Publicado: 13.02.2016 23:29 |Actualizado: 13.02.2016 23:29

España sube al séptimo cielo

La selección de fútbol sala se proclama campeona de Europa tras arrollar a Rusia en la final (7-3). Los de Jose Venancio suman siete de los últimos diez campeonatos disputados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La selección española de fútbol sala celebra el título conseguido en Serbia. - EFE

La selección española de fútbol sala celebra el título conseguido en Serbia. - EFE

MADRID.- La selección de España, con una fantástica primera parte, arrolló a Rusia para recuperar la corona del Campeonato de Europa de fútbol sala y asentarse como el gran dominador en el Viejo Continente con siete títulos. España atesora ya siete de las diez ediciones hasta ahora disputadas. La edición de Serbia 2016 se añade a los éxitos de 1996, 2001, 2005, 2007, 2010 y 2012.

El equipo de Jose Venancio López aprovechó su octava final en el torneo ─perdió la de 1999, precisamente ante Rusia, cuando conquistó su único trofeo─, para subrayar su dominio y reafirmar la superioridad que ha exhibido a lo largo de la competición. El choque resultó frustrante para el equipo ruso, que no pudo contar con uno de sus mejores jugadores, Eder Lima, sentado en la grada a causa del partido de sanción que provocó la expulsión que padeció en la semifinal contra Serbia.

Rusia, que disputó en Belgrado su tercera final consecutiva, se estrella en cada intento. A excepción de la edición de 1999, cuando logró su único título, salió malparado del resto de finales que disputó, tres. La más reciente en Bélgica 2014, cuando perdió contra Italia. No hubo desquite para los rusos.



La revancha de España, que cayó con Rusia en las semifinales del último europeo, se acentuó progresivamente desde el arranque del partido. Un lanzamiento al palo de Miguelín a los cuatro minutos fue la primera advertencia. El resto fue un vendaval que el equipo de Sergei Skorovich no pudo parar. Alex marcó el primero en el 9. Fue con un disparo desde el borde del área tras recoger un lanzamiento de falta sacado por Ortiz. Seis después, un robo de balón de Mario Rivllos llevó la pelota a Pola que, tras sortear a un defensa ruso, marcó el segundo.

España se desató. A continuación, Rivillos empaló un saque de banda y batió a Gustavo para anotar el tercero. Ni siquiera había pasado un minuto cuando otro robo de balón supuso el cuarto. Pola, en plena presión, se hizo con la pelota y anotó desde fuera del área. En una acción aislada, un disparo seco desde el lateral de Romulo, Rusia marcó su único gol antes del descanso.

En la reanudación, Rusia intentó echar el resto y apurar sus opciones. A los siete minutos Sergei Skorovich decidió arriesgar y apostó por afrontar el resto del duelo con portero-jugador. Sin embargo España no bajó la guardia. Un exceso de confianza en pleno ataque ruso fue aprovechado por Miguelín para interceptar un balón y llevarlo a la red rival aunque, a continuación, un disparo seco de Robinho desde el lateral del área superó por bajo a Paco Sedano, que solventó cada una de las amenazas rusas y mantuvo el tipo de su selección en cada contratiempo.

La puntilla llegó al final, con dos goles lejanos a puerta vacía. Miguelín aprovechó el vuelco de Rusia en el área de España para marcar desde su propio campo. Igual que Mario Rivillos un minuto después. Fue el séptimo, que llevó al adversario a la desesperación y a España al éxito.

Ficha del partido

3 - Rusia: Gustavo, Shayakhmetov, Romulo, Abramov, Robinho -cinco inicial, Vikulov (portero suplente), Sergeev, Kutuzov, Milovanov, Davydov, Pereverzev, Lyskov y Shakirov.

7 - España: Paco Sedano, Ortiz, Mario Rivillos, Pola, Raúl Campos -cinco inicial-, Juanjo (portero), Jesús Herrero (portero), José Ruiz, Bebe, Andresito, Rafa Usín, Lin, Alex y Miguelín.

Goles: 0-1, m.9: Alex; 0-2, m.15: Pola; 0-3, m.16: Rivillos; 0-4, m.16: Pola; 1-4 m.20: Romulo; 1-5, m.30: Miguelín. 2-5, m.32: Robinho; 2-6, m.35: Miguelín; 2-7, m.36: Rivillos; 3-7, m.40: Milovanov

Árbitros: Alessandro Malfer (ITA) y Bogdan Sorescu (RUM). Mostraron tarjeta amarilla a Shayakhmetov, Robinho y Kutuzov, de Rusia y a Ortiz, de España.

Incidencias: final de la décima edición del Campeonato de Europa de fútbol sala disputado en el Belgrado Arena ante unos 20.000 espectadores.