Público
Público

España se queda en ninguna parte

La medalla era el éxito, y el fracaso, quedar eliminada sin ser competitiva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Serbia está en semifinales, pero España se ha quedado en ninguna parte. Con todo claro, pero a la vez, indefinido. Finalizar quinta, la mejor opción posible, se aleja del éxito. 'Eso son las medallas'. El techo lo ponía Scariolo. La opción la manejaba el grupo desde que se abrió el Mundial con la carambola final de Izmir, desde que Estados Unidos desaparecía hasta la final. La pregunta cartesiana es contundente. ¿Si no es un éxito entonces es un fracaso? Las formas de la derrota ante Serbia eluden el calificativo, porque España desaparece de la azotea del campeonato con la sensación de que es competitiva. Su derrota simplemente parece el accidente lógico del deporte. 'Hay que felicitar a Serbia porque ha sido mejor que nosotros', reconocía Scariolo.

Sin embargo, quitándole emociones a la tarde, desnudándola en la frialdad del resultado, España dejó ayer de tirar la raya hacia arriba. La selección ha llegado a su techo y el inicio del descenso de la curva dependerá del continuismo o no del grupo ante la llamada del seleccionador. Rudy firmó su continuidad desde ayer mismo. 'Me alegro que lo haya dicho un jugador tan significativo', aseguraba ayer Scariolo. El futuro se escribe sin Garbajosa, quien aseguró en este diario que esta iba a ser su última aportación a la selección. ¿Y Navarro? ¿Qué le puede motivar a ir el próximo año a Lituania a disputar otro Europeo? Quizás no tanto la posibilidad de un título como asegurar la clasificación del equipo para los Juegos de Londres (sólo se clasifican directamente el campeón y subcampeón de 2011) con el objetivo del oro. El gran reto que devolverá a Pau a la selección.

Sin Garbajosa, la sucesión del 4 de España se antoja tan complicada como la ausencia que ha dejado Carlos Jiménez en la posición del 3, para la que todavía no hay relevo. Porque los experimentos dejan de funcionar cuando aparece el talento. Lo reconocía ayer el propio Rudy. 'No he podido con los treses de ellos, es la verdad'. La opción de futuro debe ser Carlos Suárez, en el 3, como lo sería de garantías Claver, en el 4, si demostrara más garantías competitivas.

El compromiso de Rudy no ha podido con los centímetros. Lo empezó demostrando Francia, en la primera fase. 'Se nos dan mal los equipos físicos', se apunta desde el grupo. España es un equipo pequeño, con poca altura en su quinteto titular, lastrado además por la aportación tardía de la segunda unidad, que sólo se ha destapado al llegar a Estambul. Entre los titulares, Ricky Rubio y Marc Gasol se marchan del Mundial sin haber demostrado un gesto de liderazgo en los momentos importantes. Sin hacer ruido. Y ese déficit en las dos posiciones extremas ha terminado por acabar con España.

Ricky no ha logrado negociar durante todo el campeonato que el equipo se le viniera encima tras la lesión de Calderón. No ha sido el Ricky alegre del Barça. Marc, por su parte, no ha conseguido sentirse poderoso. Fran Vázquez ha aportado más intimidación y puntos que el mediano de los Gasol, tras entender que él no llegaba de sustituto de Pau.

'Pau es un grandísimo jugador. Eso lo sabemos todos, pero es que no está aquí, no está con nosotros y no podemos quejarnos por eso. Por supuesto, a lo mejor con Pau podríamos haber competido por las medallas pero no podemos lamentarnos por eso', reconocía Rudy, triste por la ausencia de éxito. 'Nos hemos malacostumbrado', se sinceraba.'Mirar al futuro no es fácil', aseveraba Scariolo, cuyo continuidad en el banquillo parece segura. Otra cosa hubiera sucedido de no haber superado la crisis en Izmir.