Público
Público

Europa, de viejo a nuevo continente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Marta Domínguez se encontrará en la final de los 3.000 metros obstáculos que disputa hoy con una rival que no esperaba. Su nombre es Layes Abdullayeva, representa a Azerbaiyán y el miércoles ganó su semifinal. Nació en Etiopía, se formó como corredora en Addis Abeba y emigró hace dos años a su nuevo país.

El caso de Abdullayeva confirma que Europa vive una nueva realidad también en el deporte. La explosión de la inmigración registrada en los últimos años lo enriquece. Los Europeos de atletismo están recogiendo esta semana el reflejo de la transformación del viejo continente: las selecciones se han reforzado con talentos nacidos en otros países. Es el fin de las fronteras.

España no escapa a este fenómeno. De los 88 atletas que compiten en estos Europeos, ocho casi un 10% son inmigrantes. Cuba domina la lista con tres hombres nacidos allí: los saltadores Lino y Méliz y el discóbolo Casañas, que se escapó en un hotel de Madrid cuando estaba concentrado con la selección de su país.

Colombia (la velocista Murillo), Marruecos (el fondista Lamdassem), Ucrania (el pertiguista Bychkov), Ecuador (el vallista Quiñónez) y Etiopía (Bezabeh, fondista, el hombre que dormía en un parque madrileño) completan el cuadro de países proveedores de la selección española.

La final de los 10.000 metros femeninos fue otro exponente del movimiento de atletas, en su mayoría africanos hacia el continente europeo. La victoria correspondió a la turca Abeylegesse y en quinto lugar se clasificó otra turca, Erdogan, ambas nacidas en Etiopía.

En categoría masculina, los 10.000 metros de estos Europeos también fueron una metáfora de la inmigración. En la última vuelta, marchaban juntos un británico, Mo Farah, y un español, Ayad Lamdassem. Ganó Farah, un atleta que a los 10 años llegó a Londres como refugiado de la guerra de Somalia, su país de nacimiento. Lamdassem se fugó de un hostal de Santiago cuando se encontraba concentrado con la selección marroquí.

A pesar de que los fondistas mandan en todas las listas de atletas nacionalizados el nivel africano es tan elevado que la tentación de emigrar es enorme, también hay inmigración en la velocidad.

Anteayer, en la final de los 100 metros lisos ganada por el francés Lemaitre, compitieron el noruego Saidy y el portugués Obikwelu. El nórdico nació en Gambia y el luso, en Nigeria. Merlene Ottey es otra inmigrante de lujo. La velocista de origen jamaicano está haciendo historia en estos Europeos al competir a la edad de 50 años. Lo hace con Eslovenia, el país que la ha acogido en la última década.

Aunque no ha competido en estos Europeos, el caso más dramático es el del corredor español de 3.000 metros obstáculos Abdelaziz Merzougui. Nacido en Marruecos, embarcó en una patera con sólo 15 años y, tras un día y medio de navegación, arribó a Lanzarote. Acaba de clasificarse cuarto en los Mundiales júnior. El atleta de la patera es una de las grandes promesas de la selección española.