Público
Público

Esperando al verdadero Gourcuff

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Gourcuff, el fino mediapunta francés fue la gran apuesta veraniega del Lyon, que pagó por él 22 millones de euros al Burdeos. El entrenador Claude Puel le aseguró al presidente Aulas que con Gourcouff el equipo daría el salto de calidad necesario para volver a gobernar el campeonato francés e intentar repetir, como mínimo, las semifinales de la Liga de Campeones de la temporada pasada. Con casi seis meses de competición cumplidos, en Lyon aún esperan ver al mejor Gour-cuff. Hasta el momento, la millonaria inversión ha protagonizado esporádicas actuaciones que no justifican el desembolso y las esperanzas depositadas en él.

La situación del Lyon a estas alturas de temporada tercero de la Liga, a tres puntos del líder, el Lille no es muy diferente a la de la campaña anterior cuando se conoció el sorteo. Puel está muy cuestionado de nuevo. Ahora se le acusa de no saber mezclar en el mismo once a Gourcouff con Pjanic, el otro gran talento del equipo. Arrastra el técnico francés desde que aterrizó en Lyon el lastre de no saber explotar al máximo las cualidades del mejor plantel del campeonato francés. Mantiene el 4-3-3, pero no acaba de ejecutar un fútbol atractivo con regularidad. Algunas individualidades que la temporada pasada no terminaron de explotar como el potente delantero Gomís y el zurdo Bastos están mejorando sus números, pero es habitual la sensación de que el potencial del equipo es mejor del que ofrece semana tras semana en la Ligue 1.

Con el ágil Lloris como indiscutible en la portería, los laterales siguen siendo para Reveillere y Cissokho. Es en el centro de la defensa donde Puel ha introducido variaciones. La principal novedad es Diakhaté, que forma pareja con el croata Louvren o el veterano Cris. En cualquier caso la pareja resultante es tan poderosa en el juego aéreo como dura de cintura y con ciertos problemas para correr hacia atrás.

En el centro del campo ha perdido protagonismo el estajanovista Makoun, aunque ante el Madrid podríá volver a ser fundamental si Puel apuesta por un fútbol tán táctico y físico como propuso en la eliminatoria de la campaña pasada. El veterano y lento de piernas Toulalan sigue aferrándose a la titularidad como eje del equipo desde su colocación y su sencillez para distribuir el balón. A su lado se ha hecho un hueco el dinámico Kallstrom.

Arriba, Lissandro sigue siendo la referencia. Lleva nueve goles y su movilidad ya desconcertó a Pepe y Albiol. Como extremo derecho aparece Briand, otro de los fichajes estrella, con desborde y velocidad. A la izquierda, con el Chelo Delgado, otra de las pesadillas de la defensa blanca el año pasado, mermado por las lesiones, el potente Gomis ejerce de falso extremo. Si no, Puel utiliza la potente y precisa zurda de Bastos.