Público
Público

España cierra su brillante participación en el Cubo de Agua con otros cinco metales

La natación española, encabezada por las cinco medallas logradas por María Teresa Perales, se ha llevado 31 metales. España es novena en el medallero de Pekín 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un oro, una plata y tres bronces fue el broche con el que el equipo español cerró su brillante actuación en el Cubo de Agua, en una jornada en la que su único metal fuera de la piscina fue para el mediofondista Abderrahman Ait Khamouch, llegado a España en una patera hace seis años.

El almohadillado Cubo de Agua ha sido sin duda la sede más talismán para los paralímpicos españoles, que se colgaron en sus aguas en total 31 medallas, de las 55 que España tiene hasta ahora y que la ubican en el noveno lugar del medallero.

La destacada jornada acuática española comenzó con el bronce en los 50 metros espalda de la nadadora vasca con parálisis cerebral Sara Carracelas, que celebró su 27 cumpleaños con su décima medalla desde que comenzara su periplo paralímpico en Atlanta'96.

Con un crono de 1.16:33, récord del mundo en la categoría S2, Carracelas sólo fue superada en una carrera 'muy dura' por las ucranianas Ganna Ielisavetska (1.13:64, récord del mundo en S1) e Iryna Sotska (1.15:53), y dedicó la presea a su entrenadora, Julia, 'que no ha podido estar aquí por su hijo'.

Poco más de una hora después, el nadador guipuzcoano con parálisis cerebral Richard Oribe logró su cuarta medalla en estos Paralímpicos, la plata en los 50 libres S4 con un crono de 38.69, sólo por detrás del francés David Smetanine (37.89).

Nacido en San Sebastián hace 34 años, Oribe, con 10 medallas en su haber en anteriores Paralímpicos, explicó que había salido 'muy bien, pero tal vez debí haber cambiado de ritmo antes para tratar de atrapar al francés'.

Tras Oribe, el veterano nadador de 51 años Sebastián 'Chano' Rodríguez, que sufre paraplejia, se colgó el bronce en los 50 metros libres S5, su tercera medalla en Pekín 2008 que, sin embargo, le dejó mal sabor de boca porque según admitió nadó 'fatal'.

La aragonesa María Teresa Perales no sólo se colgó hoy su tercer oro en Pekín y quinta presea, sino que lo hizo con récord del mundo, 35.88 en los 50 libres categoría S5. 'Mejor imposible. Era lo que yo soñaba', explicó tras recoger la medalla la zaragozana, primera mujer que compite en su categoría en bajar de 36 segundos.

Con este metal, Perales iguala a Purificación Santamarta, la atleta invidente española más laureada que también consiguió 16 medallas paralímpicas.

Y para rematar la tarde, Pablo Cimadevila, Vicente Gil, Daniel Vidal y 'Chano' lograron colgarse el bronce en los 4x50 estilos, con un tiempo de 2:40.38, en una final dominada por los chinos (2:33.15, récord del mundo) y los brasileños (2:39.31).

En otro de los estadios señeros de los Juegos de Pekín, el Nido, el español de origen marroquí Abderrahman Ait Khamouch volvió a mostrar su categoría tras colgarse el bronce en los 800 metros gracias, al igual que en los 1.500, a un explosivo final y pese a saltar a la pista con molestias en su pie derecho.

'Quería estar luchando por el oro, pero ayer, en las semifinales, recibí dos golpes cerca del talón. Ya en el calentamiento tenía molestias y justo en la salida me ha dado un pinchazo, por eso he ido atrás controlando y no me ha dado tiempo de coger al polaco y al argelino', explicó el atleta, que tiene el brazo derecho amputado. El mediofondista consigue así su segunda medalla en Pekín 2008, tras la plata de los 1.500.