Publicado: 13.11.2014 10:36 |Actualizado: 13.11.2014 10:36

La FIFA da carpetazo a la investigación por el amaño en la elección de los Mundiales de Rusia y Qatar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Rusia y Qatar seguirán siendo las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022, respectivamente. El Comité Ético de la FIFA ha dictaminado este jueves que ve ningún razón para reabrir las procesos de elección de las dos citas mundialistas, haciéndose valer de las conclusiones que ha presentado su presidente, el alemán Joachin Eckert, del detallado informe encargado al exfiscal general de Nueva York Michael García sobre las supuestas irregularidades llevadas a cabo. 

En su informe, el organismo indica que "los diversos incidentes que podrían haber sucedido no están relacionados con el compromiso de integridad de los procesos de candidatura de las Copas del Mundo de 2018/2022 en su totalidad" y que "no constató ninguna violación o incumplimiento de las normas y reglamentos correspondientes". Las candidaturas de Rusia y Qatar estaban bajo sospecha por una posible corrupción para conseguir los apoyos necesarios para salir elegidas por delante de sus rivales, lo que motivó a la FIFA para abrir una investigación.

Al final, dicha investigación se ha cerrado y la FIFA "se siente satisfecha por el hecho de que hasta cierto punto se ha llegado a una conclusión con el cierre del caso". Sin embargo, la FIFA ha decidido modificar algunos aspectos en las futuras adjudicaciones de Mundiales. Primero, no volverá a otorgar adjudicaciones en bloque y cada proceso de elección se hará de manera individual y cada cuatro años. Y segudo, ya no serán solo los 25 miembros del Comité Ejecutivo de la FIFA los que voten el país sede, sino que serán los 209 presidentes de las federaciones nacionales, que conforman el Congreso de la FIFA, los que tendrán la última palabra.

"Los acontecimientos en cuestión fueron solamente de alcance muy limitado. En particular, los efectos de estos acontecimientos en el proceso de candidatura en su conjunto estuvieron lejos de alcanzar un umbral que requeriría volver al proceso de adjudicación, por no hablar de la reapertura de ella, una decisión que de todos modos no caería bajo la competencia del Comité de Ética de la FIFA. La valoración de los procesos de los Mundiales de 2018-2022 está por lo tanto cerrada por este comité", afirmó en su informe Michael Garcia, encargado de la investigación.

En su comunicado, Hans-Joachim Eckert, afirma, no obstante, que el órgano de instrucción de la Comisión de Ética "tiene total independencia para iniciar procedimientos contra individuos concretos" y añade que "varios incidentes que pudieron haber ocurrido no comprometieron la integridad de los procesos de las candidaturas de los Mundiales 2018 y 2022". La Comisión de Ética afirma también que es imposible la publicación completa de su informe en cumplimiento de la obligación de confidencialidad a la que están sujetos sus integrantes.

En el caso particular de la candidatura catarí, el 'informe García' subraya que "hubo ciertas indicaciones de potencial conducta problemática de individuos específicos a la luz de las reglas éticas de FIFA", pero que estas no comprometieron la elección. Además, la relación entre Mohamed Bin Hammam, expresidente de la Confederación Asiática (CAF) y sancionado de por vida por la FIFA, y la candidatura fue "distante en relación a la de otros miembros del Comité Ejecutivo de países candidatos".

El informe puntualiza que podría no encontrarse ninguna prueba de mala conducta conectada al proyecto de Rusia, aunque añade que no todas las grabaciones han estado disponibles para la investigación, recalcando que hizo "únicamente una cantidad limitada de documentos disponibles para su revisión, lo que fue explicado por el hecho de que los ordenadores usados en el momento habían sido alquilados y devueltos a su propietario" tras la elección. "El propietario ha confirmado que los ordenadores fueron destruidos", añade.

Aunque no se citan nombres, sí advierte de la resistencia que opusieron algunos de los miembros veteranos del Comité Ejecutivo a la hora de ahondar en la investigación y que dos de los "más veteranos miembros" de este comité "desafiaron la independencia y autoridad de este Comité Ético. "La línea entre la conducta de un equipo de candidatura y una conducta impropia es muy fina. Desde el punto de vista del 'lobby', lo que debe ser considerada como impropia, por ejemplo, no está siempre claro. La percepción, por ejemplo, según la cual un voto debe haber sido 'comprado' si la anfitriona elegida no es la que generalmente ha sido considerada favorita (una posición bastante común en los medios), es mera especulación y está lejos de que cualquier cuerpo judicial como el Comité Ético esté permitido a aceptarlo como prueba", remarca en sus conclusiones.

Igualmente, el informe afirma que "debe quedar claro" que el presidente Blatter "no violó" ninguna norma ética. "La única alegación concreta contra el presidente, relacionado con una cuenta supuestamente a su nombre en un banco de los Estados Unidos, fue demostrablemente falsa", agrega. "El señor Blatter ha implementado un número de reformas claves, incluyendo aquellas que han hecho posible esta investigación", sentencia.

En cambio, el comité del organismo sí critica que las candidaturas de Inglaterra y Australia no obraron bien. Así, apunta que el proyecto inglés, rival ruso, tuvo "peticiones inapropiadas" del expresidente de la CONCACAF Jack Warner, lo que se puede considerar "una aparente violación" del proceso, mientras que en el oceánico, que pugnaba por 2022 como el caso de Qatar, "hubo ciertas indicaciones de potencial conducta problemática de individuos específicos a la luz de las reglas éticas de FIFA".