Publicado: 06.02.2014 21:24 |Actualizado: 06.02.2014 21:24

El favorito aplica su ley marcial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Real Madrid ha aplicado su aplastante lógica y se ha convertido en el primer equipo clasificado para las semifinales de la Copa del Rey, que ha comenzado este jueves en Málaga, arrollando en su debut a un Herbalife Gran Canaria (83-60) superado por los acontecimientos y por la labor anotadora de Nikola Mirotic y Rudy Fernández, con 17 puntos cada uno.

Consciente de que se ha plantado en Málaga como el caballo ganador señalado de forma unánime, el Real Madrid convirtió esa teórica presión en alegría ofensiva, en ese juego vistoso que Pablo Laso predica desde el banquillo y Sergio Rodríguez despliega sobre la cancha repartiendo caramelos, pero también en un rigor defensivo que se tragó al Herbalife, mermado por la baja de Xavi Rey.

Fue Mirotic el encargado de romper la baraja en cuanto empezó la partida. Bajo la atenta mirada de los ojeadores de la NBA, su probable destino el próximo verano con la camiseta de Chicago Bulls, el hispano-montenegrino lideró el primer toque de corneta anotando 9 puntos en los cinco primeros minutos. Un parcial de 17-4 dejaba claro que el líder invicto de la Liga Endesa quería extender su dictadura a la Copa desde el inicio. En la retaguardia, el equipo blanco aplicó una defensa ágil de piernas y rápida de mente que colapsó a un Herbalife algo asustado por el órdago.

El equipo canario se exilió sin acierto en la línea de 6,75 (5/27 en triples) y únicamente los largos brazos de Samuel Tavares (16 puntos y 12 rebotes) se hacían hueco con acierto en la zona. Demasiado poco en un 'Granca' al que le costó 14 minutos alcanzar el doble dígito de anotación, justo cuando el Madrid hacía saltar por los aires el partido (29-11).

Completamente peleado con el aro, el Herbalife no conseguía mutar en ese adversario rocoso para el Real Madrid, que llegaba avisado por lo mucho que le había costado imponerse en el duelo liguero. Se templaba el encuentro antes del descanso, pero la irrupción de Rudy Fernández servía para que su equipo alcanzara los vestuarios con la máxima renta (41-20).

La numerosa afición canaria desplazada hasta Andalucía soñaba con un resurgir de su equipo que le permitiera poner en apuros al Real Madrid, como ya ocurrió en las Copas de 2007 y 2011. Sin embargo, el partido ya había fallecido en su ecuador y 16 puntos fue la renta mínima de la que llegó a disponer el conjunto capitalino en la segunda parte, apoyado en la inteligencia de Ioannis Bourousis (11 rebotes y 5 asistencias) para frenar el ímpetu de Tavares. El Herbalife no perdió las ganas por respeto a su hinchada, pero era consciente de que el muro que debía subir ya era demasiado alto ante un adversario que acumula 34 victorias en 35 partidos oficiales esta temporada y que, tras sestear en el tercer cuarto, se divirtió en el último parcial. Así, el equipo amarillo cedió sin remedio en cuartos de final, barrera histórica con la que ha chocado en ocho de sus nueve participaciones coperas. En el otro banquillo, Pablo Laso pudo conceder descanso a sus mejores activos, que llegarán frescos al duelo del sábado contra Unicaja o CAI Zaragoza.

83 - Real Madrid (19+22+20+22): Llull (6), Darden (2), Mirotic (17), Bourousis (6), Rudy (17), -cinco inicial- Reyes (13), Díez (3), Rodríguez (4), Carroll (9), Bourousis (6), Slaughter (2), Mejri (2).

60 - Herbalife Gran Canaria (9+11+23+17): Hansbrough (9), Bellas (10), Tavares (16), Newley (7), Báez (5) - cinco inicial- Oliver (1),Cruz (-), Alvarado (-), Borovnjak (-), O?Leary (-), Martín (9), Beirán (3).

Arbitros: Emilio Pérez Pizarro, Antonio Conde y Calatrava.

Incidencias: Partido correspondiente a los cuartos de final de la Copa del Rey disputada en el Palacio de los Deportes Martín Carpena ante 10.000 espectadores.