Público
Público

La FIFA investigará posibles sobornos

‘The Sunday Times’ destapa una presunta compra de votos para el Mundial 2018, al que opta España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La FIFA investigará una presunta compra de votos para la designación de la sede del Mundial de fútbol de 2018, a la que opta España junto a Portugal en la denominada candidatura ibérica. La FIFA anunció este domingo que investigará el reportaje del diario The Sunday Times en el que se apunta a que dos miembros del Comité Ejecutivo del máximo organismo futbolístico habrían ofrecido sus votos en la designación del Mundial de 2018.

La FIFA señaló que ha 'solicitado al diario toda la información y documentos relacionados con el caso' y que se encuentra esperando la llegada de este material para analizarlo y emprender acciones.

Periodistas del The Sunday Times se hicieron pasar por empresarios que querían apoyar la candidatura de Estados Unidos al Mundial —antes de que este país se retirara de concurso para el 2018 y opte a la de 2022—, haciendo hincapié en que actuaban al margen de la campaña oficial estadounidense. Los reporteros encontraron a varios directivos dispuestos a comerciar con su voto y a otros altos cargos dispuestos a ejercer de intermediarios. En un vídeo grabado por los periodistas del diario británico, el nigeriano Amos Adamu, miembro del comité de la FIFA que determina las sedes del Mundial, pide 500.000 libras (unos 571.000 euros) —la mitad por anticipado— que invertiría en 'un proyecto personal' de construcción de campos de fútbol artificiales en su país.

Un nigeriano y un tahitiano habrían aceptado dinero para “proyectos personales”

Otro directivo que ofreció su voto a cambio de dinero, en este caso para construir una academia deportiva, fue un vicepresidente de la FIFA, Reynald Temarii, quien además aseguró a los reporteros que había recibido ofertas de entre 10 y 12 millones de dólares por parte de otros dos países candidatos. The Sunday Times revela también que partidarios de dos de los países que optan al Mundial 2018 están ofreciendo en torno a 750.000 libras (858.000 euros) por voto, que los receptores podrían destinar a 'proyectos personales'.

La FIFA decidirá el próximo 2 de diciembre en Zúrich qué países acogerán la Copa del Mundo en 2018, así como la de 2022, y la decisión irá a cargo de 25 miembros del Comité Ejecutivo, si bien finalmente podrían ser 22 al excluir a los tres miembros de países implicados en la votación: Villar (España), Mutko (Rusia) y Thompson (Inglaterra). Los países que pugnan por albergar el evento de 2018 son Inglaterra, Rusia, España-Portugal y Bélgica-Holanda.

En el mismo diario británico. un ex miembro del comité de la FIFA advierte que si el Reino Unido no entra en el juego de la compra de votos perderá la oportunidad de acoger la Copa del Mundo. 'Inglaterra tiene buenas razones para acoger el Mundial, pero si no hace pactos... Es triste pero es la realidad', declara la fuente sin identificar. Los periodistas del rotativo británico hablaron con seis miembros y ex miembros de la cúpula de la FIFA que les ofrecieron actuar como intermediarios en la negociación de votos, y todos les sugirieron que pagaran sobornos a los miembros del comité ejecutivo.

El periódico subraya que la normativa del organismo prohíbe a todas las partes implicadas en las candidaturas entrar en ningún tipo de negociación o colaboración para influir en los votos.

La FIFA ve 'poco probable' retrasar su decisión sobre qué países serán la sedes de los Mundiales de 2018 y 2022 debido al informe sobre las presuntas venta de votos, según ha anunciado este domingo el miembro del comité ejecutivo de la FIFA, Chuck Blazer. Blazer ha comentado que espera que el Comité de Etica de la FIFA haga frente a las acusaciones de venta de votos muy rápidamente y que no ve ninguna razón para que la FIFA retrase la fecha del 2 de diciembre, en la que se anunciarán las candidaturas ganadoras.

'El Comité de Ética se ocupará de estas cuestiones directamente y no deben tardar mucho en determinar todos los hechos', explicó Blazer. Además, el directivo dejó claro que los representantes de las candidaturas con los que ha tratado hasta ahora 'han sido totalmente profesionales'. 'No creo que la gente deba tener la impresión equivocada del proceso de selección de la FIFA tampoco. Los periodistas han creado una estafa, una trampa', sentenció Blazer.

El precedente más claro de corrupción en un proceso de elección de una sede para un acontecimiento deportivo es el de los Juegos de invierno de Salt Lake City en 2002. Los encargados de la candidatura hicieron cuantiosos regalos a los miembros del COI como viajes a la Superbowl o cirujías estéticas. La investigación del COI, presidida en aquel momento por Samaranch, terminó con diez miembros expulsados y otros tantos sancionados. Desde entonces el más alto organismo deportivo remodeló su normativa ética para hacerla más restrictiva con el fin de evitar escándalos de este tipo.