados al horno.

¿Es excesiva la presión que se ejerce sobre los concursantes?

Claro, esa es la sensación que me da. Yo no quiero esa presión, yo quiero que la gente entre a la cocina relajada, tranquila y que haga buenas lentejas, buenas albóndigas, buenas croquetas, buenas tortillas. Y enseñarles a comer verduras, pescado y además es que comer bien no es comer ni mucho ni caro sino comer variado. 


Desde fuera se observa que en el colectivo de chefs españoles reina un gran ambiente, ¿tanto es así? ¿o de puertas para adentro se lanzan los cuchillos?

De cuchillos nada. Yo no digo que algunos tengan sus rencillas pero es verdad que todo el mundo me comenta 'qué buen rollo tenéis los cocineros' y están en lo cierto. Somos colegas. ¿Yo para qué voy a hablar mal de alguien? Si además yo hablo bien de quién tengo que hablar bien y cuando algo no me gusta pues no hablo. Eso en cuanto a comida. Ahora si es una cuestión de ladrones, ahí sí me meto.

Ya nos ha demostrado que usted no se corta en sus programas y pisa todos los charcos

"Hay poca gente en la cárcel para todo lo que roban. Entre los bancos que tienen que ser rescatados, los que desahucian, los que colocan preferentes..."

Es que hay poca gente en la cárcel para todo lo que roban. Entre los bancos que tienen que ser rescatados, los que desahucian, los que colocan preferentes... Veo a la gente mayor protestando a las puertas de los bancos y alucino pensando que les han quitado todos los ahorros.

¿Es un indignado más?

Por supuesto. Y soy peleón. Voy de cara. Yo soy de los que digo que hay pagarlo todo y los que pillan hay que apartarlos. Y a los que van a votar les digo que se lo piensen bien porque me da la sensación de que no se piensan bien lo que van a votar porque no hay más que ver lo que hay. No hay que decir nombres ni hay que tener estudios en Harvard para darse cuenta de los personajes que se mueven por ahí.

Ahora los ciudadanos tienen otra oportunidad, es año electoral

"Me encanta que haya gente nueva en la política porque hay muchas caras que no quiero volver a verlas"

Hace dos, tres o cuatro años ya nos dábamos cuenta de que aquí hacía falta que surgiera gente joven, gente nueva, gente limpia. Y esto ya está aquí. Claro que van a tener problemas pero van a dar más opciones. El juego va a ser mucho más limpio. Y me encanta que haya gente nueva porque hay muchas caras que no quiero volver a verlas. Y hay mucha gente que les achaca falta de experiencia pero son gente con estudios. Hay muchos políticos que no saben ni inglés ni francés ni nada y se lo han llevado crudo durante muchos años.