Público
Público

España enseña credenciales

La Roja aplasta a Eslovenia (86-64) y se jugará ante Macedonia el pase a la final y el billete para Londres 2012

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España tenía que mandar un mensaje. La cuestión no era sólo ganar a Eslovenia, un trámite hasta semifinales, también era necesario avisar a los supervivientes del cuadro de que la condición de favorita que acompaña a La Roja desde que llegó a Lituania es innegociable. Objetivo superado con creces. España demostró que cuando se pone a jugar tiene una velocidad más. Habrá que demostrarlo de nuevo en las siguientes rondas, cuando ya se peleen las medallas, los billetes para Londres 2012 -la selección se aseguró una plaza en el preolímpico y está a un triunfo de clasificarse para los Juegos- y el título, pero mientras tanto el mensaje es contundente: nadie puede olvidar el potencial de los de Scariolo.

La manera en la que se hizo fue extraña. En el primer cuarto, España fue un equipo vulgar e indolente, como si hubiese calado el mensaje previo que daba por hecho el pase a semifinales. Las Roja no defendía y lanzaba sin ningún criterio, Eslovenia se aprovechó y llegó al minuto 10 con siete de ventaja gracias al buen hacer de su juego interior. Una catástrofe de corta duración, pues en su regreso a la cancha España se esforzó un poco más en defensa y consiguió cortar la sangría eslovena. Y poco más tardaron en llegar las acciones ofensivas que equilibraron el partido.

Los de Scariolo salieron dormidos y terminaron avasallando

Primero se enchufó al juego interior, arma básica de la selección, que llevó la ventaja hasta cuatro puntos antes del descanso. Eslovenia sólo pudo anotar ocho en ese parcial. Pero lo mejor estaba por venir. En el tercer periodo, España dio lo mejor de sí misma, un festival de baloncesto tanto en defensa como en ataque, con un nombre por encima de todos: Navarro. Cuando el escolta cogió ritmo, demostró una vez más que la condición de estrella no le queda en absoluto grande. En todas la bolas que le llegaban, que eran muchas, terminaba reventando la defensa eslovena, desesperada ante tal festival. Navarro concluyó el partido con 26 puntos, 17 de ellos en ese sensacional cuarto. Con él se disparó España: en esos diez minutos, sumó 36 puntos, una burrada.

Navarro terminó con 26 puntos y volvió loca a la defensa balcánica

La enorme actuación del escolta se veía refrendada por un buen nivel de la defensa y de su mejor amigo, Pau Gasol, que se prodigó menos en el tiro pero fue igual de decisivo. Su partido termina con estadísticas de dominador: 19 puntos, 16 rebotes, tres tapones y una nueva muestra de lo que puede hacer el angelito cuando se pone a ello. Sólo quedó como mancha la retirada de Calderón del partido, tocado en un tobillo.

El final del partido ya fue un epílogo innecesario para el sufrimiento esloveno. España había demostrado su potencial y decidió ampliar la rotación para que entrasen todos en juego. Ya todo daba igual, la sexta marcha que España había colocado tras el descanso imposibilitaba cualquier regreso al partido del rival. La Roja asusta.

 

86 - España (16+19+36+15): Pau Gasol (21), Rudy (8), Navarro (26), Calderón (9) y Marc Gasol (7) -equipo inicial-, Reyes (3), Ricky, San Emeterio (2), Llull (3), Claver, Sada e Ibaka (9).

64 - Eslovenia (23+8+14+19): Lakovic (3), Muric (4), Z. Dragic (2), Begic (10) y Lorbek (7) -equipo inicial-, Slokar (4), Ozbolt (6), Rupnik (2), Smodis (6), Udrih, G. Dragic (14) y Jagodnik (6).Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Ilija Belosevic (SRB) y Olegs Latisevs (LET). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a los cuartos de final del Eurobasket disputado en el Kauno Arena de Kaunas ante unos 5.000 espectadores. Al partido asistió el secretario de Estado para el Deporte español, Albert Soler.