Público
Público

España liquida con velocidad a Argentina

Los de Sacariolo ganan 83 - 76. Llull reaparece en La Roja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España también tiene sus alternativas para partidos de cine negro. Así son, desde hace ya años, todos los duelos en los que toca batirse contra Argentina. Es el día en que hay que dejar las piruetas en el vestuario y prepararse para arañar cada punto. En tardes así, Felipe Reyes y Ricky Rubio se reivindican. El equipo de Scariolo logró salir del fango gracias a esta pareja de fajadores. Venció La Roja (83-76) en un encuentro repleto de ratoneras y trincheras.

Los suramericanos han hecho de este método su bandera en la última década. Casi no hay regeneración en la plantilla. En cada competición repiten el mismo retrato, salvo dos o tres detalles. Esta vez al cuadro le falta Manu Ginobili. Sí que siguen en el grupo Luis Scola y Carlos Delfino, junto con Nocioni, las grandes bazas de la albiceleste para la cita turca.

España pareció no caer en el trampa hasta la mitad del segundo cuarto. La salida de Llull, ya recuperado de su lesión, y Ricky inyectó el antídoto para la cadencia argentina: la velocidad. El contraataque y las posesiones envenenan su tempo.

Con 12 puntos de ventaja, la selección tonteó otra vez con el juego estático y se estampó en defensa ante las piruetas de Delfino y el baile de salón de Scola. Argentina limó la ventaja hasta sacudir los cimientos del partido. La falta de Marc Gasol, lesionado en la primera jugada, dejó a España sin su gran referente por dentro.

Los argentinos se hicieron grandes en lo suyo. A cada posesión del rival, un tajo para cortar el ritmo. Como guardias de tráfico, detenían a cualquier jugador de rojo que salía disparado.

Así se consumía el encuentro, hasta que Scariolo rescató del banquillo a Ricky, Llull y Felipe. El trío le quitó las prohibiciones de velocidad a la tarde. Revolucionaron el partido de la peor manera para Argentina. Murió corriendo de pista a pista.