Público
Público

Ferrer hace enmudecer al O2 Arena

El español gana al británico Andy Murray en la Copa Masters en dos sets (6-4 y 7-5)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El español David Ferrer ha dado un golpe encima de la mesa y ha comenzado dando la primera sorpresa de la Copa Masters. Ha destrozado al escocés Andy Murray por 6-4 y 7-5 en dos horas exactas y ha provocado el silencio total del público del O2 Arena, inclinado a favor del número tres del mundo.

En la segunda jornada de la fase de grupos, Ferrer ganó por primera vez en su carrera a Murray sobre superficie dura, después de haber caído derrotado esta temporada en las tres ocasiones en las que se había cruzado con el actual número tres del mundo.

La regularidad en el juego del español durante el partido le sirvió a Ferrer para imponerse a un Murray discontinuo, que alternó los golpes maestros con las imprecisiones, a pesar de que el quinto tenista del ránking también cometió un buen número de errores no forzados a lo largo del choque.

El español se presenta esta temporada de nuevo en el torneo que reúne a los ocho mejores jugadores del mundo y en el que fue finalista en 2007, frente al suizo Roger Federer, cuando el Masters se jugaba en Shanghái.

El ídolo local, por su parte, ha alcanzado las semifinales de la Copa de Maestros en dos ocasiones, en 2008 y 2010, cuando el español Rafael Nadal y el ruso Nikolay Davydenko se interpusieron en su camino hacia el título, como suele sucederle en las grandes citas al escocés, aspirante habitual a logros importantes que hasta el momento no ha terminado de concretar.

Murray comenzó el choque impreciso con sus primeros servicios, lo que hizo que Ferrer se confiara y se viera sorprendido por la ruptura de su saque en el tercer juego. El español no tardó en reactivarse, devolvió el golpe en el siguiente intercambio y solucionó con rapidez el quinto juego, ofreciendo la primera muestra de autoridad frente al escocés.

A mitad del primer set, con los dos jugadores ya afinados, comenzaron una serie de largos intercambios en los que el número tres sobrepasaba al español con su juego desde el fondo de la pista en determinados momentos, pero se veía después lastrado por sus propios errores.

Tras desaprovechar una primera bola de ruptura y de set, Ferrer se anotó el primer parcial tras una lucha equilibrada de casi una hora (6-4).

La segunda manga comenzó cuesta arriba para el español, con Murray situándose dos juegos a cero en pocos minutos pero de nuevo, como en el primer set, Ferrer se mostró más preciso que nunca ante la adversidad y equilibró el parcial dejando a su rival en blanco cuando el escocés tenía la iniciativa.

El español tuvo en sus manos una segunda ruptura que habría decantado el partido a su favor pero dejó escapar la oportunidad y, desconcentrado, permitió que fuera el británico quien se hiciera con su servicio para situarse de nuevo con ventaja en el set.

La recta final del segundo parcial fue tan igualada como la de del primero y, tras varios minutos de tensión, el español acertó su primera bola de partido cuando el set estaba al filo de decidirse por desempate.