Público
Público

España hace historia

La selección femenina de baloncesto gana a Bielorrusia y consigue la medalla de bronce del Mundial celebrado en República Checa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La selección española de baloncesto femenino ha rubricado su histórica participación en el Mundial de la República Checa, en el que ha firmado el mejor resultado de su historia y redondeado con la medalla de bronce, al derrotar en Karlovy Vary a Bielorrusia por 77-68.

Todo un hito para el baloncesto femenino español, que hasta el momento tenía como tope el quinto puesto en Alemania'98 y China'02, sin contar un oro europeo, una plata y cuatro bronces.

El conjunto de José Ignacio Hernández llegó con un reto de primera magnitud, el de subirse al podio, y lo consiguió con brillantez y absoluto merecimiento, tras haber sido superado en semifinales por el intocable equipo de Estados Unidos, que le apartó una gloria si cabe mayor.

Este bronce le sabe a oro a la selección española

No obstante, este bronce le sabe a oro a la selección española, que volvió a funcionar como bloque ante una Bielorrusia a la que dominó la mayoría del partido, aunque nunca se rindió pese a tener desventajas claras en varias fases de la contienda.

Prueba de que España volvió a ser un equipo es cómo se repartió el protagonismo. Sancho Lyttle, ausente en la semifinal por una lumbalgia, reapareció de forma estelar al lograr 22 puntos y capturar once rebotes, pero es que Alba Torrens anotó 19 puntos -17 en la primera parte- Amaya Valdemoro 16 y Anna Montañana 12.

El inicio del partido fue clave. España entró muy entonada a la pista y desarboló a un equipo serio y siempre peligroso como Bielorrusia. El 28-15 al final del primer cuarto era ejemplo palpable del dominio de la 'roja'.

Bielorrusia, no obstante, siguió metida el partido e impidió la sentencia prematura. La labor de Leuchanka y Verameyenka propició, junto a la segunda falta de Sancho Lyttle que el marcador se acortara hasta el 41-34 con el que se llegó al descanso pese a la espectacular actuación de Torrens.

El inicio del partido fue clave. España entró muy entonada a la pista

Bielorrusia forzó más la máquina al inicio del segundo periodo. Coincidió con un bajón en el nivel de intensidad de España y las pupilas de Anatoly Buyalski se situaron con un emocionante 46-45 a los 24 minutos.

Pero la reacción de las bielorrusas no encontró el fin. Nunca se pusieron por delante en el marcador y una zona 2-3 y los triples de Montañana y Valdemoro de nuevo dispararon a España (58-48), que encaró el último parcial con nueve puntos de ventaja (62-53).

Un parcial de 5-0, tras un nuevo triple de Valdemoro, incrementaron la ventaja de España (67-53), que se esmeró en defensa para evitar que Bielorrusia, pese a los triples de Dureika y Kress, soñara con el partido, porque el 71-65, a casi tres minutos y medio para el final, fue su mayor acercamiento. El equipo de Hernández respondió con dos canastas de Lyttle y Montañana que sentenciaron el partido (75-65) y el histórico bronce para la selección española por 77-68.