Público
Público

"En España, o ganas torneos o dicen que eres un paquete"

Fernando Verdasco. Tenista. Número 9 del mundo tras caer en Pekín, su objetivo es entrar en la Copa de Maestros de Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

F ernando Verdasco (Madrid, 1983) tuvo una madurez tardía. Sólo en el inicio de 2009 ahuyentó sus males y logró que los resultados hiciesen justicia a su talento. Desde entonces, lleva dos años seguidos entre los 12 primeros del mundo, ahora es el nueve y necesita remontar un puesto para entrar en la Copa de Maestros, el torneo de los mejores.

Una vez que han pasado los cuatro Grand Slam, ¿qué balance hace de la temporada?

Hasta ahora, bueno. El último ha sido el mejor de los cuatro grandes este año. Después de los altibajos, terminé jugando muy bien en Nueva York y estoy en buena posición para ir al Masters de Londres, que es mi objetivo. Eso y terminar mejor que el año pasado, que acabé como número 9. Quiero estar entre los ocho mejores. Quedan tres torneos con la posibilidad de un cuarto y, por lo tanto, aún hay cosas que tienen que pasar para poder valorar la temporada.

Wimbledon ha sido la mácula en un buen año, ¿qué le pasó?

En Roland Garros me rompí una uña de un pie contra Kohlschrieber, estuve diez días parado y no pude jugar en Queens. Después de aquello, prácticamente no pude entrenarme. Además, Wimbledon es el torneo más difícil si no has tenido un periodo de adaptación. Llegué a Londres en malas condiciones físicas y técnicas, y cuando empiezas así un torneo de esa importancia, en el que los jugadores están tan motivados, es fácil perder.

¿Cómo ve a sus rivales para el Masters de Londres?

Berdych está dos puestos por encima mío y Youzhny, uno. Por detrás tengo a Roddick y Ferrer. Son grandísimos jugadores y quedan tres torneos en los que se va a decidir todo. Tengo que clasificarme por mí mismo y no esperar que los otros jueguen mal.

Usted ya gana con regularidad a la mayoría de jugadores, pero aún no ha vencido a Federer y Nadal. ¿Qué le falta para dar ese paso?

Contra Federer no he jugado en todo este año y ante Nadal las veces que lo he hecho ha sido desde Montecarlo, un momento en el que él empezó a jugar a un nivel superior. Prácticamente no ha perdido desde entonces y no es que yo haya fallado, sino que Rafa ha sido mejor que yo.

El año de Nadal es casi perfecto. ¿Lo esperaba después de 2009 que pudiese pasar algo así?

Lo que ha hecho no se lo esperaba nadie. Nadie esperaba que fuese a volver y a ganar todos los de tierra. Y esa parte era la más segura, pero después también ganó Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos. No es que no me lo esperase yo, es que pongo la mano en el fuego porque nadie hubiese apostado por ello, y mira que Nadal es el número 1 y uno de los mejores de todos los tiempos. Lo que ha hecho Rafa este año sólo lo hizo Federer años atrás.

Federer es el caso contrario, este año parece en declive...

Nunca se sabe. De Rafa también decían que estaba acabado y, ahora, que es el mejor de la historia. Federer ha tenido sus baches y luego ha vuelto a ganar en Cincinnati y jugó la final en Toronto. No es el Federer de 2004, pero sigue siendo el 3 del mundo y puede ganar perfectamente cualquier torneo: el Masters, Australia otra vez... Tiene una calidad superior a la de los demás. Es el mejor de los que he visto.

Usted lleva dos años en el 'top 10', desde poco después de la Davis. ¿El cambio fue más anímico o físico?

Fue un poco de todo. Todo suma y te hace mejor jugador. La confianza de ganar en Argentina, ir a Las Vegas y entrenarme con Gil Reyes, la motivación de hacer esa temporada de práctica, estar con Agassi... Además, yo ya tenía una base muy buena, me había entrenado muy duro con Vicente Calvo para aquella final de Argentina. Después de la Davis, sin días de descanso, tuve una exhibición y me fui a Las Vegas, no perdí el ritmo de competición. Todo esto fue clave.

¿Sigue en contacto con Agassi?

Sí, claro, le veo mucho, tengo relación con él y hablo a menudo por teléfono. Tengo mucho contacto con Gil Reyes, que es como su padre, por eso existe la relación. Hablé con él en Nueva York, justo antes de jugar contra Nalbandian, y nos vemos en Las Vegas, entrenamos juntos

¿Qué le han aportado Gil Reyes y Agassi en la preparación?

Ha sido una preparación diferente, con Gil he tenido mucho más tiempo, porque Agassi tiene otras cosas que hacer. Cuando voy a Las Vegas, es para hacer físico con Gil y estar con Darren Cahill, pero sobre todo con Gil. Cuando está, Andre viene al gimnasio conmigo, comentamos cosas y, si entrenamos juntos, me dice lo que piensa y me da consejos.

De usted se ha dicho que es un jugador que no ha aprovechado su talento. ¿Está de acuerdo?

No. Si cuando era niño hubiese tenido que firmar estar donde estoy ahora, lo hubiese hecho. Está claro que cuando estás el 8 del mundo quieres estar más arriba y se nota que la gente en España es muy inconformista. La prensa se porta con nosotros bastante mal. En cuanto no ganamos torneos, eres un paquete, un mierda se puede decir. Y creo que son definiciones que muchos deportistas, y no lo digo sólo por mí, no merecen. España tendría que dar gracias a Dios por los deportistas que tiene y la gente no lo valora.

¿Cuáles son los puntos que debe mejorar en su juego?

Simplemente seguir trabajando día a día. Hay que intentar mejorar en todo: mentalmente, físicamente, tenísticamente. Como ha comentado antes, la gente dice que soy un talento desaprovechado. ¿Por qué? ¿Porque no he sido número 1 del mundo? Federer tiene más talento que yo, Djokovic puede tener el mismo o más. No hay ninguna báscula que defina el talento. Unos tienen más talento, otros mejor físico, otros mejor cabeza.

No todos los comentarios son negativos, también se dice que tiene usted una de las mejores derechas del circuito. ¿Qué tiene de especial ese golpe?

No lo sé, simplemente es mi derecha. Es un golpe con el que me siento muy cómodo y busco jugar al máximo para hacer daño a mis rivales. Es con el que más puedo desbordarlos.

En Niza tuvo problemas con el público y no tuvo sanción, ¿qué recuerda de aquello?

Ese momento está olvidado. Se le da más importancia a esas noticias que no merecen la pena que a otras que son mucho más importantes.

¿No es el tenis un deporte un poco blando en estos temas?

Lo único que dije es que había unas personas insultándome y llegó un momento en el que exploté.