Publicado: 11.11.2015 13:16 |Actualizado: 11.11.2015 13:16

El expresidente de la federación de atletismo dimite del COI por el escándalo de dopaje masivo en Rusia

El organismo olímpico suspendió provisionalmente a Lamine Diack este martes. El senegalés está imputado en Francia por haber aceptado presuntamente dinero de la Federación Rusa de Atletismo (FAR) por ocultar positivos de dopaje.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Fotografía de archivo de Lamine Diack, expresidente de la Federación Internacional de Atletismo. /REUTERS

Fotografía de archivo de Lamine Diack, expresidente de la Federación Internacional de Atletismo. /REUTERS

MADRID.- El senegalés Lamine Diack, expresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), ha dimitido como miembro honorario del COI, un día después de que la Ejecutiva del organismo olímpico le suspendiera provisionalmente esa condición.

La Ejecutiva cumplió así una recomendación de la Comisión de Ética del COI, dictada después de que Diack, de 82 años, fuera procesado en Francia por corrupción, por haber aceptado presuntamente dinero de la Federación Rusa de Atletismo por ocultar casos de dopaje.



Al no pertenecer ya al COI, del que Diack fue miembro entre 1999 y 2013 y miembro honorario desde entonces hasta ahora, es improbable que la Comisión de Ética mantenga abierta una investigación sobre su caso.

Previamente, el dirigente senegalés, ya había abandonado sus funciones como presidente de la Fundación de la IAAF, el otro cargo honorífico que ocupa en una federación que afronta estos días la crisis más grave de su historia por el escándalo destapado a raíz del trabajo de la comisión investigadora de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA)

El pasado día 4, Diak fue imputado en Francia por un delito de “corrupción pasiva y blanqueo de dinero”, acusado de embolsarse más de un millón de euros conseguidos extorsionando a atletas sospechosos de dopaje, en su mayoría rusos, y aceptando sobornos a cambio de tapar sus casos. Un día antes, el juez anticorrupción francés Renaud van Ruymbeke ordenó el registro de la sede de la IAAF en Mónaco. 

Los mismos pasos se siguieron en 2011 con el brasileño Joao Havelange, expresidente de la FIFA y que iba a ser sancionado por el COI por presuntos sobornos. Al dimitir, Havelange se convirtió "en una persona privada", dijo el entonces presidente del COI, el belga Jacques Rogge, y la investigación del organismo deportivo no tenía objeto.