Público
Público

España vapulea a Serbia al son del 'Chacho'

Los de Orenga espantan las dudas con un partidazo ante los balcánicos, a la que ridiculiza con un 60-90, y se meten en semifinales del Eurobasket. Sergio Rodríguez manejó el partido a su antojo (22 puntos)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El espíritu del campeón por fin apareció en Eslovenia. Se estaba echando de menos en este Eurobasket el carácter y la brillantez que han caracterizado a esta España en los últimos años. Y Serbia pagó los platos rotos. La ÑBA destrozó al joven y descarado conjunto balcánico, que solo pudo presenciar como un mero espectador el recital español, que llegó a adquirir una ventaja de hasta 40 puntos. Al final el sangrado se cerró en 30 (60-90). Una estupenda carta de presentación de cara a la semifinal, la octava consecutiva que alcanza España en el torneo continental, donde se jugará luchar por las medallas contra el ganador del Eslovenia-Francia.

España aportó todo de lo que había carecido en las dos fases de grupos, sobre todo en las derrotas contra Eslovenia, Grecia e Italia. No hubo concesión a llegar con dudas al último cuarto. Desde el pitido inicial la concentración fue máxima tanto en defensa como en ataque en el Stozice Arena de Ljubljana. El meneo fue considerable. Y el director de orquesta de tal exhibición fue Sergio Rodríguez, que a partir del segundo cuarto se hizo con las manijas del equipo y ofreció un recital de manejo, de canastas y de asistencias. Terminó el canario con 22 puntos, muy bien secundado por Rudy Fernández, que anotó 19. Una dupla que ya ha demostrado en el Real Madrid que si está entonada destila muchos quilates.

España se construyó su fortín de puntos en la primera parte, desde el primer gancho de Marc Gasol hasta el triple sobre la bocina de Pablo Aguilar que cerró el segundo cuarto. La mejor defensa del campeonato salía a relucir para sorpresa de los bisoños serbios, que después de apenas cinco minutos ya se veían 2-17 abajo en el marcador. Los balcánicos terminarían el primer cuarto con solo cinco puntos. Un aperitivo de lo que les esperaba.

Marc cerraba al hombre más peligroso de los balcánicos, Nenad Krstic, y al otro lado de la cancha Ricky dirigía, tomando la responsabilidad ante el hombro mermado de Calderón, y Rudy Fernández ejecutaba sin piedad. El alero del Real Madrid acribilló con tres triples en un primer cuarto espectacular (13 puntos) antes de dejar el testigo a su compañero de equipo Sergio Rodríguez. Ante la desesperación de Dusan Ikvovic, que no entraba un tapón del tamaño idéntico al de la fuga provocada, Serbia solo era capaz de anotar una canasta en los diez primeros minutos (1/11 en tiros de campo), anomalía que parecía remitir con un triple de Andjusic en la jugada inicial del segundo cuarto.

Pero apareció el talento desatado del 'Chacho' para dejar con la boca abierta al Stozice Arena. El base canario bailó sobre la pista en un segundo cuarto para volver a ver una y otra vez (14 puntos y repartiendo 4 asistencias), transmitiendo una imparable sensación de superioridad ante un rebasado Nemanja Nedovic, próximo base de Golden State Warriors, que acabó el partido con tan solo 6 puntos. A su ritmo el equipo fluía en todos los aspectos del juego y se animaba con eficacia desde el triple. El 11-23 con el que se llegaba al descanso era fruto merecido del trabajo español.

El veterano Ivkovic, curtido en mil batallas, tuvo que poner firmes a los suyos en el vestuario. Pero hoy no era el día de Serbia. España estaba enchufada y cuando es así, solo la terrible EEUU es capaz de ganar a los bicampeones de Europa, doble plata olímpica y campeones del mundo. La reanudación fue más de lo mismo. Un monólogo español, que vislumbraba por fin un desenlace feliz. Siete puntos seguidos de Víctor Claver en el tercer cuarto confirmaron la crónica de una muerte anunciada y los pupilos de Juan Antonio Orenga se gustaron. Una bandeja de Llull tras un pase estratosférico de Marc Gasol que cruzó toda la pista puso el partido en cuarentena con la diferencia máxima (29-69, minuto 27).

Quedaba todavía casi un cuarto de hora para la pachanga, la diversión de los suplentes y la relajación de los titulares, que acumularon un descanso precioso de cara al penúltimo obstáculo del Eurobasket. Acumularon minutos para sentirse parte del equipo hombres como San Emeterio, Aguilar, Mumbrú y Germán Gabriel. Eran minutos para el disfrute, opuestos a los compases finales en las tres derrotas durante el torneo, todas ellas con un denominador común: el colapso en los momentos decisivos. Todo parecía de nuevo en su sitio, con el campeón desperezado a mazazos y acercándose a un nuevo trono que vuelve a perfilarse en su horizonte.

SERBIA: Nedovic (6), Kalinic (2), Bogdanovic (2), Bjelica (2) y Nenad Krstic (4) --quinteto inicial--; Markovic (-), Micic (8), Nemanja Krstic (3), Gagic (7), Andjusic (11), Katic (11) y Stimac (4).

ESPAÑA: Rubio (5), Calderón (3), Fernández (19), Claver (9) y Marc Gasol (7) --quinteto inicial--; Rodríguez (22), Llull (5), San Emeterio (6), Aguilar (8), Mumbrú (2), Gabriel (4) y Rey (-).

PARCIALES: 5-21, 18-27, 16-25, 21-17.

PABELLÓN: Stozice Arena de Ljubljana.