Público
Público

España y su bendita rutina de 'semis'

Ante Macedonia, la generación de oro persigue su billete a Londres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con la treintena ya cumplida, alcanzada la madurez deportiva y personal, la generación de oro del baloncesto español acude esta tarde (16.30 h, La Sexta) a su cita de todos los Europeos: las semifinales. Le aguarda Macedonia, invitado inesperado de una ronda que España, liderada por Pau Gasol y Juan Carlos Navarro, ha frecuentado durante más de una década. Siendo imberbes y campeones del mundo (júniors), ellos tomaron el relevo de argento que los Dueñas, Herreros y Reyes (Alfonso) les dieron en París 1999, y decidieron hacer de la excepción una bendita costumbre.

Desde aquel campeonato, el combinado español ha competido siempre por estar entre los cuatro mejores equipos de Europa (un oro, dos platas, un bronce y un cuarto puesto), fuesen quienes fuesen los rivales, estuviera o no Pau Gasol en la rotación del seleccionador de turno. Los técnicos siempre han podido contar con Navarro, el representante más genuino del espíritu que ha caracterizado a esta fabulosa hornada de baloncestistas, ese 'equipazo' ante el que en cuartos se rindió el zorro Maljkovic. La bomba simboliza como nadie la constancia y la competitividad de un grupo que, a medida que avanzaba el campeonato lituano, ha logrado arropar a sus grandes estrellas y plantear un discurso más coral sobre la cancha.

Le vendrá bien ante Macedonia, un equipo tan desconocido como 'temible' para Scariolo que, después de borrar todas la pizarras que había preparado para enfrentar a Lituania, ha preparado un plan B por si el A, el que pretende anular a Bo McCalebb, el jugador más brillante de los balcánicos, no le funciona. El estado de Calderón condicionará parcialmente el éxito de lo programado. El base, con una tendinitis tibial posterior en el tobillo izquierdo, es duda en la rotación del seleccionador, si bien los médicos confían en recuperarlo. Sada puede suplir su capacidad defensiva y Ricky romper con su ritmo.

'Nos preocupa la estructura de Macedonia, sobre todo su capacidad de bajar el ritmo de partido y de anotación', apunta el técnico. 'No deberíamos tener exceso de confianza y sí las ideas claras y empezar con el pie correcto', advierte Scariolo, ante el habitual despiste de su grupo en las primeras partes. 'Esperamos salir con un pelín más de fuerza y concentración y controlar el partido al principio', conviene Pau Gasol. La generación de oro está a un solo paso de sus últimos Juegos, y ansía sellar desde ya su billete a Londres.