Publicado: 20.01.2014 20:38 |Actualizado: 20.01.2014 20:38

España sufre ante Austria para meter un pie en semifinales

Pese al mal juego, logra ante Austria (27-28) la primera de las dos victorias que necesita para acceder a la siguiente ronda del Europeo de Balonmano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección española de balonmano logró la primera de las dos victorias que necesita para acceder a las semifinales del Europeo, al imponerse hoy por un ajustado 27-28 a la de Austria en un encuentro en el que su mal juego le condenó a un inesperado sufrimiento

Padecimiento que se prolongó hasta el último segundo, cuando Austria, ya con el reloj parado, dispuso de un lanzamiento que se marchó por encima de la portería del conjunto español, que jamás pensó sufrir de esta manera.

Sabedor de que la clasificación para semifinales pasaba irremediablemente por vencer a los austríacos, el conjunto español no se permitió desde el principio ninguna concesión ni en el juego, ni en la alineación, en la que formó desde el inicio Julen Aginagalde. El pivote español, que debutaba en el torneo tras superar las molestias en el abductor de la pierna izquierda, apenas tardó unos minutos en demostrar su condición de mejor pivote ofensivo del mundo.

Así lo evidenciaron los cuatro goles, sin fallo en el lanzamiento, que Aginagalde sumaba ya a los trece minutos, más de la mitad de los logrados por el equipo español, que gozaba de una renta de tres goles (4-7) en el marcador. Pero tan fácil lo vio España que se relajó, algo que no gustó para nada al técnico Manolo Cadenas, que pidió con un urgencia un tiempo muerto, aunque ni el receso, ni el cambio de jugadores evitó el desplome de su equipo.

Una circunstancia que no desaprovechó Austria con parcial de 5-1 en los siguientes tres minutos para dar la vuelta (9-8) al marcador y llevar la incertidumbre al conjunto español. Dudas que ni el excelente partido de Aginagalde eran capaces de resolver, lastrada la selección española por una endeblez defensiva que permitía lanzar con excesiva comodidad a unos jugadores austríacos cada vez más crecidos.

Problemas defensivos que no tardaron en trasladarse al ataque, en el que España ni tan siquiera lograba ya conectar con Aginagalde, desconcertada con lo que ocurría sobre la pista y, sobre todo, en el marcador, que situaba a Austria por delante (12-11) a tres minutos para el descanso. Un tiempo que sirvió, al menos, para que el conjunto español recuperara la ventaja (12-14) en el tanteador, en espera de que el paso por los vestuarios le permitiese recobrar el buen juego del que careció en el primer tiempo.

Los quince minutos de descanso no sirvieron para que España resolviese sus problemas en defensa, faceta en la que siguió concediendo excesivos metros a los lanzadores rivales, pese a que Austria apenas buscó a sus pivotes en la primera mitad. Sólo las carencias de Austria permitían a la selección española estar por delante en el marcador y, curiosamente con un hombre menos por la exclusión de Víctor Tomás, llegó a alcanzar a los cuarenta minutos una máxima renta (16-20) de cuatro goles.

Diferencia que creció un poquito más (18-23) gracias a una exclusión de Roland Schlinger, aunque ni así logró despegar el equipo español, empeñado en sufrir hasta el final ante un rival menor. El padecimiento se tornó en un verdadero agobio en los últimos minutos de juego, en los que España, pese a la nueva irrupción de Julen, muy desaprovechado en la segunda parte, y a dos decisivas paradas de José Manuel Sierra no pudo evitar llegar hasta el último segundo con el corazón en vilo.

Austria (27): Marinovic; Weber (5, 1p), Ziura (-), Szilagyi (5), Schlinger (2), Santos (3) y Posch (-) -equipo inicial- Bauer (ps), Edelmuller (-), Hermann (5), Schmid (6), Bozovic (-), Woss (-), Wilczyinski (-), Wagesreiter (1) y Kolar (-).


España (28): Pérez de Vargas; Víctor Tomás (2), Maqueda (4), Gedeón Guardiola (1), Morros (1), Cañellas (7, 5p) y Ugalde (-) -equipo inicial- Sierra (ps), Gurbindo (1), Rocas (-), Raúl Entrerríos (-), Sarmiento (-), Aginagalde (8), Andreu (-), Antonio García (-) y Rivera (4).


Marcador cada cinco minutos: 1-3, 3-5, 7-8, 11-10, 12-11 y 12-14 (Descanso) 15-17, 16-19, 18-22, 23-25, 25-27 y 27-28.


Árbitros: Gousko y Repkin (BLR). Excluyeron por dos minutos Ziura, Szilagyi, Schlinger y Posch por Austria; y a Víctor Tomás y Gedeón Guardiola por España.


Incidencias: Encuentro correspondiente a la segunda jornada del Grupo I de la segunda fase del Campeonato de Europa de Balonmano de Dinamarca 2014 disputado en el Jyske Bank Boxen de Herning ante unos 11.000 espectadores.