Público
Público

Otro examen al fondo de armario

El Madrid afronta en Mestalla, sin Kaká ni Cristiano, su tercer gran examen liguero; el Valencia le espera sin Silva

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sin Kaká y sin Cristiano Ronaldo, la hostilidad de Mestalla y el Valencia miden el fondo de armario del Real Madrid. Su capacidad de respuesta en un partido de máxima exigencia sin sus fichajes estrella en el campo. Después de las derrotas en el Sánchez Pizjuán (2-1) y en el Camp Nou (1-0), esta es la tercera gran cita que comprobará el potencial del plantel de Pellegrini.

Cada partido sin el portugués y sin Kaká es un examen a la estabilidad de la planificación deportiva realizada, una prueba para saber si el diseño de la plantilla sólo es fiable con los multimillonarios fichajes en el campo. En este sentido, la pubalgia de Kaká ha colocado en primera línea al holandés Van der Vaart, que en agosto era candidato firme a irse con su fútbol a otra parte. 'Entró ante el Almería en la posición de mediapunta por detrás de los delanteros. Nos da bastante fútbol', elogió Pellegrini al holandés.

En Marsella, Van der Vaart dinamizó el juego ofensivo de los blancos. Mostró una capacidad de asociación con los delanteros más natural que la que ha enseñado Kaká hasta el momento, siempre más propenso a las conducciones que a combinar cuando recibe el balón en el medio del campo.

Cerca del área, al brasileño no se le cuestiona su capacidad para el último pase o para ganar un partido con un disparo, pero en el corazón del juego no ha terminado de explotar. El pinchazo que sufrió Marcelo en el entrenamiento también ha obligado a Pellegrini a ampliar ese fondo de armario con la cantera.

Marcos Alonso, nieto del legendario defensa madridista Marquitos e hijo del extremo Marcos Alonso, que hizo carrera en el Atlético y en el Barcelona. Los informes hablan de un chico potente y con disparo a puerta respetable. Si Marcelo es baja, el lateral o Raúl podrían entrar.

El Valencia llega a la cita sin Silva, su futbolista más creativo y dañino. Su sustituto, Banega, es al futbolista canario lo que Van der Vaart a Kaká. Tampoco entraba en los planes de Emeri en verano. El suyo era más un problema de disciplina profesional que de fútbol y parece que se ha rehabilitado.