Público
Público

Entre Euskadi y el Angliru

La Vuelta a España pasa este año por Euskadi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Todos los años, en el mes de julio, las carreteras francesas se tiñen de naranja. La afición del Euskaltel, quizá la más rendida al deporte de la bicicleta, llena las cunetas de los Pirineos para ver a sus ciclistas. La experiencia, sin embargo, no se repetía en la Vuelta. La gran carrera del ciclismo español no pasaba por el País Vasco, la región con más fervor por el ciclismo. Hasta esta edición. Bilbao, donde en otros tiempos terminaba la ronda, y Vitoria figuran en el recorrido.

Aparte de esta novedad, promocionada como la más grande de esta ronda, hay una etapa señalada en rojo en el calendario. El Angliru estará por quinta vez en la Vuelta y en todas las ocasiones anteriores ya regaló imágenes para el recuerdo. La primera vez que se subió, en 1998, Chaba Jiménez irrumpió de la niebla para sobrepasar a Tonkov en los últimos metros. La etapa, parte de la historia de la carrera, dio una buena muestra de lo que se puede esperar de un puerto que tiene kilómetros con pendientes superiores al 20%. No todos los años es posible retornar a la gran cima, pero siempre que aparece en el calendario exige, al menos, pasar una tarde en el sofá viendo sufrir a los ciclistas camino del cielo asturiano. Esta montaña define una Vuelta que ya es de por sí bastante escarpada. Sólo hay 40 kilómetros de contrarreloj y, a diferencia de otras ediciones, se encuentran muy lejanos del final de la carrera. No aparecerán por la Vuelta los grandes nombres del Tour. Ni Evans, ni los hermanos Schleck, ni la cara del ciclismo español, Contador. En su lugar estarán nombres que suenan menos pero con mucha hambre. La indefinición de un favorito hace difíciles las apuestas.

Nibali ha repetido su temporada del pasado año. Este curso también consiguió el último cajón en el Giro. El mismo precedente con el que se presentó en 2010 antes de ganar la Vuelta. Junto a él habrá un escuadrón de españoles con mucha ambición como Igor Antón, Joaquim Rodríguez o Carlos Sastre, y también nombres ilustres internacionales como Menchov, dos veces ganador de la Vuelta y una del Giro, Scarponi, Wiggins o Van der Broeck. La calidad de los corredores y el estado de forma de cada uno, ahora que la temporada toca a su fin, definirán la carrera.