Público
Público

España prueba su confianza

Grecia desconfía de la pérdida de identidadde La Roja y su desconcertante primera fase

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aquella tarde tampoco tenía mañana. Hoy, ante Grecia, el mismo rival de entonces, la ecuación es igual de primaria. Ganar es el atajo al oro, perder es el camino a ninguna parte. Entonces, pudo ser una plata, la medalla que tarda más en sacar la alegría. Ahora, la apertura a la disgregación del grupo. El modelo quiso dejar, sin embargo, su obra en Saitama. Un buen recuerdo del que ayer se cumplió su primer ciclo. Cuatro años con el mismo patrón. 'Puede fallar el físico, pero a este equipo nunca le falla la cabeza', asegura Garbajosa. El de Torrejón ha estado en todos los podios desde ese oro Mundial. Como Navarro, Rudy, Mumbrú, Felipe Reyes y Marc Gasol.

Todos ellos inventaron una foto que se ha repetido ante los helenos en los últimos cuatro campeonatos. Cinco victorias. Un balance que invita a los griegos a firmar la paz antes de sopesar la guerra. Con esa ideología, Grecia alimentó el desliz forzado ante Rusia. Porque conoce lo que significa enfrentarse a España. Porque, quizás, sigue creyendo que el legado que dejaron los de Scariolo durante la primera fase es ficticio. Grecia espera hoy a otra España. Y también los españoles. Lo anhelan desde dentro. 'Espero que las dos derrotas nos hayan servido de lección', se autoconvence el seleccionador nacional. Lo atisban desde fuera si la identidad de la selección fagocita el debate de las ansiedades y anima los rostros, especialmente el de Ricky.

'Ahora, los roles parecen más definidos, pero durante los tres primeros partidos, los titulares y suplentes no tenían muy claro su papel y eso genera dudas que se acrecientan con las derrotas', apunta Manel Comas. Ante Francia y Lituania, por momentos también frente a Líbano, el universo parecía haber perdido la armonía. Rudy sumaba más rebotes que Marc Gasol, Ricky no llegaba a la decena de puntos, se recibía más castigo por pérdidas de balón del que se generaba, España apenas podía correr ante el déficit de rebotes defensivos, la intensidad defensiva dejaba de morder en el segundo 23, el empeño por hacer cohabitar al segundo quinteto en pista sonrojaba los parciales Falta de química técnica y táctica que, a tres partidos de las medallas, se fía a la correción del modelo. 'Si ha funcionado antes, ¿por qué no hacerlo ahora?', se animan en el grupo.

En ese desbarajuste, la selección enmarañó su identidad culpando de todo a las idas y venidas de los partidos. 'Cuando los jugadores piensan demasiado y no se mueven por su naturalidad se pierde el equilibrio', apostilla Ettore Messina. 'Para España', continúa el técnico del Madrid, 'todo se ha complicado más porque está buscando un equilibrio nuevo, un equilibrio sin Pau, que es su jugador referencia. Además, han llegado jugadores nuevos y los de siempre son personas diferentes a las del año anterior. ¿Sería Pau el mismo este año tras su segundo anillo? ¿Lo es Ricky tras haber ganado la Euroliga?'.

Las preguntas subsisten después de más de un mes de convivencia, mucha sonrisa en los amistosos y una primera fase concluida sin rehabilitación. 'Sólo el campeonato te va dando la verdadera dimensión. Los amistosos no te ayudan a encontrar la identidad', incide Messina. 'La camiseta es la misma pero la piel es diferente', reflexiona Comas.

Con el aviso han llegado a Estambul, después de mucho debate tras las reuniones. Según dice Pau, el Mundial empieza en octavos. 'Ahora llega lo divertido', incide Raúl López, queriendo poner el contador de las sensaciones a cero. Con él coincide Comas. 'Los equipos grandes siempre van mentalizados a las fases iniciales con la boca pequeña', asegura. No parecen ser así los números del Dream Team ni el hambre de Turquía, lejos del estado general de incertidumbre y del positivismo con circunloquios de España. Lo exhibió Navarro hasta para hablar de su presencia. 'Vamos a ser positivos. Creo que sí', dice pese a sus problemas de espalda y ante un enemigo que quiere romper su mala dinámica.