Público
Público

España gana las platas previstas

Andrea Fuentes, segunda en solo, camino de cuatro medallas. En la final de rutina por equipos no pudieron aspirar a más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia ganó los dos primeros oros. Con toda justicia. Las nadadoras rusas están demostrando en Budapest que son las mejores con diferencia. Tanto en la rutina de equipos como en la modalidad de solo, con Natalia Ishenko, el nivel de las rusas está un escalón por encima del resto. Han visto ya cuatro dieces en este Europeo y llegarán a los Juegos de Londres como favoritas indiscutibles al oro. Su fama de trabajo duro en la piscina y secretismo absoluto en músicas y coreografías está pagando dividendos.

En la final por equipos Rusia impactó por su velocidad. Los ejercicios unían una dificultad altísima, con acrobacias a las que no se acercaron las demás selecciones, con un ritmo muy elevado, que necesitaba movimientos frenéticos de las nadadoras. Conseguir la sincronización con esa rapidez parece imposible. Rusia lo logró y recibió una puntuación de 99.00, sobre un máximo de 100. Dos jueces no dudaron en otorgar el 10 a las actuales campeonas olímpicas.

Las rusas han visto ya cuatro dieces en el Europeo de Budapest

Rusia, que actuó al inicio, dejó la final sentenciada. A continuación llegó el turno de Italia, un conjunto que mostró una gran expresividad y muy buena coordinación de movimientos. Su ejercicio fue magnífico pero recibieron una puntuación corta: 91,80.

Ucrania tiene el bronce adjudicado por decreto. Al menos así lo parece en estos Europeos. Lleva tres días recibiendo la tercera mejor votación en todo, por la mañana y por la tarde. Pero lo de la final de equipos fue excesivo. En pleno ejercicio, una de sus nadadoras resbaló y cayó cuando se encontraba encaramándose a lo alto de la formación. Debieron parar el ejercicio por completo mientras la música seguía su curso. La entrenadora ucraniana se llevó las manos a la cabeza. El equipo terminó la actuación como pudo. Sin embargo, el tremendo error pasó desapercibido para los jueces. 92,80. Idéntico nivel de puntuación al que están recibiendo durante el campeonato. Haya o no errores. Las medallas parecen adjudicadas por decreto.

Ucrania arrebata a Italia el bronce pese a los errores en su ejercicio

España actuó bien en la final. Destaca más por su originalidad en las coreografías (La Casa Encantada, una música de terror acompañada de bañadores con esqueletos) y por su precisión en los movimientos. Pero no llegan a la locura de las rusas y su endiablada velocidad. España recibió 96,90, también en su nivel habitual. Una nueva plata para las discípulas de Anna Tarrés.

Por la mañana se disputó la final de solo con medallas (cómo no) de oro para Rusia, plata para España y brince para Ucrania, merced a Natalia Ishenko, Andrea Fuentes y Lolita Nanasova. La española puede convertirse en la única nadadora que suba al podio cuatro veces en estos Europeos. Siempre para recoger la plata.